Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lucas Navareño Miura
Última actualización 19:24
Lunes, 4 septiembre 2017

Conciertos

En el último mes, dos circunstancias parejas han llamado mi atención en referencia a la organización de eventos en los que se mueve mucha gente y que creo que las administraciones públicas deberían tener en cuenta a la hora de dar los permisos a los organizadores. Me refiero a los conciertos que durante el verano se organizan por la geografía española. Me llegan quejas de personas con pensamientos distintos, pero que les une el interés por disfrutar de un concierto sin tener que pasar por el aro de tomar bebidas alcohólicas para poder saciar su sed.El primero lo sufrieron en sus carnes unos amigos de Mérida que fueron a ver el concierto de los Scorpions y que intentaron tomar cerveza sin alcohol o en sustitución coca cola zero o agua y por las barras por las que fueron pasando obtuvieron la misma respuesta. En ninguna tenían bebida sin alcohol. Muchas de las personas que se acercaban a la barra tenían las mismas intenciones y fueron encontrando la misma respuesta. Les comentaban mis amigos la mala relación que se iba a establecer entre alcohol y música en el sentido de que para ir a un concierto si tienes sed, has de pasar por el aro de tomar alcohol y lo que recogieron fue la callada por respuesta. La segunda circunstancia que me ha llamado la atención, la he vivido en mi propia familia. Mi hijo desde hace tiempo tiene interés en asistir a los conciertos de Tomorrowland que celebran entre Amberes y Bruselas. Este año ha tenido la suerte de no tener que desplazarse tan lejos, podía asistir en Barcelona. Me cuenta la misma historia. Si quieres bebida sin alcohol, te aguantas, porque las existencias son mínimas, y si no quieres pasar sed, te toca beber cerveza o licores. En televisión veo un reportaje de un grupo de jóvenes que pide que como norma, se obligue a los organizadores de eventos a disponer de fuentes de agua para que los asistentes puedan aplacar su sed sin necesidad de estar obligados adquirir bebidas alcohólicas o con kilos de azúcar en su composición, e incluso creo que en Change.org, esa plataforma en la que alguna vez hemos firmado y que solo sirve para aplacar tu rabieta, se pedía la firma para que se dispusieran fuentes de agua en los eventos que se organizasen con la finalidad de que quien no quiera consumir alcohol, no esté en la obligación de hacerlo, y como forma de refrescarse para evitar desmayos ante los calores del verano, petición que aunque recibió múltiples firmas ha caído en saco roto. Una petición nada costosa y que trae grandes beneficios en nuestra salud. El problema de todo esto es que lleva menos negocio para quien monta las barras en los conciertos, y a veces se mira más por el negocio del que las administraciones han enchufado en la barra para que haga su agosto. Incluso una asociación de consumidores, FACUA, ha pasado a la acción y ha denunciado a los promotores de Download Festival por no permitir el acceso a los conciertos con botellines de agua. A ver si consiguen algo.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.