Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Teodoro Gracia Jiménez
Última actualización 14:31
Martes, 4 abril 2017

La mala suerte no se busca, te llega

Marcar como favorita

A lo largo de la vida te das cuenta que hay muchas personas que nacen con la “mala suerte” encima. Personas que, hagan lo que hagan, todo se les vuelve negativo, la mala suerte los golpea y terminan fracasando en cualquier proyecto que inicien. Y es que la mala suerte está innata en esa persona a pesar de que te intenten hacer creer que  solo depende de ti, que te la creas tu mismo. No estoy yo muy de acuerdo con esta reflexión ni con los miles de consejos que continuamente se dan para que dejes de obsesionarte con pensamientos negativos que te lleven a esta situación.
Es posible que existan muchos casos de personas que ellos mismo entren en una espiral de negatividad, no lo dudo, pero hay otras personas que, a pesar de su positividad,  lo negativo llega a sus vidas sin que puedan evitarlo. No lo buscan, no lo aceptan pensando que la vida va contra ellos, que todo forma parte de un destino ¡ni muchísimo menos!, simplemente se remiten a la realidad, a una realidad que les llega durísima para que no levanten cabeza. Emana, dentro de ellos, una fuerza de negatividad tan grande que, aunque intentes luchar contra ella, terminará salpicándole.
Más de una vez hemos escuchado que no sabemos aprovechar los buenos momentos, que dejamos pasar las magnificas oportunidades que se nos presentan y no es cierto.  Cualquier persona recibe encantado un soplo de buena suerte, un momento entrañable o una buena noticia, esto es fácil de asimilar y por desgracia no tan frecuente como nos gustaría pero la espirar de desesperación y negatividad también llega a nuestras vidas, sin que se pueda evitar y por desgracia, a unos más que a otros.
Yo, con este artículo, me estoy centrando en esa minoría de personas que todos conocemos, siempre hay alguno en nuestro entorno, que la vida los está tratando muy duramente. Personas que a pesar de iniciar grandes proyectos, de soñar con nuevos cambios o aceptar consejos para que pasen a un estado de ilusión y felicidad, nunca llegan a atraer esta buena suerte porque enseguida los abofetea la realidad con el paro, la enfermedad y las continuas miserias que los rodean.
No quiero que vean en mis palabras un artículo negativo sino un artículo real, un artículo que quiere reflejar la continua mala suerte que están sufriendo algunas personas y cuya solución no es precisamente que les aconsejemos que se aferren a una vida construida de momentos maravillosos, sencillamente porque no le llegan por ningún lado. Da la sensación que han nacido marcados para no ser felices y es una pena que a algunos se les acumule la mala suerte sin buscarlo y sin embargo, otras disfrutan de buena suerte, durante toda su vida, sin merecerlo.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.