Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Bartolomé Quero de Sevilla
Última actualización 13:55
Jueves, 4 mayo 2017

Ley de Autónomos

Marcar como favorita

Hay un chiste muy malo pero que refleja la situación del autónoma  en España: “Un empleado por cuenta ajena, con contrato fijo, que estaba todas las semanas en el médico de cabecera aquejado de diferentes de dolencias, hasta que un día, harto ya de ello, le pregunta al médico que qué podía  hacer para no estar siempre en el Centro de Salud. La respuesta del médico fue categórica,  hazte Autónomo”.
Pues sí, el chiste es muy malo, pero por desgracia el autónomo no puede estar enfermo, salvo que sea una enfermedad que le impida físicamente acudir a su negocio. Se está tramitando en el Congreso la nueva Ley de Autónomos, en la que, al parecer, todas las fuerzas políticas se han puesto de acuerdo en que hay que dar un solución a los problemas que aquejan a los autónomos. Entre las novedades que se pretenden introducir en la Ley, están la ampliación de la denominada Tarifa Plana, que si bien hasta ahora permitía a la persona que iniciaba su andadura como autónomo pagar una cuota de 50 € mensuales durante los primeros seis meses, ahora se quiere ampliar hasta el año. Pero además los hombres menores de 30 años y las mujeres menores de 35 que no se hayan dado nunca de alta como autónomos o no hayan cotizado previamente en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, tendrán una reducción adicional equivalente al 30% sobre la cuota por contingencias comunes durante los 12 meses siguientes a la bonificación anterior. Otra de las novedades que pretenden introducirse en la nueva Ley es la posibilidad de deducirse las partidas dirigidas a gastos de suministros (luz, gas agua)  hasta un 20% de su importe.
Igualmente los gastos derivados del teléfono y del acceso a Internet también serán desgravables hasta un 50%, siempre y cuando se disponga solo de una línea.
También el IVA del coche y los gastos que no sean derivados del mantenimiento del mismo, podrán desgravarse hasta un 50%.
En cuanto al eterno problema de la discriminación de la mujer por ser madre, se prevén bonificaciones en la baja por maternidad sin necesidad de contratar a un trabajador/a sustituto/a.  En este tema, se pretende eliminar la cuota de autónomas durante el periodo de baja por maternidad. También se equipararían los incentivos con los de las madres asalariadas del Régimen General en su regreso a la actividad en los dos años posteriores a la maternidad.
En fin, estas son algunas de las novedades que podrían incluirse en el nuevo texto legal. Pero como ya he dicho en otras ocasiones, la Ley que sale finalmente del Parlamento puede que diste mucho del Proyecto que entra, pues tiene que someterse al parecer de muchos diputad@s y puede que muchas de las propuestas, por intereses partidistas, se queden en el camino.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.