Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Montijo
Última actualización 13:21
Martes, 14 noviembre 2017

Julián Cruz recibirá el premio individual de los Premios al Voluntariado Social 2017, que se celebrarán este año en Montijo

El Consejo Extremeño del Voluntariado ha aprobado la concesión de los Premios al Voluntariado social 2017 en la modalidad individual a Julián Cruz Zambrano, fundador de la Asociación Camino a la Vida, de Montijo, y a la Fundación Entreculturas a título colectivo.

[Img #74036]

 

Los galardones serán entregados en los actos que con motivo de la celebración en la región del Día Internacional del Voluntariado tendrán lugar el 5 de diciembre en el Teatro Municipal de Montijo, contando con la presencia del Consejero de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles.

 

Reseña y trayectoria de los premiados:

 

JULIÁN ANTONIO CRUZ ZAMBRANO.

 

“A Julián Antonio Cruz Zambrano le marcaron unas palabras”, de Isidoro Sánchez Ugena, Presidente de la Sección II de la Audiencia Provincial de Badajoz: “Tu serás la puerta para que otros muchos no vayan a prisión y se les dé una oportunidad de reinserción y rehabilitación“.

A los 18 años comenzó de voluntario en Cruz Roja, como conductor de ambulancias del puesto de Villafranco del Guadiana. Durante cinco años fue voluntario en la asociación APATYRS.

Funda una casa para la reinserción social de personas que salían de centros de rehabilitación en el barrio de San Roque de Badajoz, llevando a cabo todo el proceso de manera voluntaria.  Más tarde fundó otra casa en la carretera de Olivenza “para ayudar a mujeres que se encontraban en la calle debido a sus problemas de adicciones.

 

En 2005 “fue reclamado para ir a Montijo, de manera voluntaria, a una Asociación que tenía un centro llamado “Nuevo Amanecer”, un piso con capacidad para diez personas y un centro de mujeres en las instalaciones del pueblo de Lácara para intentar levantar el centro...” Ese mismo año alquila un chalet cerca de Torremayor con la intención de ampliar los recursos y la necesidad que existía de integrar a las personas con problemas de adicciones. 

 

En el año 2006 alquila un terreno en el Paraje Navarredonda, en Lobón para fundar, junto a otras personas que habían sido rehabilitadas, la Asociación “Camino a la Vida”. Durante los cinco primeros años de la Asociación se dedicó de manera voluntaria junto a otros voluntarios “a llevar usuarios al CEDEX de Mérida, a realizarse analíticas, cartillas de transeúntes en el ambulatorio de Montijo, buscando salidas a sus situaciones laborales a través del INEM, creándoles las cartillas de parados, dando fe de vida en el Ayuntamiento a los que estaban sin domicilio fijo y mediando en los juzgados por sus causas judiciales”. 

En el año 2011 “realizó un proyecto de prevención en adicciones diciendo “DI NO A LAS DROGAS” en los polideportivos de fútbol sala inscribiéndose en la FDM, consiguiendo ser campeones de la temporada 2011/2012 y campeones de Extremadura en 1ª División. Desde entonces, en el que viajó junto a los usuarios de la Asociación “Camino a la Vida” por Andalucía, Ceuta y Melilla y hasta ahora cuando han vuelto a ser campeones de fútbol sala en Montijo va proclamando “DI NO A LA DROGAS”. 

 

FUNDACIÓN ENTRECULTURAS.

 

 

La Fundación Entreculturas – Fe y Alegría se constituyó como tal en el año 2000, aunque desde 1985 funcionaba como Fe y Alegría España. Es una ONG de desarrollo jesuita que defiende el acceso a la educación de calidad como medio de cambio social, justicia y diálogo entre culturas Actualmente cuentan con más de 450 personas voluntarias en España “con compromiso continuado y constante” y 1000  personas colaboradoras, número que crece anualmente.

 

La Delegación de Extremadura, con voluntariado desplegado en toda la región, comenzó su andadura en el año 2001, aunque trabaja con mayor fuerza y vitalidad desde el año  2007 donde un grupo de voluntarios y voluntarias se implican con gran ilusión para  desarrollar la misión de entreculturas en la región, contando en la actualidad con más de 60 personas voluntarias

 

Entre sus trabajos destacan la implementación con resultados positivos y significativos de programas únicos e innovadores como:

 

La Red Solidaria de Jóvenes, que es un programa de participación juvenil dirigido a  adolescentes entre 12 y 18 años –que participan de manera voluntaria-, basado en el trabajo social con grupos de iguales, en el que a través de la formación, la reflexión y la realización de acciones solidarias, se fomenta el desarrollo de valores y actitudes solidarias, experimentan que el cambio social es posible, mejoran su desarrollo cognitivo, emocional, moral y social y adquieren capacidades básicas para el ejercicio de una ciudadanía global, siendo sus objetivos: saber más, y con mayor capacidad crítica, desarrollar una escala de valores y tomar decisiones morales, aprender a relacionarnos democráticamente y participar en la sociedad para mejorarla.

 

Programa Entrescuelas, que pone en conexión a estudiantes y docentes de España y de otros países en los que están presentes. Se trata de una oportunidad de vivir experiencias de encuentro intercultural y de ciudadanía global a partir de la participación en proyectos educativos conjuntos.

 

La mitad de las personas voluntarias de la delegación de Extremadura están implicadas en los siete equipos en los que se estructura la delegación: sensibilización, educación, voluntariado joven, voluntariado internacional, formación y voluntariado, ecología y comunicación, coordinados por una personas denominada “delegada”. La otra mitad acompaña en procesos educativos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de la región de manera continuada a lo largo del año.

 

La seña de identidad de la entidad es su voluntariado internacional de larga duración, VOLPA (Voluntariado Pedro Arrupe), a través del cual se pretende crear caminos de encuentro a través de la cercanía personal entre pueblos y personas, fomentar un compromiso vital en las personas voluntarias para que se desarrollen como agentes sensibilizadores y de cambio social. Este itinerario de solidaridad se plantea como una propuesta a largo plazo, que comprende varias etapas, que implican para las personas voluntarias una vinculación al programa de dos o tres años: preselección, formación, experiencia de voluntariado en otro país y regreso. “Dicho voluntariado es único en la región” y permite vivir un voluntariado de uno o dos años en otros países donde la entidad trabaja.

 

Durante diez años en la región destacan de sus trabajos: 

 El crecimiento del trabajo de concienciación y sensibilización en Extremadura con numerosas acciones que ayudan a tomar conciencia de la realidad global donde vivimos. El trabajo con la base social propia, trabajando la motivación y el sentido de su implicación mediante la formación y actividades que animen y favorezcan su compromiso en diferentes momentos a lo largo del curso.

Promueven entre los voluntarios y voluntarias experiencias de voluntariado de corta duración en países del sur dentro del programa Experiencia Sur de Entreculturas. El despliegue y desarrollo de un trabajo con centros educativos. La riqueza de los procesos educativos que han permitido la continuidad de adolescentes y jóvenes en su compromiso voluntario.  EL trabajo en red con otros colectivos del que la Coordinadora Extremeña de ONGD o la propia AEXCID. La apuesta por una ciudadanía extremeña con mirada y compromiso global y una política pública de cooperación coherente. 

 

Llevan a cabo su acción de cooperación en América Latina, África, Asia y Europa, adaptándose a las realidades, prioridades y necesidades específicas de cada ubicación geográfica

 

Creen firmemente que la educación es la herramienta más poderosa para combatir la desigualdad. Es un derecho humano que, a su vez, sirve de llave para alcanzar el resto de derechos fundamentales y, sobre todo, para proteger la dignidad y la justicia. Se trata de una educación de calidad basada en valores como la solidaridad, la empatía, el respeto al medio ambiente, la igualdad de oportunidades...

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.