Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Francisco Flecha
Última actualización 14:11
Miércoles, 3 enero 2018

Torero y buena persona

Siempre que llegan estas fechas hacemos un descanso obligado en el mundo del toro, pero la verdad es que siempre hay noticias relevantes, una de las que más sobresale es el adiós definitivo de Juan José Padilla, conocido artísticamente como el “Ciclón de Jerez”, es un torero español que destaca en la lidia de toros procedentes de esas ganaderías llamadas duras, como por ejemplo Miura. Padilla ha sido un torero al que siempre han perseguido las cogidas y en el 2001, en la plaza de toros de Pamplona, un toro de la ganadería de Miura, propinó al matador una terrible cornada en el cuello al entrar a matar; muchos golpes, torceduras y un sinfín de magulladuras, pero la cogida más fuerte de este torero, fue en la plaza de toros de La Misericordia de Zaragoza, en el cuarto toro de la tarde,  la sufrió en la cara, afectándole directamente al ojo izquierdo, del que perdió su visión. Tras esa cornada tan fuerte, dijo que volvería a torear y se vistió de nuevo de luces un 4 de marzo en la plaza de toros de Olivenza, de donde saldría por la puerta grande después de realizar una faena notable que le reportó dos orejas. Un 12 de marzo en la feria de Fallas de Valencia, un toro de la ganadería Fuente Ymbro, le propinó dos cornadas, una en el muslo derecho y otra en la región pectoral y el 24 de noviembre de 2017, anunció su retirada, pero luego rectificó de inmediato y parece ser que el último año será la próxima temporada del 2018. Padilla por unas cosas o por otras, está siempre presente en las redes sociales, siempre en boca de todos, por su toreo, por hacerse fotos con la bandera de España..., ha sido un hombre que siempre se ha visto metido en altercados públicos, ya que hace algún tiempo fue condenado a siete meses de cárcel y un pago de 600 €, por golpear a unos agentes. Después es un torero, torero, que ha llegado a lo más alto en la clasificación de corridas toreadas, seguido de Roca Rey, El Fandi, Talavante, Manzanares, etc. No se ha quedado atrás en ninguna feria importante, como Madrid, Sevilla, Bilbao o Pamplona, todo este ajetreo, le ha obligado a decir adiós a los ruedos, aunque luego rectificó de inmediato.
Ojeando revistas y leyendo comentarios de especialistas taurinos, dicen en letras mayúsculas, que las ferias están recortando su número de festejos y alguna de ellas, están desapareciendo o bien le quedan dos telediarios y creo que son palabras muy fuertes y alarmistas, que animan muy poco a este bello arte de la tauromaquia, visto así, vamos hacia una fiesta cada vez más pobre, ganaderías con menor variedad de encastes con la consiguiente falta de bravura del toro en el ruedo, algo que se ha cuidado durante tanto tiempo. Lo malo de todo esto, es que al final el que lo paga es el espectador, habiendo cada vez menos público en las plazas y decepción por haber presenciado un mal espectáculo a la salida.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.