Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Lunes, 4 junio 2018

El poder de creer en uno mismo

Podría decir que, en los últimos tiempos, en los que me dedico a profundizar en las personas, estoy encontrando una gran falta de autoconfianza, cuando yo lo que veo delante de mí son hombres y mujeres que han conseguido muchas cosas en la vida y que tienen cualidades y fortalezas  a sacos.  Sin embargo, la tendencia a quedarse enganchado en los errores  hace que se crean menos capaces de lo que son en realidad.  Y desde que soy emprendedora compruebo la falta seguridad en uno mismo a la hora de presentar el negocio propio, con lo importante que es saber mostrarse, hacerse visible a la sociedad ese punto de valor que todos tenemos. La  falta de autoestima afecta a las empresas y no digamos al autónomo que, por añadidura, se encuentra más solo en el camino. Y a los jóvenes que buscan un empleo, después de hacer un gran esfuerzo por formarse, sé a ciencia cierta que les paraliza la inseguridad a la hora de salir al mercado laboral.. Lo sé, porque trabajo con ellos. Podría decir también que en los años que me dediqué a la radio, muchas veces me sorprendía al comprobar cómo las personas a las que entrevistaba no acababan de contar con orgullo todos esos logros por los que habían sido noticia, mostrándose temerosos ante el micrófono, como si fueran impostores del éxito, cuando en realidad estaban allí de pleno derecho. (A los políticos les pasaba menos, curiosamente).


Si me remonto a mi época adolescente, también recuerdo cómo estábamos liados en pensamientos negativos,  poniéndonos tapones encima con las etiquetas de “a mí no se me da bien” o “Es que yo soy así de (torpe, tímid@,..). Y ahí estaban para limitarnos todos esos estereotipos y las exigencias ajenas. Quizás sea en esa época cuando empezamos a perder el rumbo y a estar más pendiente de buscar la aprobación de los otros que de querernos a nosotros mismos.


Lo cierto es que estoy impresionada por la falta de autoestima que se respira. Y no solo hablo de personas. Cuántas veces escuchamos últimamente que lo que necesita  una idea, un proyecto,  una comunidad autónoma, un país...es creer más en sí mismo, porque se  nota el complejo, la inseguridad, la incapacidad para ver lo alto que podían llegar.  Vamos a levantar la cabeza para comprobar todo lo que la vida nos está ofreciendo. Pongamos el foco en nuestras fortalezas, no en nuestras debilidades, para que nos impulsen. Vamos a pasar del “es que ...” al “¡voy a hacerlo..!”. La autoestima llega cuando nos sentimos valiosos y competentes para salir adelante en las diferentes experiencias de la vida, confiando en nuestras capacidades y sin caer en la trampa de compararnos con los demás. Vamos a plantear con cariño el presente y así construiremos, sin duda,  un buen futuro.


Elisa Martin, periodista y coach certificada

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.