Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Última actualización 19:50
Lunes, 9 abril 2018

No te creas lo que piensas

Seguramente, a lo largo de los últimos días, te has encontrado pensando que alguna tarea concreta no se te da bien y la has dejado. O has visto como otras personas consiguen el éxito mientras tú lo intentas una y otra vez sin lograr nada... y has caído en la tentación de compararte con ellas. Quizás no entiendes como hay gente que siempre ve oportunidades donde tú ves claramente que hay montones de problemas. Situaciones todas ellas en la que los verdaderos protagonistas son tus pensamientos, es decir, esas palabras que vienen a nuestra mente ante un reto y que dirigen nuestra vida en un sentido o en otro. Porque no es lo mismo pensar “Yo no puedo hacerlo” que plantearse “¿Qué tengo que hacer para conseguirlo?”. El enfoque es radicalmente opuesto, ¿verdad?. El primero te paraliza y el segundo te pone en acción para alcanzarlo. En muchos casos la dificultad para encontrar soluciones ante un problema se debe a lo que pasa en nuestra mente, pues bloquea todas las opciones que podrían llevarnos a la solución. Realmente, es un proceso muy curioso.

 

Lo cierto es que en la historia de la humanidad aparecen cientos de  personas con nombre propio que han conseguido que avancemos en aspectos inimaginables, desafiando  la sensatez, la prudencia, las críticas, la tradición y hasta la gravedad. Jugándose el prestigio, la libertad y la vida si hacía falta. Gracias a ellos volamos en avión por todo el mundo, se han erradicado enfermedades que eran mortales, podemos visitar construcciones grandiosas, tenemos el mundo entero en una pantalla, escuchamos composiciones espectaculares... Quizás tenía razón quien dijo aquello de que nada es verdad ni mentira, pues todo depende del color del cristal con que se mira. Es decir, que la realidad que defendemos cada uno no es más que la imagen que hemos construido, partiendo de nuestras experiencias o de lo que nos han contado. En ese caso, es mejor sin duda estar en la mente de esos inventores, científicos y descubridores, cuyo pensamiento les anima siempre a seguir, a intentarlo una vez más, a dar otra vuelta de tuerca, a estrujarse el cerebro buscando nuevos caminos.  Admiro profundamente a esas personas que han logrado construir la realidad que habían soñado.


No te creas lo que piensas. Esas primeras palabras que vienen a tu cabeza cuando tienes un reto por delante, si es que son palabras de desánimo. No las escuches, cambia esos pensamientos automáticos por otros que  que te ayuden a crecer y a avanzar. A ti y a las personas que tienes a tu alrededor. Si lo consigues,  agarra fuerte esos pensamientos y no lo sueltes, porque serán tus mejores aliados. Quien consigue que su mente trabaje a su favor está construyendo un futuro mejor.

 

Elisa Martin, periodista y coach certificada

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.