Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Última actualización 18:43
Jueves, 3 agosto 2017

El delito de odio

Marcar como favorita

Madrid ha celebrado el World Pride (orgullo mundial) evento que promueve las cuestiones relacionadas con el mundo LGBT. Creo que hay mucha gente de mi generación, que cuando se habla de LGBT no saben qué significan estas siglas. Pues bien, hacen referencia a personas que por su orientación sexual son denominadas Lesbianas(B), Gays (G),Bisexuales (B) o Transexuales(T).

 


Hay un gran desconocimiento de este mundo, y me incluyo, pues pertenezco a esa generación en la que, hablar de  estos temas, estaba súper prohibido, porque solo se aceptaba la heterosexualidad, que era considerado, tanto por las leyes como la sociedad, LO NORMAL. Pero quizá por mi formación o porque me he interesado por  ello, algo conozco de ese mundo. Para muchos hablar de LGBT es hablar de perversión, promiscuidad, desenfreno, lujuria (pecado capital, por cierto, para la Iglesia Católica), etc. Pues no. No es así. He tenido ocasión de conocer gente de este mundo y son gente estupenda, que quizá, por lo mal que esta sociedad les está tratando, son mucho más sensibles y con las ideas mucho más claras  que los heterosexuales.

 


Y como las leyes siempre van por detrás de los movimientos sociales, este colectivo ha estado completamente desprotegido por la legislación española. Hasta la reforma del Código Penal por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, las humillaciones, vejaciones, desprecios, etc que ha sufrido este colectivo, eran castigadas con una simple multa, en algunos casos, de poco mas de 100 €.

 


Pero no vayan a creer que esta reforma del Código Penal que endurece las penas para este tipo de conductas, es algo que haya salido de nuestro Estado. Esta reforma viene obligada por la Decisión Marco 2008/913/JAI del Consejo de Europa, relativa a la lucha contra determinadas formas y manifestaciones de racismo y xenofobia mediante el Derecho penal. En cumplimiento de estas indicaciones, nuestra Legislación modificó el art 510 del Código Penal, (7 años más tarde)  incluyendo el denominado Delito de Odio,  de tal forma que ahora, esas humillaciones y vejaciones que sufren a diario las personas pertenecientes a estos colectivos, se castigan con penas de prisión de uno a cuatro años y además una multa de seis a doce meses, en función de la capacidad económica del autor del delito.

 


Lo ideal sería que este artículo con su actual redacción tuviera que derogarse por falta de aplicación, pues eso significaría  la madurez de la sociedad en este tema, de tal forma que no nos cause sorpresa ver como se besan dos personas del mismo sexo, o como una persona que haya nacido con un determinado  sexo, pueda sentirse del otro, sin que ello le suponga ningún inconveniente, ni siquiera una mala mirada.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.