Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Extremadura
Última actualización 11:09
Jueves, 2 febrero 2017

La Policía Nacional pone en marcha una campaña para evitar que los ciudadanos caigan en la estafa del "secuestro virtual"

La actuación de un negociador de la Policía Nacional ha permitido detener en Chile al cobrador del rescate de un “secuestro virtual” perpetrado en España. Pretendían extorsionar a un hombre de Zaragoza al que exigían 10.000€ haciéndole creer que su hijo estaba secuestrado.

[Img #67174]
 

 

El número de llamadas registradas en España que intentan hacer creer a las víctimas que tienen a un familiar secuestrado se han multiplicado por 10 en el último año. Por ello, la Policía Nacional arranca una acción de comunicación a través de las redes sociales y en las distintas charlas y encuentros que los delegados de Participación Ciudadana realizan en centros educativos y asociaciones vecinales, de mayores o comerciantes.

 

La Policía Nacional intensificará desde hoy los mensajes a través de sus perfiles en Twitter y Facebook con unas sencillas pautas para conocer cómo actúan estas redes criminales y cómo evitar caer en su extorsión. Además, en su web www.policia.es o en www.youtube.com/policia  podrá descargarse un vídeo sobre esta modalidad delictiva y un tríptico con estas mismas pautas de actuación.

 

¿Qué es un “secuestro virtual”?

 

El denominado “secuestro virtual” es un intento de estafa a través de una llamada telefónica en la que se intenta hacer creer a la víctima que algún familiar suyo está secuestrado para exigirle dinero por su liberación. El número de teléfono de la víctima es elegido por casualidad. Ese mismo día los falsos secuestradores pueden realizar decenas o centenas de llamadas. La Policía Nacional quiere concienciar al ciudadano de que no está ante un secuestro real, sino ante un intento de extorsión telefónica que se caracteriza por:

 

Son llamadas inesperadas provenientes de números ocultos o con el prefijo 0056

Intentan provocar angustia y bloqueo emocional, por lo que son muy agresivas y directas, llegan a poner al teléfono a terceras personas que imitan gritos y lloros de las supuestas víctimas

Los falsos secuestradores tratan de prolongar al máximo la llamada para evitar ninguna reacción de la víctima

Exigen dinero rápido a través de empresas de envío de dinero

 

Casi 1000 llamadas detectadas en 2016

 

Desde el surgimiento de los llamados “secuestros virtuales” en 2015, la Policía Nacional ha trabajado junto a la policía chilena, país de origen de estas llamadas, en el esclarecimiento de estos delitos. La Policía española desplazó a Chile a dos integrantes de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General de Policía Judicial que, junto a la Policía de Investigación Chilena (PDI), han esclarecido el origen de las llamadas, identificado voces  y  han detenido a  los cobradores de los pagos.

 

En el año 2015, la Policía Nacional registró que más de 200 personas recibieron en España estas llamadas fingiendo el secuestro de un familiar. Estas extorsiones telefónicas permitieron a los autores cobrar en un 6,7% de los casos un rescate, sumando la cantidad total de 10.150€. En 2016, la cantidad de víctimas aumentó considerablemente hasta 969 personas y se efectuaron pagos en un 4,3% de los casos, aunque ascendieron a más de 41.000€.  En lo que va de año se han registrado ya 231 llamadas, habiéndose realizado el pago en ocho ocasiones con unos 12.000 euros estafados.

 

#NOesREAL, cómo evitar ser víctima

 

Todas las unidades de Policía están avisadas para reaccionar en cuanto se denuncie un “secuestro virtual”. Existen unas pautas de prevención básicas que pueden evitar que los ciudadanos se conviertan en víctimas de este tipo de extorsiones:

 

No descuelgue llamadas que no espera con prefijo 0056 o +56 o con número oculto

Desconfíe si le dicen que han secuestrado a un familiar, incluso si se pone otra persona o se escuchan voces de fondo: no son su familiar

Mantenga la calma ante la presión ejercida por el falso secuestrador, que usará violencia verbal de cualquier tipo

Compruebe la información que le están aportando los falsos secuestradores

No realice ningún pago, le exigirán un pago rápido para no dar tiempo de localizar al familiar, no envíe ningún dinero

No facilite datos personales y tampoco los publique en redes sociales

Avise a la Policía Nacional (091) e intente localizar al supuesto secuestrado por otra línea, así como grabar la llamada maliciosa

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.