Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Andrés Acevedo
Última actualización 18:14
Lunes, 5 febrero 2018

¿Mindfulness? ¿Qué es eso?

Últimamente muchos medios de comunicación se hacen eco de los grandes beneficios de esta práctica, pero ¿qué es realmente el mindfulness y por qué es tan beneficioso?
El mindfulness es un tipo de meditación que pretende conectar a la persona con su momento presente, con su aquí y su ahora. Su práctica consiste en ser más conscientes de cuanto sucede a nuestro alrededor y dentro de nosotros, prestando atención a nuestros pensamientos, emociones y sensaciones corporales. Fue creado por Jon Kabat-Zinn, un biólogo molecular que tomó algunas técnicas de meditación de tradición budista y las desvinculó de creencias religiosas y filosóficas. Entonces, comenzó a atender a pacientes con dolor crónico y trastornos relacionados con el estrés que llegaban a su clínica de Massachusetts.
La práctica de mindfulness ha demostrado ser beneficiosa para multitud de problemas, entre los que destacan la depresión, los problemas de ansiedad y las adicciones. Pero mindfulness no sólo es una herramienta terapéutica para combatir problemas psicológicos. Las personas que lo practican con regularidad tienen menores niveles de estrés, mejor estado de ánimo y una mayor satisfacción vital.
¿Cómo es posible que una técnica que se centra en percibir aumente nuestra satisfacción vital y disminuya nuestro malestar?
Se ha comprobado que el simple hecho de enfocarnos en una actividad, la vuelve mucho más placentera. Por ejemplo, disfrutaremos mucho más de nuestro plato favorito si nos paramos a percibir bien los distintos sabores del mismo. Gran parte de nuestra insatisfacción es producida por no prestar atención a las acciones que realizamos a lo largo del día. Pasamos una gran cantidad de nuestro tiempo pensando en acciones pasadas o previendo acciones futuras. No detectamos la mayoría de pensamientos que circulan por nuestra mente y tendemos a creérnoslos a rajatabla. En resumen, no somos capaces de controlar nuestra actividad mental y como consecuencia nos vemos arrastrados de un sitio a otro a su voluntad.
El entrenamiento en mindfulness nos ayuda a reflexionar sobre el pasado sin quedarnos enganchados a él y a percibir nuestros pensamientos como lo que son, productos mentales. También nos ayuda a afrontar mejor el dolor, puesto que no estaremos todo el tiempo juzgándolo como algo inaceptable que hay que evitar a toda costa, sino que lo percibiremos como una sensación corporal que nos ha tocado vivir.
Si el sufrimiento es producto de intentar por todos los medios evitar un dolor (sea físico o psíquico), la meditación nos ayudará a sufrir menos. No evitará que tengamos dolor en determinadas ocasiones, pero sí nos ayudará a aceptar ese dolor tal cual es, sin aumentarlo ni contagiarlo a otras áreas de nuestra vida.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.