Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Teodoro Gracia
Última actualización 19:13
Lunes, 9 abril 2018

Generación luchadora

Quién les iba a decir a los jóvenes de la década de los sesenta, aquellos que se enfrentaron mediante manifestaciones y protestas contra todos los símbolos autoritarios y situaciones de injusticias, que cincuenta años después tendrían que salir a la calle a defender, de nuevo, sus derechos?.
Aquellos jóvenes, hoy pensionistas, que libraron un combate abierto contra la opresión, luchando en las calles por la libertad en la España de la dictadura franquista y que se dejaron la piel por mejorar una sociedad completamente injusta, como iban a suponer que tendrían que volver a pisar las calles para denunciar sus ignorados derechos.
Fuimos, yo me incluyo entre ellos porque lo viví en mis propias carnes, una generación que se hartó de tanta imposición, de tanto conformismo y de soportar injusticia tras injusticia y empezamos a rechazar, con nuestras protestas, ese legado impuesto que a todas luces era completamente injusto. Nos asignaron un rol que empezamos a no aceptar y ahí empezó nuestra lucha. No podíamos, como seres humanos, aceptar unas condiciones de vida que no nos correspondía y protestamos por ello, exactamente igual que vamos a hacer ahora, cinco décadas después, protestar por una subida de pensiones bochornosas.
La ridícula subida del 0,25% a los pensionistas y ese miedo colectivo a no poder disfrutar de una pensión cuando llegue la jubilación, está generando un gran malestar entre el colectivo de mayores; un malestar que ha provocado estar hoy de nuevo en la calle para defender unas pensiones dignas, ellas son, sin duda alguna, uno de los pilares principales de un buen modelo social. Igual que en los años sesenta, los jóvenes salimos a exigir derecho, ahora, con menos juventud pero con la misma fuerza, vamos a reivindicar pensiones dignas y justas porque es un derecho que nos corresponde según la Constitución Española.
El colectivo de mayores estamos dando un ejemplo al mundo movilizándonos por nuestros derechos, reivindicando lo que es nuestro y nos parece penoso que otros colectivos, también afectados por la injusticia social, no muevan ni un musculo. Me asombra y entristece esa generación conformista que suelen tragarse todo lo que le echen, por muy descabellado que sea.
Y ya para terminar, solo añadir que el colectivo de pensionistas que ahora se moviliza es el mismo que aquel colectivo de jóvenes que lucharon para cambiar nuestra sociedad, que tienen la misma fuerza, la misma rabia, el mismo inconformismo y que vamos a estar ahí, hasta que nos sintamos escuchados y complacidos porque de lo que estamos seguro es que no nos van a callar, tapándonos la herida con cuatro parches penosos.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.