Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Última actualización 19:31
Lunes, 5 marzo 2018

Las Hurdes

La comarca de las Hurdes la situamos al norte de la provincia de Cáceres, estando limitada por el río Alagón al sur, las sierras de Francia y las Batuecas al Norte, comarca de Gata en el Oeste y el Valle del Ambroz al Este. Son seis municipios los que componen esta comarca. Tres de ellos limitan con las tierras salmantinas: Casares de Hurdes, Nuñomoral y Ladrillar y otros tres tienen por vecina las Tierras de Granadilla: Pinofranqueado, Caminomorisco y Casar de Palomero. A su vez estos municipios tienen Alquerías (pedanías) que dependen de ellos.

 


A las Hurdes las situaron en el mapa en primer lugar el rey Alfonso XIII, que la visitó preocupado por un informe elaborado por el Doctor Marañón que hablaba de esta comarca como uno de los problemas sanitarios que acuciaban a la España de principios del siglo XX. Posteriormente el cineasta Luis Buñuel filmó la película Tierra sin Pan en la que procuró sacar todo lo peor que pudo encontrar de la comarca, aprovechando de la hospitalidad y generosidad de aquellos hurdanos, que ciertamente estaban incomunicados por la escasez de infraestructuras de la época (algo que nos suena conocido con echar un vistazo a la infraestructura vial con la que contamos en la autonomía extremeña.

 


En la actualidad la situación ha cambiado mucho y existe normalidad respecto al resto de Extremadura, gracias a la multitud de ayudas que fue recibiendo la comarca a raíz de la entrada de España en la Unión Europea.

 


La comarca es una de las que más publicita la Junta en las exposiciones turísticas a las que se presenta. Alberga en sus panorámicas una de las vistas más espectaculares de Meandros que tenemos en España, el meandro melero, cercano a Riomalo de Abajo,y aunque las sierras no son muy altas, podemos   disfrutar de distintas caídas de agua como las de los chorritos de Ovejuela o el Gasco.

 


Una particularidad que hace a esta comarca ser muy visitada, es por la multitud de grabados que encontramos en toda la comarca. Prácticamente casi todas las alquerías cuentan con grabado propio, lo que también da que pensar si alguna de ellas no fueron puestas allí por el espabilado de turno.

 


Cuenta también entre algunas de sus localidades con Centros de Interpretación temáticos como el del agua de Cambrón o el del Olivo en Casar de Palomero. En verano sus piscinas “naturales” a lo largo de sus ríos: el de los Ángeles, el Hurdano, Ovejuela, Esparabán, Riomalo y el Malvellido. Lamentablemente y a pesar de que cuentan con numerosas rutas para los que gozamos de los paseos por el campo, la señalización debe mejorar mucho ya que no es difícil perderse en la comarca como ha ocurrido ya en alguna ocasión. lucas.miura@gmail.com

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.