Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lucas Navareño
Última actualización 11:33
Jueves, 3 agosto 2017

Borregos

Marcar como favorita

Desde que tenemos democracia en España, los distintos gobiernos de la nación han ido necesitando apoyos de otros grupos políticos para ir sacando adelante leyes y presupuestos.
Hasta donde recuerdo, fue en la última legislatura de Felipe González donde comenzaron los primeros acuerdos para sacar el gobierno en minoría de González y los apoyos los recibió de vascos y catalanes. Especialmente vinculantes fueron los que tuvo con la Generalidad Catalana que con Jordi Pujol al frente (el mismo al que se le investiga en la actualidad junto a toda su familia) mantuvo en el cargo a González y comenzó a separar claramente a estas dos regiones vía concesiones, del resto de España.
Posteriormente fue José María Aznar con el Partido Popular, el que tuvo que pactar con los catalanes para conseguir sacar su gobierno adelante. Fue en el año 1996 y se estima que aproximadamente nos costó al resto de españoles unos 400.000 millones de las antiguas pesetas además de conseguir varias transferencias como el control de carreteras o el incremento del IRPF a las comunidades de un 15 a un 30%. Por su parte, los Vascos y Navarros aun siendo autonomías en las que por renta per cápita deberían ser contribuyentes con el resto de España, una buena negociación de sus políticos aprovechando la debilidad del estado en el caso vasco y un claro favorecimiento en la política fiscal y de deducciones en el caso de los navarros ha permitido que en la actualidad figuren ambos como receptores netos de fondos del estado (imagino que el actual silencio de los vascos algo tendrá que ver con ello).
Dicho esto, no me parece mal lo que hacen estas comunidades tradicionalmente independentista que miran para que el estado español les procure la máxima rentabilidad. Lo que me preocupa es que los diputados extremeños actúan en este tipo de pactos y votaciones apoyando el interés del partido al que representa que en la mayor parte de los casos, es contrario a los intereses de nuestra comunidad autónoma. El último de los apoyos lo ha obtenido en este caso el actual gobierno de Rajoy con los canarios con la finalidad de sacar los presupuestos generales del Estado del año 2017 y evidentemente han conseguido sacar tajada recibiendo bonificaciones en los trayectos a la península y sobretodo el impulso en las inversiones en carreteras, medios de transporte, infraestructuras y viviendas.
Esta última semana ha habido un par de averías en el tren que hace trayecto entre Badajoz y Madrid que han dejado en la cuneta a los pasajeros. ¿Han oído a alguno de nuestros diputados nacionales hacer crítica de la inacción en materia de infraestructuras de los dos partidos que han gobernado? Pues eso, borreguismo puro y duro.
 lucas.miura@gmail.com

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.