Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Montijo
Última actualización 13:00
Viernes, 21 julio 2017

La falta de lluvia acusa la suciedad del centro de Montijo

Con cada verano, la falta de lluvia, hace más visible la suciedad de las calles. En Montijo, ya son tres veranos en los que la zona centro se ve especialmente sucia. Basura y suciedad provocada por algunas de las personas que festejan en esta zona fechas señaladas como Carnaval o Semana Santa, helados derretidos, suciedad del paso normal del día a día, refrescos que han caído, orines de perros ennegrecido por el sol y los excrementos de golondrinas y palomas son el panorama que presenta el suelo de la Plaza de España, la rambla y zonas cercanas al centro.

El calor de estos días hace que esta suciedad se vaya resecando e incrustando en el suelo, dando un aspecto feo e insalubre a nuestras calles.

Evidentemente, los vecinos tenemos parte de responsabilidad en esta suciedad. Tenemos la responsabilidad de mantener limpias las calles, tirar la basura en las papeleras y recoger los excrementos de nuestras mascotas. No obstante, siempre pueden surgir “accidentes” involuntarios y causas naturales que ensucien las calles, siendo labor del Servicio de Limpieza el mantenerlas limpias. Pero las calles siguen sucias.

[Img #72096]
[Img #72088]

El Ayuntamiento de Montijo con fecha 23 de julio de 2015 publicó un bando en el que se exponía la prohibición “de dejar deposiciones fecales de perros, gatos y/o cualesquiera otros animales en cualquier espacio público, excepto en los lugares que el Ayuntamiento habilite a tal fin. La persona acompañante del animal”, considerándose infracción grave no recoger en bolsa de plástico o papel bien cerrada el excremento y depositarlo en la basura, lo que sería motivo de sanción con multa de entre 300 a 1500 euros. Pero la ordenanza se realiza para excrementos sólidos, no solucionando el problema que trae la orina. Tampoco se especifica qué ocurre con caballos y mulas cuando son usados como transporte por nuestras carreteras.

En el caso de las personas, se da por hecho que no hace falta una ordenanza reguladora ni bando que especifique cómo realizar estas necesidades fisiológicas, es cuestión de educación. Pero a pesar de eso, no son pocas las veces que nos encontramos orines humanos principalmente en espacios próximos a las zonas de ocio y vómitos resecos.

Para el problema de las palomas, que ya tratamos en Crónicas de un Pueblo varios números atrás, el Ayuntamiento informó sobre la instalación de unas jaulas en las que se recogían las palomas y con las que ya se han capturado alrededor de 10.000 aves, pero la frecuencia reproductiva de estas aves es tan alta, que se convierte en un problema con una solución complicada y lenta.

El resto de suciedad de las calles, los excrementos de las golondrinas, aves de estación, etc… es algo fácil de limpiar a través de la limpieza municipal de las calles, pero pasan semanas y la suciedad sigue ahí.  

Puestos en contacto con el Ayuntamiento para preguntarles por el tema, nos explican que el equipo de limpieza con el que cuentan es más bien reducido para un pueblo con las características de Montijo. “Estamos intentando mejorar la eficiencia del servicio, no obstante, al aumentar el número de trabajadores y trabajadoras”, nos aclara la concejala Charo Moreno, responsable de esta área.

“Hay zonas que desde hace unos meses se han convertido en muy conflictivas, zonas que se limpian diariamente y, a las dos horas, están prácticamente igual. Estas zonas se baldean aproximadamente cada 15 días, con el trabajo y el esfuerzo que ello supone al equipo de limpieza: hay que esperar a disponer de uno de los camiones del Ayuntamiento, de un conductor, del depósito con la lanzadera a presión y de, al menos, cuatro personas que vayan detrás con los cepillos. Pero como entendemos que se debe hacer un esfuerzo aún mayor para que el pueblo siga mejorando, estamos viendo alternativas posibles para poder adquirir un vehículo más adecuado para hacer el baldeo cada semana”.

Sobre la responsabilidad de los vecinos, el Ayuntamiento hace un llamamiento a mantener limpias las calles: “pensemos que el pueblo es de todos, es donde vivimos, donde se están criando nuestros hijos, donde trabajamos y paseamos, y cuidar de lo que es nuestro es norma cívica importante. Si colaboramos entre todas y todos, Montijo dará una imagen de lo que realmente es, un gran pueblo”.

Será cuestión de que todos nos concienciemos en cuidar nuestras calles como si fueran nuestras casas y de conseguir que el servicio de limpieza en Montijo funcione de manera eficiente, limpiando más a menudo, o adquiriendo el material preciso. O eso, o fregar cada uno su parte del acerado, como se hacía en las casas antiguamente.

 

[Img #72091][Img #72093]

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.