Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pedro Gutiérrez
Última actualización 14:09
Miércoles, 3 enero 2018

Música y Año Nuevo

 

Comenzamos un nuevo año que vendrá repleto de MÚSICA. Hay tanto a nuestro alrededor, y tantas opiniones de lo que es y no es, que incluso hasta el silencio es música, y los hay de muchos tipos: sonoros, silenciosos, llenos, confidentes...John Cage, tiene una obra titulada 4´33´´ de silencio donde se oyen campanadas, fuentes... aunque Stravinsky decía que si no hay alguien que estructure y organice, no hay música. Cuántos tipos de música: jazz, clásica, pop, música coral, Mozart... Lo que está claro es que LO QUE NO SE CONOCE ES MUY DIFÍCIL QUE GUSTE. Porque hay muchos tipos de música: hechas para interpretar por mucha gente, por una sola persona, con instrumentos muy complicados, interpretadas con un simple silbido, suaves, o las que se oyen muy fuertes, casi en el límite de la audición. Unas que se viene haciendo igual desde hace muchos años, otras compuestas ayer; unas inventadas por un músico e interpretadas según la partitura, otras improvisadas al instante; unas complicadas de entender, otras sencillas, músicas que definen a un pueblo...ante todo esto, yo me pregunto: CON TANTOS TIPOS DE MÚSICA ¿POR QUÉ QUEDARNOS EN UNAS POCAS? HAY QUE IR A POR TODAS. Me gustarán más unas músicas que otras, pero lo importante es  estar abierto musicalmente a todo.
He llegado así a las siguientes conclusiones: Cada persona tiene gustos diferentes en música, según la personalidad de cada uno. A cada persona le puede gustar varios géneros musicales, descubriendo cosas nuevas aunque te sigan gustando las anteriores. Tener curiosidad por la música, es síntoma de buena salud. Y volvemos de nuevo al gusto: para desarrollarlo es necesario curiosidad y valentía: curiosidad para ir en busca de lo nuevo, lo desconocido, y valentía para desarrollar el gusto personal sin reparar en lo que los demás puedan decir o pensar.
Todo es cuestión de gustos, sin embargo, el gusto se puede educar y variar. Saber disfrutar de la música no es un regalo de la naturaleza, sino un premio de la inteligencia, como decía el crítico musical Urbano. El goce de la música, y en general del arte, es uno de los privilegios esenciales del que nunca podremos estar lo bastante agradecido. Gozar de la música es uno de los atributos más altos del espíritu al que pueden llegar  todas las personas. Cuando una persona escucha música, vuelve a vivir las mismas sensaciones que tuvo el compositor. El oyente de verdad no es pasivo, escucha activamente: cuanto más activamente oye, comprende más cosas, y por tanto disfruta más. Una persona musical es la que sabe distinguir todo lo  que ocurre en la música: ritmo, melodía, armonía, forma, temas, partes...cuantas más cosas seamos capaz de oir, más musical debe ser considerada.
Que el 2018 nos deje disfrutar del ARTE, de los artistas y saborerar esos momentos de felicidad que nos regalan.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.