Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús Cadenas
Última actualización 12:21
Martes, 16 enero 2018

Ayuda a las víctimas de la Violencia de Género · Jesús Cadenas

Saludos cordiales. Ante todo quisiera hacerles llegar mi pésame por la inoperancia de la justicia en Nuestro País en lo relativo a la Violencia de Género. Nuestros gobernantes se llenan la boca y se regocijan en medidas que supuestamente toman para acabar con ésta lacra pero la realidad dista mucho de la teórica ley de violencia de género y las actuaciones que nuestros jueces toman al respecto. Millones de euros, que salen de nuestros bolsillos, en campañas para que las mujeres afectadas e indefensas Denuncien éstos casos, teléfonos de asistencia a las victimas, atención por parte de Nuestros Cuerpos de Seguridad siendo atentamente atendidas pero las cuales después en un juzgado se ven indefensas y en una peor situación por haber denunciado al no tomar éstos las medidas oportunas las cuales desgraciadamente sólo se toman siendo ya tarde para la victima y haciendo inútil e irreversible en muchos casos tales medidas pues la víctima pasó a mejor vida gracias a no tener justicia cuando la pidió.

Denegar en éste País, el cual se hace llamar democrático y seguro, la protección contra los maltratadores es algo deleznable.

Que nuestros políticos se llenen la boca y gasten nuestro dinero en campañas y en ayudas que finalmente en muchos casos caen en saco roto es poco menos que inaudito en un País que se supone está en el primer mundo.

Que un maltratador tenga la justicia de su parte y ésta no tome medida alguna a favor de la víctima es algo incomprensible para cualquier ser humano que se precie.

Que una víctima por violencia de género vaya a un juzgado y en la sala de espera del juzgado (Juzgado de Herrera del Duque- Badajoz) tenga que encontrarse con su maltratador y tenga que agachar la cabeza ante vejaciones por parte del maltratador en cuanto la ve porque no hay ni un solo agente de la autoridad para defenderla es para que nuestros gobernantes se lo hagan mirar cuanto menos.

Que una jueza (mis máximos respetos hacia ella) que ante graves insultos, vejaciones, amenazas de muerte e intentos de agresiones hacia la víctima tome la decisión de no poner medida alguna en defensa de la misma es un dictamen que jamás comprenderé, alegando que es “por una falta de acuerdo en el régimen vacacional de su hijo y que duda de la verosimilitud de lo declarado por la denunciante, quien mantiene una relación de enemistad con el investigado, así como con la pareja de éste”.

Parece ser que en Nuestro País se puede insultar, amenazar, vejar, amenazar de muerte a una mujer e incluso intentar agredirla y salir indemne, e incluso que pongan en entredicho la palabra de una mujer maltratada y no le queda otra más que aguantar hasta que algún día al maltratador le dé la gana y haga efectiva sus amenazas. Todo lo declarado por la denunciante es tan verdad como la vida misma y yo he sido testigo directo e indirecto de innumerables casos como el sostenido en su declaración y denuncia. Y lo mejor de todo es que , según el abogado de la víctima, la denuncia tiene todos los visos de ser archivada vista ya ésta primera resolución dada por su Señoría, pero tanto la víctima como yo, su pareja, iremos hasta el final esperando que en nuestro País haya realmente justicia y sea eficaz para las víctimas de violencia de género y no sea solo un anuncio hipócrita en la televisión para calmar la conciencia de los que mandan. Ojala y Dios quiera que tras uno de esos anuncios no salga el nombre ni la foto de mi pareja, quien después de llenarse de valentía y dar el paso de denunciar a un maltratador que se jacta diciendo , entre otras lindezas, que “no le extraña que hayan tantas mujeres muertas”, “que la va a rajar y destripar”, no pueda hacer nada al respecto porque ya es demasiado tarde. Ruego que por parte de Nuestro Gobierno, Mandatarios, Jueces, Fiscales, Cuerpos de Seguridad, Políticos,  Asociaciones, Periodistas y demás personas que puedan impartir o como mínimo exigir justicia lo hagan para acabar con ésta lacra que nos invade y no queden indemnes denuncias por Violencia de Género. Cada día son más las mujeres maltratadas que se cargan de valor y denuncian éstos hechos pero lamentablemente también son muchas las que se ahogan en su silencio viendo que muchas de estas mujeres que denuncian quedan quedan indefensas y en un mayor peligro tras haberla realizado sin que nadie las haya escuchado.

Puedo adjuntarles si lo desean las diligencias urgentes/ juicio rápido y juzguen ustedes mismos a si hay derecho y justicia en nuestro país.

Antes de acabar con mi Súplica, quisiera agradecer en nombre de mi pareja Ángela y en el mío propio a todos y cada uno de los Agentes de la Guardia Civil del puesto de Talarrubias (Badajoz) y en especial al Cabo Ángel por su amabilidad, ayuda y atención en todo momento para con Ángela.

Reiterándome en Mi Súplica y agradeciéndoles de antemano su inestimable ayuda

P.D: Ni una voz más quede silenciada, ni una injusticia sin su castigo, ni una mujer enterrada por culpa de un asesino. Demos Voz y Justicia a quien calla por miedo.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.