Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Bartolomé Quero de Sevilla
Última actualización 18:40
Lunes, 9 abril 2018

Más de las Comunidades

Hoy les voy a hablar de otro asunto relacionado con las comunidades de vecinos, del que ya les hablé hace algunos años, pero que creo que se sigue dando el problema.
Me refiero a  los llamados patios de luces, huecos internos de los edificios para abastecer de luz  a las habitaciones interiores, de ahí su  nombre.
Estos patios de luces que por lógica están en la primera planta del edificio, algunas veces están comunicados con los pisos de esa primera planta, lo que puede llevar a los propietarios al  error de entender que, no solo somos dueños del piso, sino también del patio de luz, porque tenemos una puerta que da acceso a él.
Pues bien esto no es así, pues si bien es cierto que el propietario del piso es dueño absoluto de todo lo que haya de puertas hacia adentro,  no es menos cierto que la propiedad se acaba en la puerta que da acceso al patio, porque si leemos con atención la Escritura de propiedad, veremos que no aparece en la misma la compra del patio; tan solo en algunas Escrituras se hace constar la cesión del  uso al propietario del piso de la primera planta.
Esa cesión de uso que aparece en algunas escrituras, nos da derecho a eso y solo a eso, o sea a utilizarlo, lo que nos permite tener en él, por ejemplo, las macetas, las bicicletas de los niños, los tendederos, etc.
A nivel práctico podíamos pensar que no hay ninguna diferencia, pues si podemos usarlo y nadie puede entrar en él, salvo el propietario de ese piso, podríamos pensar que nos da igual tener el uso que la propiedad.
Pues no, la diferencia es importante, pues el hecho de tener solo el uso y no la propiedad de esa parte del edificio, significa que no podremos realizar  en él ninguna alteración, obra, modificación, etc., ya que para ello necesitaremos el acuerdo de la comunidad de propietarios, dado que el referido patio de luz, al igual que ocurre con las escaleras y el tejado, es un elemento común del inmueble y por tanto solo tenemos una participación indivisa en el mismo.
Hay algunos que incluso incorporan esos patios de luz a sus viviendas, consiguiendo así una habitación más o, en todo caso, un desahogo importante.
Ello nos lleva a  la conclusión de que toda obra que exista en el patio de luz de un bloque de pisos, que no cuente con la aprobación de la comunidad de vecinos, no solo es ilegal, sino que puede ser demolida, tanto si lo demanda la propia comunidad, como si lo hace algún copropietario del edificio, y ello, incluso en el caso de que la misma ni le moleste ni le perjudique.
Así que, si tienen la intención de hacer algún acto de disposición sobre el patio de luz, absténganse de hacerlo, pues el Juzgado puede hacerles volver el patio a su estado original. Saludos

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.