Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Última actualización 17:37
Martes, 4 abril 2017

Relanzar el empleo estable y de calidad

Tras lograr contener la sangría del paro y generar nuevos puestos de trabajo, ahora la economía española quiere impulsar su tercer gran objetivo: un empleo estable y de calidad.

 


Si echamos un vistazo a las estadísticas, nos indican con claridad que hoy hay más de un cinco por ciento de contratos indefinidos más que con el Gobierno anterior y los contratos indefinidos lleven 35 meses consecutivos creciendo a una media del 15%. Además las conversiones de contratos temporales a indefinidos son un 47% superiores a 2011.

 


España crece al 3,2 por ciento y su empleo al 3,24%, por eso es el momento de más empleo, y empleo más estable y de más calidad superando la antigua rigidez del mercado laboral que condujo a los tres millones y medio de parados de los años de la crisis.  Una vez más ha quedado certificado que la rigidez suele dar lugar a la pérdida de oportunidades, de competitividad y crecimiento, y esto es exactamente lo que ocurrió hasta diciembre de 2011 en el mercado laboral español.

 


El diagnóstico no dejaba lugar a dudas: el empleo se desplomó porque la oferta se redujo drásticamente debido a que quienes generaban esa oferta se encontraron con que no tenían ninguna alternativa al despido, y la falta de flexibilidad junto a otros factores produjo una destrucción masiva del empleo. Recordemos que en aquellos años el panorama era una pesadilla: el paro aumentó en cuatro años 15 puntos de tasa, y más de tres millones y medio de españoles y sus familias perdieron su trabajo.

 


El gobierno de Zapatero enterró la cabeza bajo tierra esperando que otros le resolvieran situación recortando además prestaciones, derechos, congelando pensiones y reconociendo que no podían hacer frente  a esta situación. Resultado por todos conocido: aumentaron tanto la pobreza como la desigualdad y se puso en riesgo el estado del bienestar.

 


Mientras otros obsequiaron a la sociedad española con 3,5 millones de parados, el Gobierno del PP se ha propuesto recuperar el cien por cien de lo perdido habiendo restituido hasta hoy la mitad de esos más de tres millones de puestos de trabajo perdidos.

 


El de la recuperación es un viaje en tres etapas que se inició en 2011 y en el que tras una fase inicial - en la que se logró frenar la destrucción de empleo para después en un segundo paso crear empleo a un ritmo sostenido- ahora en nuestro país tenemos la oportunidad de la consolidar y afianzar plenamente la recuperación hacia la que avanzamos con una hoja de ruta en la que el relanzamiento del empleo estable y de calidad guían la acción de gobierno.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.