Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 18:46
Martes, 17 octubre 2017

Joaquín Juan Sandá, Fisioterapeuta deportivo

Joaquín Juan trabaja con deportistas de diversas especialidades a nivel mundial. Fisioterapeuta en prevención y recuperación de lesiones ha creado su método multidisciplinar en el campo de la medicina deportiva profesional y de la salud.
Este montijano, “ de los mejores del mundo”, es conocido como “el fisio de las estrellas” por tratar a figuras como Raúl González, Jorge Garbajosa y, especialmente, a Pau Gasol, al que conoció en Atenas, en las Pre-Olimpiadas de 2004.
Pero ya en 2003 comienza su trabajo, tras cesar como monitor de la Piscina de Montijo y haber concluido sus dos licenciaturas en Educación Física y Fisioterapeuta.
En 2017 el Ayuntamiento le concede la medalla de Montijo por ser uno de sus mejores embajadores a nivel internacional.

¿Puede presentarse?
Mi procedencia es conocida, nací en Montijo, provengo de una familia montijana y tengo una hermana y un hermano más pequeños que yo. Me formé en Colegios de la zona: Salesianos de Puebla de la Calzada y el IES Enrique Diez Canedo, de Puebla también.

 

¿Cuáles fueron sus colegios infantiles?
Me formé en Colegios de la zona: Los  Salesianos de Puebla de la Calzada y el IES Enrique Diez Canedo, de
[Img #73319]Puebla también.

 

¿Cómo recuerda su infancia?
Recuerdo una infancia muy feliz y muy activa. En  parte debido a  mi personalidad, pero sobre todo por tener un entorno familiar grande y amigos con los que siempre estaba enredando en la calle. Siempre he sido muy callejero. El poder estar más con la familia y con los amigos es lo que más echo de menos en la vida que me toca llevar hoy día.

 

Perteneció al Club natación los patos. Cuéntenos...
Sí,  estuve en los Patos desde los 8 años y, salvo por algún parón o por la distancia de  los estudios, me mantuve ligado al club hasta la finalización de mis estudios universitarios.
Estar al lado de Andrés Caro ha sido una de las vivencias que más me han marcado y fue él quien me ha inculcado el espíritu deportivo y de la competición. Le estoy muy agradecido por todos esos años de formación.


¿Cuál es su formación universitaria?
Mi formación Universitaria ha consistido en estudiar Educación Física en la Universidad Pontificia de Salamanca realizados durante el periodo de 1998 –2001. También, a continuación, cursé  Fisioterapia en la Universidad Alfonso X el Sabio de  Madrid durante los años 2001 al 2003 y, posteriormente, dediqué otros tres años más para estudiar en la Universidad Comunidad Europea de Madrid,  Experto en Metodología Osteopática, durante el periodo de tiempo 2003-2006.
A esto habría que sumar la formación complementaria realizada desde mis inicios en modalidades acuáticas hasta los Congreso de la NATA (National Athletic Trailers Associaton).

 

¿Cómo fue esta etapa universitaria?
Mi etapa universitaria la recuerdo como el momento de la vida en el que te abres al mundo, sales de casa, todo lo que vives es nuevo y siempre significa algo. Me lo pasé muy bien, fueron años muy gratificantes y productivos.
Mis estudios universitarios comenzaron en 1998 y terminaron en 2006 pero ya desde el año 2003 compaginaba los estudios con el trabajo de fisioterapeuta.

 

Licenciado en Educación Física y Fisioterapeuta ¿por qué elige esas carreras?
Mi idea siempre fue estar ligado a la actividad física y al deporte de competición, pero la fisioterapia fue una casualidad al ir buscando una de las nuevas vías de trabajo que unían Medicina y Deporte. Luego esta elección ha resultado, gracias a Dios, un acierto.

 

¿Algún referente profesional?
Referentes profesionales la verdad es que no tenía ninguno. Mis padres han sido realmente mi gran referencia por esa capacidad de esfuerzo, trabajo y sacrificio que caracteriza a esa generación.
Después, en el transcurso de estos años, se han ido creando vínculos con profesionales que acaban siendo referentes. Angel Mur fue mi prescriptor para que el FC Barcelona contara conmigo. Luego conocí a uno de los doctores del Club, el Dr. Juan Antonio Gutiérrez, quien se ha convertido en mi referente, mi tutor profesional, él es quien me ha enseñado cómo desenvolverme en este mundo de deportistas y clubes profesionales, que es a veces mucho más difícil que el tratamiento en sí.
Todavía hoy el Dr. Juan Antonio Gutiérrez es en quien me apoyo en todas los decisiones importantes de primer nivel competitivo.
Desgraciadamente es imposible nombrar a todas las personas que me han ayudado y me  ayudan y me apoyan en el día a día desde que empecé hasta hoy porque son muchas.

 

¿Cómo compagina tanta actividad?
Especialmente por mi equipo. Tengo la suerte de tener un equipo que son mis pies y mis manos día a día. Con todos mis compromisos y viajes, ellos son los que me hacen llegar a todo sin dejar nada sin atender. Además, son los que me hacen mejorar cada día con su aportación y su trabajo. Somos muchos ya y la verdad, se ha creado un núcleo duro y  somos como una gran familia.

 

Pau Gasol, ¿Cómo lo conoce?
Mi relación con Gasol se inició en el pre-Olímpico de Atenas 2004 tras un año en el que había sufrido varias lesiones que no conseguía solucionar. En ese momento yo ya estaba en Barcelona trabajando para otros deportistas y para el Barça. Le llegaron referencias a sus agentes (supongo que buenas) y realizamos una prueba.  Desde ahí hasta hoy.

[Img #73317]

¿Cuál es su grado de complicidad con Pau?
Gracias a Dios, muchos años después, tenemos una gran relación personal, con muchas vivencias y éxitos logrados por su parte. Y estoy muy agradecido de poder haber estado junto a él todos estos años.

 

¿Cuál fue su primer trabajo remunerado?
Mi primer trabajo como terapeuta fue en 2003. Después de terminar la carrera,  decidí  dejar de trabajar como monitor en la piscina de Montijo donde estaba encantado la verdad, pero una vez finalizadas las dos carreras universitarias, tocaba intentar ejercer mi profesión. Y todo empezó en unos gimnasios de Madrid que tenían una vacante en sus servicios de fisioterapia. Ese fue el inicio y de ahí hasta hoy.

 

¿Cuándo crea su propia empresa?
 Creo mi empresa en 2005 con una marca que actualmente es TVA Joaquin Juan. Comenzamos con una camilla en una sala alquilada y actualmente contamos con más de 1200 metros2 en varios centros. La sede se encuentra en Ayala, 66 en Madrid y en Clavijo,  9 tenemos nuestra delegación en Montijo.
Ahora, en nuestros centros, además de nuestras terapias para la recuperación de lesiones habituales con fisios, recuperadores, entrenadores personales, podólogos, etc., contamos con doctores de medicina deportiva, internistas y un entorno de colaboradores médicos que nos permiten abordar cualquier problema más complejo.

 

¿Cuál es el día a día de Joaquín?
Mi día a día es trabajar gestionando todo esto y estar con mi familia,  a la que dedico todo el tiempo que puedo pero que siempre es menos del que a mí me gustaría y ellos se merecen.
La verdad es que son ellos los que más sufren con mis viajes y ausencias, sobre todo mi mujer y ahora también mi hija,  pero sin ellos no tendría la energía ni la estabilidad necesaria para abarcar todo esto.

 

¿Viene mucho por Montijo y Puebla?
Me pasa lo mismo con Montijo y Puebla, me encanta venir, pero no siempre puedo hacerlo tanto como me gustaría. Este año vendré más a menudo.

 

¿Algún objetivo inminente en el aspecto laboral?
Pues uno de nuestros objetivos es reforzar la clínica de Montijo donde vamos a implantar  nuevas terapias y servicios con profesionales de muchísimo nivel como el Dr. Carlos Salas,  Médico de la Selección Española de Baloncesto y médico durante muchos años del Unicaja de Málaga y Real Madrid.
El Dr. Salas vendrá a Montijo al menos una vez al mes y traerá consigo todas esas terapias regenerativas que tanto éxito nos está dando a nivel de Competición. También se va a unir a nosotros Javier Cienfuegos, el gran atleta olímpico montijano que nos va a aportar toda su formación y experiencia de competición. Nos ayudará incorporando nuevos entrenamientos y acondicionamientos físicos y se encargará de algunos entrenamientos personales en Montijo. Eso sí, los afortunados sólo serán unos pocos ya que lo hará en los tiempos que sus entrenamientos y competiciones lo permitan.

 

En 2017 el Ayuntamiento le ha distinguido con la Medalla de Montijo “Por ser uno de los mejores embajadores que tiene Montijo en el ámbito nacional e internacional”. ¿Qué sintió?
El mejor reconocimiento al trabajo es cuando los resultados son óptimos y en ese sentido, tengo la suerte de disfrutar mucho.
La medalla de Montijo es un orgullo y estoy muy agradecido, pero todavía me siento muy joven para reconocimientos y aunque sean muy llamativas mis actuaciones, creo que en Montijo hay muchas personas que trabajan cada día por Montijo y sus habitantes, para que todo evolucione. Hay muchas personas que llevan muchos años ayudando de forma desinteresada para conseguirlo. Ellos sí que merecen un gran reconocimiento. Por mi parte, lo tienen, pues yo que voy y vengo,  me doy cuenta de los cambios y es de agradecer.

 

[Img #73318]

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.