Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Última actualización 17:38
Martes, 4 abril 2017

La casa abandonada

Marcar como favorita

[Img #69066]

 

Queríamos empezar este artículo de opinión hablando de la “dichosa casa” de la Puerta de la Villa. Pero he reflexionado sobre el particular y la realidad es que de “dichosa”, no ha tenido ni va a tener nada, más bien de todo lo contrario. Hubiera sido dichosa si después de ser “catalogada” como lo fue en su día, se hubiera recuperado para el disfrute de sus propietarios y de toda la ciudadanía. Pero se ve que el destino no ha querido que así sea y al final está terminando sus días como solar abandonado del que nadie se ha vuelto a preocupar.  

 

Y sinceramente, a los emeritenses si nos preocupa la situación de dejadez que sufre la finca, pero aquí nadie dice nada. Un solar mal tapiado y con el cableado colgado en expectativa da una imagen de desolación y ruina que el centro  de  Mérida no se merece.


 
Su ubicación es un sitio de privilegio, y aunque haya cosas que se puedan pasar por alto, una casa que estaba catalogada, no puede ser abandonada a su suerte  en  una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad como Mérida.


 
Es verdad que la eliminación de esa vivienda irrecuperable del siglo XIX, era un obstáculo y una rémora, para dar a la plaza de la Puerta de la Villa, la amplitud, la profundidad y el desahogo que una puerta principal de nuestra ciudad necesita.  


 
Siempre hemos pensado que esa casa se podría haber restaurado y haberla recuperado de su fin último, pero para ello se ve que hizo falta voluntad de alguien. Y cuando eso falta, ya no queda nada. Hoy para nuestro deleite y diversión, solo queda el solar de lo que pudo haber sido y no fue con puestos de  prensa diaria,  de  castañas asadas, caballitos  y las almendras garrapiñadas.


 
Así es como los emeritenses, esperamos que la “desdichada casa de la Puerta de la Villa”, sea para todos como un sueño imaginario y cuanto antes  podamos disfrutar de ese espacio libre, que buena falta nos está haciendo. Naturalmente,  después de haber cumplido con sus propietarios conforme a la Ley.  

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.