Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 19:30
Martes, 4 abril 2017

Manuel Alonso Hernández-Montaño, Funcionario del Ayuntamiento

Marcar como favorita

Han pasado cuarenta y cuatro años, desde que Manolo Capilla entrara en 1971 en el negociado de Recaudación del Ayuntamiento de Montijo, durante los cuales ha conocido a siete alcaldes y le ha facilitado estar en contacto con casi todos sus paisanos.
Ha sido secretario y consejero local de la OJE, en su juventud. Muy ligado a la iglesia católica, ha pertenecido a varias Cofradías, en calidad de cofrade y secretario, y a Cáritas Parroquial. También ha sido secretario de la Peña del Real Madrid siendo presidente, Antonio Adame y ha ejercido como secretario en el Círculo Artesano “El Progreso”.

[Img #69071]Preséntese...
Soy montijano de nacimiento. Mi padre fue Manuel Alonso Domínguez, nacido en Montijo. Mi madre Eusebia Hernández-Montaño Rodríguez, nació en Mérida. Tengo tres hermanos: Enrique, Virginio y Antonio.

 

¿Su primera escuela?
Mi primera escuela fue la de Francisco Gragera Vaca, en la calle Cardenal Portocarrero. Después pasé al colegio Padre Manjón con mi tío, el maestro don Pedro Fuentes Acevedo. Luego me preparé para Bachillerato con don Pablo Sánchez Fernández, don Pedro Fuentes, don Fidel Córdoba Nevado, don Luis Alarcó Carpio y don Pedro Gragera Gómez que impartía latín y griego. En 1967 llegué al Instituto de Montijo cuando fue inaugurado, terminando allí el Bachillerato Superior.

 

¿Cómo vivió su infancia?
Muy feliz, rodeado de mucho cariño. Nací y viví en el Campo de la Iglesia, frente a la Puerta del Perdón de la Parroquia.

 

¿Cómo eran los juegos de la infancia?
Los tradicionales de aquella época, teniendo en cuenta que disponía frente a mi casa de un gran espacio para el juego que es el atrio de la iglesia de San Pedro Apóstol.

 

¿Conserva amigos de la infancia?
Sí, muchos, con los que me sigo viendo y saludando.

 

¿Cuándo entra a trabajar en el Ayuntamiento?
Comencé a trabajar en el año 1971, mediante un contrato y posteriormente con una oposición en la que saqué la plaza de funcionario con la categoría de auxiliar administrativo.

 

¿Qué Corporación gobernaba el Ayuntamiento?
La del momento, presidida por el entonces alcalde, don Francisco Alarcón Thomas. Comencé en el negociado de Recaudación, Rentas y Exacciones. El encargado del negociado era Félix Gutiérrez Martín, Luis González López y Jerónimo Caballero Mayo (Vito). Siempre he estado en el mismo negociado hasta el año 2015 que tuve que dejarlo por enfermedad, siendo mi jubilación en junio de 2016.

 

¿Qué compañeros ha tenido en estos cuarenta y cuatro años?
Los que he comentado anteriormente, después Sancho Vaca Gragera, como responsable del negociado, y posteriormente me nombraron encargado del mismo. Fue entonces cuando entró en el Ayuntamiento Jaime Vila Domínguez, después estuvo Rodrigo Pérez Calero y luego, tras una oposición, llegó mi compañero Antonio Méndez Adame, que he estado con él hasta el día de mi jubilación. Hemos estado los dos más de treinta años juntos, siendo Antonio para mí un hermano más.

 

Si no hubiera estado en el Ayuntamiento ¿en qué le hubiera gustado trabajar?
En la enseñanza, pues hubiera deseado hacer la carrera de Historia, pero me quitaron la ilusión porque me decían que no tenía mucha salida laboral.

 

[Img #69073]

 

¿Qué le ha aportado su trabajo?
Todo. Ha sido mi vida durante cuarenta y cuatro años como ya dije, que los he vivido con mucha ilusión, porque me he sentido útil hacia los demás, viviéndolos con mucha entrega.

 

¿El contacto con el público le ha hecho conocer mejor a sus paisanos?
Sí. He conocido su problemática, la he vivido y he intentado ayudarles en todo lo que he podido. Hay que tener en cuenta que el negociado en el que he trabajado, que es el de Recaudación, es muy complicado, especialmente en los años de dificultad económica. He recibido mucho cariño por parte de mis paisanos. Durante mi última enfermedad he visto y sentido el afecto de ellos. Al llegar de la Casa Verde de Mérida era emocionante encontrarme con ellos. Gente de todas las condiciones sociales interesándose por mi salud y persona. Sus caras mostraban alegría; alegría de corazón, no ficticia. Han sido momentos muy emocionantes para mí. Yo sólo he cumplido con mi trabajo de funcionario, además, dedicándome a entender sus problemas. Y dentro de mis pocas posibilidades intentando resolverlos. Pero, sin duda, me han dado mil veces más de lo que yo haya podido darles sin merecerlo. Me siento muy orgulloso de haber podido compartir tantos años con ellos. Le doy gracias a Dios por el cariño y amistad que me han tenido. En definitiva, ha sido la etapa más importante de mi vida.

 

¿Casos más complicados que ha tenido que solventar en su trabajo?
Todos aquellos relacionados con los impagos, sin duda por la falta de recursos económicos de los contribuyentes.

 

Durante estos cuarenta y cuatro años habrá trabajado con varios alcaldes...
Sí, con Francisco Alarcón Thomas, Juan Carlos Molano Gragera, Luis Gragera Zamora, Luis Alarcó Carpio, Pedro Serrano Pascual, Mercedes Molina Blanco y Alfonso Pantoja Gómez. Con todos ellos he colaborado, teniendo en cuenta sus peculiaridades y formas de gobernar y llevar la alcaldía.

 

¿Cuántas horas trabajaba cuando entró en el Ayuntamiento?
De nueve a catorce horas, de lunes a sábado. Luego, con la llegada de la democracia, de ocho a quince  de lunes a viernes.

 

¿Ha existido o existe fichar al entrar a trabajar en el Ayuntamiento?
Existió durante las legislaturas de Luís Gragera y Mercedes Molina.

 

¿Ha conocido muchos cambios en el Ayuntamiento como edificio?
Dos cambios, siendo alcaldes Juan Carlos Molano y Mercedes Molina. Las dependencias municipales que yo conocí cuando llegué al Ayuntamiento no se parecen en nada a las actuales.

 

¿Algún reconocimiento tras su jubilación?
No, el ayuntamiento no me ha hecho ningún reconocimiento pero unos compañeros de trabajo me propusieron homenajearme durante una comida, a lo que les dije que se lo agradecía de corazón, pero que el mejor homenaje que podían hacerme era entregar el importe del mismo a la Infancia Misionera. No hace mucho, un numeroso grupo de amigos, sin que yo lo supiera, me dieron esa sorpresa, a los que estoy muy agradecido.

 

¿Cómo vivió su juventud?
Una etapa muy feliz, pero que muy feliz y muy divertida, que tuve la suerte de compartir con muchos amigos.

 

¿Cuál ha sido su forma más habitual de divertirse?[Img #69072]
Pues de acuerdo con los usos y costumbres de la época. Yo me he atrevido con todo. Hay que tener presente que, en mi juventud, en aquella época con muy poco nos conformábamos, y muy felices que éramos. Bastaba un tocadisco y se organizaba un guateque. Tengo que decir que siempre he sentido afición por el mundo del espectáculo.
Durante el torbellino de la vida me topé con un ser genial, Ana Hernández Rodríguez, mi alma gemela, mi compañera de farándulas, fiestas, romerías, ferias, carnavales y cualquier sábado en el que se nos cruzaban los cables y nos daban las claras del día. No había fiesta en Montijo en la que Ana y Manolo Capilla no estuvieran. También he disfrutado mucho con los viajes que he hecho. He visitado países como Portugal, Francia, Noruega, Suecia, Alemania, Austria, Italia, Mónaco, Liechtenstein, Luxemburgo, Dinamarca, Inglaterra y Escocia. De España prácticamente todas sus regiones.

 

¿En qué colectivos ha participado?
En la Organización Juvenil Española (OJE), de la que fui secretario siendo presidente Manuel Pérez Cirión. Fui Consejero Local del Movimiento electo en unas elecciones públicas. Estuve en la Adoración Nocturna, en Cáritas Parroquial, en la que participé en la comisión de Asistencia. En la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en la que fui secretario, cuando fueron hermanos mayores Manuel Fernández Gutiérrez y Juan Vaca Álvarez. En la Hermandad del Santo Entierro también fui secretario, siendo hermano mayor Rafael Gómez Rodao. En la Hermandad del Sagrado Corazón de Jesús, secretario durante más de treinta años, siendo presidentas Javiera Bueno Valdivia, María Dolores Márquez de Prado Bueno y Pilar García Moreno. En la Peña del Real Madrid, también fui secretario con Antonio Méndez Adame como presidente, y en el Círculo de Artesanos El Progreso, el casino, llevé la secretaría siendo presidente Juan María Rodríguez García.

 

Háblenos de la OJE...
La OJE fue un punto de encuentro de los jóvenes de los años sesenta-setenta y donde encontré a mis primeros buenos amigos. El Hogar Juvenil, entonces en la planta baja de la desaparecida Plaza de Abastos, hoy Teatro Municipal, era donde se desarrollaban la mayoría de las actividades. Había juegos de mesa y teníamos una biblioteca. Se realizaban campeonatos con motivo de la semana dedicada al patrón, San Fernando. En la OJE nació el Festival de la Canción Juvenil y los Juegos Florales de la Poesía, que tuvieron una gran repercusión incluso a nivel nacional. Fueron mantenedores Manuel Pacheco, Ángel Valadés y Moisés Cayetano Rosado. Creamos el coro “Idearium” con miembros de la OJE y de la OJEF, con el que cantábamos en misa. Se organizaban marchas al aire libre junto a otras actividades como audiciones musicales, teatro leído, recitales de poesía y misiones culturales. Todo ello junto con el periódico “Rebelde”. Sin lugar a dudas una de las actividades más importantes entonces de la OJE era la organización de la Cabalgata de Reyes que, con muy pocos medios y gracias a la colaboración de los comercios, se lograba el montaje de unas carrozas preciosas, en la que participaban todos los afiliados. Por la noche íbamos a entregar juguetes a niños de familias desfavorecidas que nos habían dado almacenes de Mérida y Badajoz, junto con las casas comerciales de Montijo.

 

¿Es muy creyente?
Pues sí. Soy un cristiano convencido. Lo que soy, lo que tengo, sólo y únicamente me ha venido de Dios. Soy un católico practicante. En los momentos difíciles de mi vida, que han sido muchos, tuve que enfrentarme en el año 1980 con 27 años a un cáncer de colon. En abril de ese año sufrí una operación en la que me practicaron una colostomía. En 2005 al realizarme una colonoscopia me perforaron el intestino y estuve a las puertas de la muerte. El 10 de febrero de 2015 sufrí otra operación de hernia inguinal que se complicó con la anestesia y quedé en coma durante seis días. Tres situaciones muy graves en el que estuve en las puertas de la muerte. En todas ellas me encomendé a Jesús de Medinaceli y a la Virgen María, pidiéndoles salud, antes que nada, pero sí su designio era otro que me llevaran junto a ellos, pero con aceptación, sin desesperarme. He visto en dos ocasiones ese túnel que se comenta, es cierto, era blanco y llegué a una estancia inmensa, clara y bonita, no quería volver, me sentía feliz, pero no había llegado mi hora. También estuve en otro muy oscuro, tenebroso y con unos miedos terroríficos. Estoy convencido de que Dios me enseñó los dos caminos.

 

¿Cuál es su relación con la Iglesia?
Fluída, cumpliendo con los preceptos que manda a un católico.

 

¿Cómo colabora?
He colaborado como dije anteriormente en la Comisión de Asistencia de Cáritas, en la que vi la cara de la pobreza, de la necesidad, de la falta de recursos de todo tipo. Carencias de afecto familiar, abandono de ancianos a los que asistí junto con mi amiga María Martínez Molano. En algunos casos sufrimos contagio de insectos, debido a las condiciones de higiene en las que vivían estas personas. Pero esto sólo se puede hacer por amor a Dios.
También colaboro con la comunidad de religiosas clarisas franciscanas, que tanto bien nos hacen con sus oraciones y a quienes les estoy eternamente agradecido.

 


¿Cuándo y por qué se jubila?
Debido a mi última enfermedad que sucedió en febrero de 2015, siendo efectiva la jubilación en junio de 2016. Doy gracias a la dirección de Crónicas de un Pueblo por darme la oportunidad de mostrar, una vez más, mi cariño, mi agradecimiento incondicional a todos mis paisanos, que sin merecerlo me han hecho muy feliz. Si en algo he faltado, humildemente pido perdón. También quiero agradecer al equipo de profesionales de la Casa Verde de Mérida a quiénes tanto le debo. Mi cariñoso agradecimiento a doña Ángela María Rayego Sánchez, terapeuta ocupacional del servicio público de rehabilitación neurocognitiva, por su entrega, profesionalidad, paciencia y cariño que tiene conmigo. Doy gracias a Dios por mi familia, amigos y la comunidad de clarisas que han estado junto a mí en los momentos más difíciles de mi vida.

 

Por último, ¿de dónde viene lo de Capilla?
Es el primer apellido de mi bisabuela, Casilda Capilla Acevedo, por consiguiente, el segundo de mi abuelo, pero al ser todos los hermanos mujeres y solteras, y al ser mi abuelo único hijo y varón, Manuel Alonso Capilla, comenzaron a llamarle el niño de las Capillas. Así que, por lo tanto, desde entonces mi padre y nosotros en cuatro generaciones somos todos Capilla y nos sentimos muy orgullosos de ellos.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.