Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Cáritas Montijo
Jueves, 5 julio 2018

Se necesita un par... de corazones

 

Más de una persona nos lo ha dicho: “Yo no sería capaz. Para hacer lo que hacéis se necesita tener un par...” Y tienen razón. Para hacer lo que hacemos se necesita un par, pero no de atributos masculinos si es eso lo que estás pensando, sino de corazones.
Necesitamos dos corazones.

Necesitamos un corazón humano, hecho de carne, igual que el de cada ser humano, de cualquier raza, de cualquier sexo, de cualquier condición. Un corazón que late pausado, acompasando el ritmo al del hermano abatido y cansado;  que late con fuerza, enérgico, enervado ante las injusticias con los pobres y los descartados.

Un corazón que lleve sangre a la cabeza para ver la realidad, escuchar los lamentos de los necesitados y decidir la mejor manera de ayudarlos. Un corazón que lleve sangre a los pulmones y respire el aire de la vida; sangre a las manos para abrirlas en generosa acogida; sangre a los pies para desinstalarnos de nuestra comodidad y salir al encuentro de los que sufren, para consolarlos.
Necesitamos un corazón humano, sí. Sin él no podemos vivir. Como necesitamos un corazón divino. Un corazón que nos empuje como gotas de su sangre para llevar su amor hasta el último extremo del mundo. Un corazón que nos dé entrañas de misericordia, que abra y ensanche el nuestro para que salgan de él nuestros odios y perezas y acojamos  dentro a todos los oprimidos por el egoísmo. Necesitamos un corazón divino como el de Jesús. El corazón de Dios es nuestro segundo corazón.

Viviendo con el corazón de Dios, viviendo en el corazón de Dios, encontraremos el sentido a lo que hacemos y nos capacitará para hacerlo al estilo de Jesús “que pasó por la tierra haciendo el bien” (Cf Hch 10,38).

Y tú ¿También tienes dos corazones?


AMA y VIVE la JUSTICIA

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.