Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Francisco Germán Rodríguez Martín
Jueves, 4 febrero 2010

Nuevas actuaciones en la villa romana de Torre Águila



Tras más de 20 años de lucha, ¡por fin! hemos conseguido volver a poner en marcha los mecanismos que mueven el importante yacimiento arqueológico de la villa romana de Torre Águila. Villa muy conocida en los ámbitos científicos tanto nacionales como internacionales, y modelo para el estudio de otras villas romanas, que por desgracia ha estado sumida en el pozo del olvido durante todo este largo periodo de tiempo.

En estos años, tanto la acción humana como la meteorológica, ha provocado en el yacimiento un profundo deterioro. La vetusta excavación reclamaba a gritos, desde hace tiempo, una actuación urgente si no queríamos que se fuese destruyendo hasta tal grado que su recuperación fuese ya inviable.

 

 

Referente mundial para el estudio de las villas romanas

 

No piensen los habitantes de los pueblos de la comarca de las Vegas Bajas (Barbaño, Montijo, la Puebla, Lobón, Torremayor, Guadiana, Valdelacalzada, etc.) que pese a no actuar de forma directa en el yacimiento, llámese excavación, los trabajos sobre la villa y su ámbito de influencia territorial, ha estado parado. No. Se han llevado a cabo multitud de conferencias en los foros más importantes tanto provinciales, como nacionales e internacionales; hoy podemos decir con orgullo que es un referente mundial para el estudio de las villas romanas y del poblamiento del territorio.

Los estudios se han enfocado tanto desde el punto de vista socioeconómico, como político y religioso, haciendo hincapié, al ser un yacimiento que nos ha brindado tantos aspectos tan positivos para la investigación, en apartados tan delicados como las etapas tumultuosas de las convivencias religiosas, sociales y los grandes problemas demográficos que afectan a esta zona. Apuntes, mejor dicho retazos, que fueron expuestos en los Coloquios Históricos de Montijo hace ya algunos años y que de forma mucho más desarrollada están publicados en Madrider Mitteilungen, o en el Journal Roman Archeology. Han sido años duros de luchar contra corriente, con escasos apoyos, pero al final la espera, seguro, ha merecido la pena.

Actualmente la Junta de Extremadura está haciendo un gran esfuerzo para consolidar el monumento y abrirlo al público, no sólo para disfrute de los habitantes de esta preciosa comarca, sino también para los amantes de la Arqueología. Podemos decir que comienza una nueva etapa en larga vida de la villa romana de Torre Águila, confiemos que  esta primera actuación no se quede ahí, y sea  el primer paso para revitalizar este esplendido yacimiento arqueológico. Debemos ser pacientes y esperar los resultados definitivos, que seguro podrán disfrutar con agrado. Como todos sabemos, no pasamos por los mejores momentos económicos, pero con tesón y apoyos de todos las gentes de la comarca se pueden conseguir aquellos resultados que de otro modo es imposible lograr.

 

Asociación Amigos de Torre Águila

 

En las últimas Jornadas de Historia de Montijo, volvimos hablar de la villa de Torre Águila, en este caso desde una perspectiva mucho más amplia, que va a ser publicada en breve para deleite de las gentes de esas tierras. Con estos trabajos pretendo ir informándoles del proceso de investigación que estamos llevando a cabo y hacerles partícipes e implicarles en las labores que se pueden realizar en la villa de Torre Águila. Fruto de esta inquietud, en el turno de preguntas de las Jornadas Montijanas salió una buena propuesta, la creación de la “ASOCIACIÓN DE AMIGOS DE TORRE ÁGUILA", cuyo finalidad sería la de velar por el yacimiento y conseguir los resultados que de otra manera es difícil lograr.

Aprovecho esta oportunidad para seguir insistiendo en la necesidad perentoria de que esta Asociación tire adelante, independientemente de los diferentes criterios que podamos tener, ¡hay que echarla andar!, y eso depende de todos nosotros. El futuro está en sus manos, de ahí depende que podamos avanzar en excavaciones, restauraciones, etc. O bien permanezca otros tantos años hibernando, como estos últimos 20 años.

La Asociación está abierta a todo el mundo, y les invito y animo a que participen. No tiene ningún ánimo de lucro, sino de enriquecernos todos culturalmente y, sobre todo de relanzar el yacimiento con nuevos trabajos que nos aporten un mayor conocimiento del mismo. Orgullo de los habitantes de la zona. No olvidemos que la villa no ha dicho la última palabra y que, además, ¡lo bueno está por llegar! Los trabajos que en estos momentos estamos llevando a cabo así lo ponen de manifiesto. Tenemos fe en poder contar con el apoyo de las gentes de la comarca, las empresas y las instituciones y conseguir las metas que nos propongamos. En otros yacimientos los están haciendo con importantes resultados.

 

La Junta de Extremadura está haciendo un gran esfuerzo para consolidar el monumento y abrirlo al público

 

Últimamente estarán viendo movimiento en la villa. Efectivamente, como hemos apuntado al principio la Junta de Extremadura está acometiendo una primera fase de consolidación, restauración y excavación de una parte de la vivienda, con la finalidad de ponerla al disfrute público en unos meses.

En esta primera etapa se van a resolver los problemas más inminentes, como es la consolidación de la habitación estival, recrecimiento de muros, restauración de elementos en claro proceso de deterioro, colocación “in situ” de piezas extraídas durante las excavaciones. En pocas palabras, adecuación del yacimiento para la visita, dignificándolo y colocándolo en el lugar que se merece. Vamos a ver un nuevo Torre Águila, adecuado al paisaje, con elementos que estaban a la espera de su colocación en el lugar original, y que nos dan una nueva magnitud de su antiguo esplendor. Queda mucho por hacer, pero pensamos que con paciencia y constancia podremos ir recuperando el resto de lo que está excavado e ir poniendo a luz nuevos elementos de la casa.

Al encontrarnos en periodo de crisis, algunos de los proyectos primitivos que se iban a tratar pueden quedar a la espera de tiempos mejores, como puede ser el centro de interpretación. Elemento importante para poder explicar la azarosa vida de esta hacienda y que el visitante pueda comprender mejor las distintas remodelaciones que sufrió a lo largo de la historia. No podemos olvidar que se trata de una casa habitada en la primera mitad del siglo I d.C. y que allí se vivió ininterrumpidamente hasta el siglo IX d.C. Son muchos siglos y, por tanto, muchas reformas.

Actualmente la empresa de Montijo, UYADLA es la encargada de llevar a cabo los trabajos de restauración, consolidación, etc.; y podemos decir con agrado que con mucho acierto, y, además, poniendo no sólo los medios, sino también todo su empeño y mimo en que todo salga perfectamente.

Actualmente se ha procedido al derribo de la antigua vivienda que se encontraba en una situación lamentable, a punto de hundirse. Aún queda en pie la parte moderna, que igualmente se procederá a su demolición. Paralelamente se están realizando tareas de restitución, por  parte del equipo compuesto por las restauradoras Olga Haro García, Ruth Espinosa Molano y Silvia Cuevas. Los trabajos se centran en la habitación estival, en el recrecimiento de muros y la consolidación de elementos termales y de los lagares y almazara.

 

Las joyas del yacimiento: los lagares y la almazara

 

En esta última parte, la arqueóloga Rebeca Gandul García procede a la limpieza de una zona previamente excavada y enterrada para su mejor conservación y a la excavación del terreno circundante. De este modo se podrá contemplar por primera vez una de las joyas del yacimiento: los lagares y almazara, estancias que presentan una conservación excepcional y que en muy pocos lugares del mundo romano se puede apreciar con tanta nitidez. Podemos decir sin temor a equivocarnos que es uno de los referentes para todas aquellas personas, investigadores o no, que quieran aprender el proceso de la elaboración del aceite y del vino en la antigüedad romana. 

Terminadas estas tareas se procederá a la adecuación y preparación, con materiales adecuados, para que el visitante pueda recorrer las distintas estancias de la casa; siguiendo el recorrido previamente marcado. Se dispondrá de unos paneles explicativos que hagan comprensible cada parte del yacimiento.

 

El benefactor altruista de la villa: Félix León Chamizo

 

Para terminar quisiera aprovechar la ocasión para recordar la  persona de Félix León Chamizo, fallecido hace un par de años, a la sazón colaborador infatigable en los trabajos que hemos realizado en Torre Águila, junto con José Manuel Jerez  Linde. Quiero recordar, en estos momentos de bonanza, a Félix, el GUARDA o mejor dicho al benefactor altruista de esta villa durante cerca de 20 años; nunca recibió salario alguno y gracias a su enorme generosidad no sólo hoy podemos llevar a cabo estas tareas de rehabilitación y consolidación, sino que, además, nos ha permitido ponerlo en valor tanto para el público en general como para los estudiantes.

Como testimonio de gratitud se acordó en el pleno Municipal del Ayuntamiento de Montijo colocar a la entrada del yacimiento un monolito con su nombre. Lo que se pretendía y pretende es sencillamente darle las gracias por tan encomiable actuación. Pienso que ahora es el momento más apropiado para colocarlo; seguro que Félix, si estuviese entre nosotros, entre sus típicos refunfuños, disfrutaría de los trabajos que se están realizando. Estamos seguros que desde donde quiera que esté seguirá velando por la villa romana de Torre Águila.

Que las futuras generaciones recuerden a una persona tan desprendida como él y sea un referente para todos.    

 

Francisco Germán Rodríguez Martín

es Doctor en Arqueología

 y director de las excavaciones

de la villa romana de Torre Águila
Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.