Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Última actualización 18:06
Lunes, 5 febrero 2018

Creer en la paz

Puede que en los últimos tiempos tengamos la idea que en España se está desatando la bestia parda de la violencia. No es cierto. Quizás pensemos que el personal se ha vuelto loco y los homicidios, violaciones y secuestros están a la orden del día. Pues no es así. En las conversaciones cotidianas aparecen cada día el asombro y la incomprensión por “las cosas que están pasando” en nuestro país últimamente. Pero nos equivocamos. Como periodista sé que una cosa son las percepciones y otra las cifras reales. Y es muy importante distinguirlas y contrastar toda la información. Se acaba de publicar que, realmente, España es uno de los países más seguros del mundo y las cifras de violencia no paran de bajar. De bajar, si, he dicho bien. Asombroso, ¿verdad?.  Estamos a la cola en homicidios, a nivel mundial. Nuestros jóvenes hacen una apuesta clara por la paz y la sociedad que nos rodea es cada vez más segura. Concretamente, hay un 30% menos de homicidios que hace treinta años y un 40% menos de atracos que hace diez. El escollo principal lo tenemos en la violencia machista, cuyas cifras se mantienen estables en las últimas cuatro décadas. Ese es un reto que hay que superar como quiera que sea.
¿Por qué pensamos, entonces, que la violencia no para de crecer? Lo tengo claro cada vez que veo los informativos de televisión y programas de actualidad de cualquier cadena: porque la violencia vende. Y por eso rastrean cada asunto que tiene lugar en cualquier rincón para empezar el circo. En la historia del periodismo de nuestro país, en tiempos de posguerra apareció “El Caso”, un semanario especializado de noticias de sucesos, de los más trágicos crímenes, de las más retorcidas venganzas, de las pasiones más sangrientas.  Creo que el espíritu de esta publicación ha vuelto de  forma camuflada. Y cada día, después de consabido repaso Cataluña-Bélgica, nos cuentan todo tipo de tragedias y encontronazos. Carnaza para la audiencia. Se difunden rumores,  información falsa, titulares ambiguos, cotilleos, filtraciones de los juzgados, detalles escabrosos, datos íntimos... En algunos medios, todo vale.   
Hace unos días, hubo una noticia espectacular: España desbancó a Estados Unidos como segundo destino turístico mundial, solo por detrás de Francia. Eso supone un empujón a la economía, al empleo. Es oportunidad para los jóvenes, esperanza para todos... y lo contaron después de varios sucesos de segundo o tercer grado. Inaudito. Creo sinceramente que no nos beneficia esta tendencia y que los medios deben dar una idea real y proporcionada de la actualidad. Las cifras siempre cantan. Como decía Eleanor Roosevelt, hay que creer en la paz y trabajar para conseguirla.

Elisa Martin, periodista y coach certificada

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.