Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lucas Navareño Miura
Última actualización 13:51
Jueves, 4 mayo 2017

Es de bien nacidos

Me ocurre a menudo que los artículos que escribo mueven la conciencia de algunas de personas que los leen. Mucha gente me dice que hacer crítica de lo que no veo bien no me trae nada bueno, pero lo cierto es que prefiero tener la conciencia tranquila y pensar que al menos me quejo de lo que no me gusta y así yo me quedo a gusto.
La anterior columna que escribí el mes pasado, hacía referencia a los chopos que han talado en el acceso a Puebla y que me produjo una gran tristeza el día que me encontré con operarios talando los chopos a un lado y otro de la entrada. En realidad el sentido de lo escrito iba un poco más allá de la tala de los chopos puesto que muchas veces los que gobiernan nuestras administraciones, deberían saber explicar el  porqué de algunas medidas que se toman para que sean bien entendidas por los ciudadanos.
Esperaba que mi escrito quedara donde suele quedar siempre, olvidado por el siguiente, pero resulta que no. Al cabo de una semana, recibí un correo electrónico del concejal de urbanismo y medio ambiente D. Jairo Naranjo Mena que ya de por sí me sorprendió de forma agradable puesto que la tónica desde la administración es hacer y no explicar. En esta carta en muy buen tono, se me indicaba el motivo de la tala debido a la caída de uno de los árboles y la enfermedad que tenían, lo que les había hecho tomar la decisión de apear todos aquellos que se encontraran enfermos. Me acompañaba informe de un ingeniero sobre el estado del arbolado de Puebla, algo que igualmente entra dentro de lo que considero razonable, estudiar los problemas antes de darles solución y no ejecutar la solución y luego buscar la explicación al problema. Como ya le he comentado al señor Naranjo, seguramente lo que la actual corporación ha hecho es lo razonable y nada de culpa pueden tener ellos, aunque no se habría llegado a dicha situación si primero se hubiera optado por plantar otro tipo de arbolado más adecuado y se hubiera realizado la poda de formación a estos árboles convenientemente cuando se tuvo que hacer (parece ser que en los últimos años no se hizo así).
De igual forma, me indicaba el señor Naranjo que dentro de las actuaciones por parte de la actual corporación estaba la de reforestar nuevamente la zona con especies autóctonas más indicadas para este tipo de viales, lo cual igualmente me alegra saberlo.
De todas formas y por cerrar con lo que me interesaba de esta columna, no es frecuente ver a políticos que dedican parte de su tiempo a explicar y razonar el motivo de sus decisiones (tampoco digo que vayan a tener que estar dando explicaciones a todo, no darían abasto) por lo que me congratulo de que en el pueblo donde vivo, haya un responsable de un área del ayuntamiento que lo incluya en su manera de actuar.

 

lucas.miura@gmail.com

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.