Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Auxiliadora Correa Zamora
Lunes, 4 junio 2018

Estabilidad y talla política

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado es una excelente noticia para nuestro país debido a que van a permitir la creación de casi medio millón de empleos, además de traer crecimiento económico y ayudarnos a cumplir con nuestros compromisos con Europa. Todavía quedan cosas por hacer para salir definitivamente de la crisis, pero por primera vez se han podido subir los sueldos a los funcionarios así como subir las pensiones mínimas o de viudedad.
El gobierno presidido por Mariano Rajoy ha demostrado tener determinación y cintura política aprobando sus séptimos presupuestos gracias también a la responsabilidad demostrada por las fuerzas políticas que han apoyado las cuentas del Ejecutivo. Además, el Plan de Estabilidad del gobierno prevé para los próximos cuatro años crecimiento económico, seguir con un ritmo sostenido de creación de empleo y llegar al objetivo de veinte millones de españoles trabajando.
Pero ese viento de cola que favorecía el empuje y desarrollo de nuestra economía puede verse súbitamente truncado y comprometido por la temeraria moción de censura presentada por el PSOE cuyos primeros resultados adversos no se han hecho esperar. La inestabilidad vuelve a ser protagonista del escenario político ya que el primer efecto de la moción ha sido la vuelta de las turbulencias al mercado financiero, con el desplome de la bolsa al tiempo que se disparaba la prima de riesgo.
Asimismo la moción debilita la posición de España y perjudica los intereses generales de los españoles dando alas al independentismo en un momento en el que es más necesario que nunca la fortaleza de nuestro país y de nuestro gobierno. Para dar respuesta al pulso al Estado del secesionismo catalán resulta imperativo el consenso de todos los partidos constitucionalistas para defender España. El mensaje debe ser nítido y sin ambigüedades: la unidad de los partidos constitucionalistas en torno al Gobierno para dar una respuesta unitaria si se produce cualquier eventual nuevo desafío.
Dadas las actuales circunstancias, ahora mismo es crucial la estabilidad en nuestro país, no solamente por razones económicas, sociales y de empleo, sino por el problema catalán. Pero más bien parece que en estos momentos el único objetivo de Pedro Sánchez es llegar a ser presidente del Gobierno, de la mano de los independentistas, aunque sea a costa de España y de los españoles: le da igual pactar con Cs, Bildu, ERC o Podemos, todo vale con tal de ser presidente del Gobierno. Sánchez fue jugador de baloncesto en su juventud, pero no ha aprendido a estar a la altura de los acontecimientos ni a tener talla política.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.