Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María moreno Vaquera
Última actualización 13:00
Martes, 10 enero 2017

María Barrena Gómez, Presidenta de la Asociación Amas de Casa Las Candelas

Hija de la guerra sólo recuerda, vagamente, las privaciones y las tristezas de la post guerra civil porque se queda con lo mejor de su infancia, los juegos con sus amigas en las Eras.
Su vida transcurre marcada por las muertes de sus seres próximos más queridos, primero su madre y después su marido. Enviuda muy joven y se entrega a sus siete hijos, que la adoran.
Lleva 21 años como presidenta de las Amas de Casa y es toda una institución en el pueblo, donde no hay actividad en la que no participe con su locuacidad y simpatía.
Así se espera al próximo “Festival de variedades” del verano para poder lucirse como “artista, cantante o presentadora”.
María nació cuando estalló la Guerra Civil en España, en el año 1936. El 18 de julio fue el día del alzamiento nacional y ella nació el día 3. “Mi padre decía que nací en la revolución y que por eso era tan revuelta”, recuerda con nostalgia.
María nació en la estación de Aljucén porque su padre, Manuel Barrena Gómez, era el Jefe de dicha estación de RENFE. Trabajo al que se dedicó durante cuarenta años. También llegó a inspector, por lo que tuvo otros destinos. Su madre, Eugenia Gómez Collado, era natural de Esparragalejo y se dedicaba a, lo que antes se denominaba, Sus Labores (SL)

[Img #66581]

 

Su madre murió muy joven...
Sí, mi madre murió con 41 años, dejándonos a mi hermano con14 años y a mí, cuando  sólo tenía 9 años. Mi hermano también llegó a ser, como nuestro padre, Jefe de Estación porque hizo el Servicio Militar por la Renfe, después se casó en Malpartida de Plasencia y murió allí con 71 años.

 

¿Dónde transcurre su niñez?
Al morir mi madre me vine con unos tíos a vivir a Esparragalejo aunque mi padre venía a verme con frecuencia o yo iba a verlos, a él y a mi hermano, en los distintos destinos que tenía, entre otros, Madrid.

 

¿Cómo vivió su infancia?
Mi infancia la recuerdo...  bien. Con las amiguitas jugando en las Eras porque no había otra distracción. Nos juntábamos para jugar porque no había luz ni agua y mucho menos existía la televisión. Una infancia de mucho jugar en la calle. Así que, puedo decir que soy toda una experta en el diabolo, uno de los juegos que más  practicábamos, junto con la comba o los botones.
Aunque mi infancia no fue un camino de rosas porque echaba de menos a mi madre pero, en general, era una vida tranquila y feliz. A pesar de ser una etapa de escasez general en toda España y triste por la cercana guerra, recuerdo que escaseaba hasta el pan.

 

¿Dónde estudió?
En Mérida, en el colegio de las Josefinas durante pocos años y luego en Esparragalejo, hasta terminar los estudios Primarios, lo que era habitual en aquellos años.

 

¿Algún recuerdo en especial?
Sí, vivir el luto. En aquella época la cultura del luto era muy fuerte y la cumplían niños y mayores. Así que, estuve cuatro años de luto sin poder salir de casa,... imagínate. La viví de forma traumática. Para una niña estar vestidita toda de negro, ataviada siempre con un vestido, una chaquetita y unos calcetines negros y sin poder salir,...fue muy triste. Antes los lutos eran así. ¡Hasta me casé de negro¡.

Cuéntenos, primero su noviazgo. ¿Cómo conoció a su marido?
Aquí, en el pueblo. Éramos vecinos, nuestra terraza daba con el corralón de mis futuros suegros.

 

¿Cómo la pretendió?
Yo era mucho más joven. Yo tenía 17 años y él 28 años pero estaba siempre detrás de mí . Cuando paseaba “me echaba el alto” y me decía: ven que te voy a decir una cosa. Yo no le hacía caso y le decía que era muy mayor para mí.
Pero era muy buena persona, un encanto.

 

¿Y cómo fue su petición de mano?
Mi suegra y mi cuñado fueron a la pedida hasta mi casa. Fueron vestidos de negro. Mi suegra, con un manto largo negro de luto porque su marido había muerto seis meses antes. Y dijeron que no querían una gran celebración de boda, así que se acordó que no habría jolgorio.
Me regalaron una pulsera con brillantes de gran valor, muy bonita. Yo le hice otro regalito, un solitario de oro.

 

[Img #66583]

 

¿Cómo fue la celebración de su boda?
Pues como dije, también vestidita de negro y se celebró en la intimidad, con muy pocos invitados en casa. !Qué tristeza¡. Tenía 21 años cuando me casé. Me llevaba unos 12 años.

 

¿Y el viaje de novios?
Como era agricultor y ganadero nos fuimos de viaje de novios a su cortijo. Allí, a ver el campo y el ganado.

 

¿Quién fue su marido?
Se llamaba Bernardino Carroza Casablanca, un hombre muy bueno al que todo el pueblo quería.

 

¿Cuánto hijos tuvo?
Tuvimos siete hijos: Aurelia, Manuel, Bernardino, Eugenia María, Daniel Modesto, Juan de Dios y María Teresa y 12 nietos.

 

¿Murió joven su marido?
Sí, se murió con 59 años, cuando yo tenía 47. Había tenido un infarto del que se recuperó bien pero, finalmente y tras 3 meses de estar en el Hospital, murió de cáncer.


María, es una mujer muy asociativa y colaboradora con la sociedad de su pueblo...
Siempre he colaborado y participado activamente. Al principio fui catequista, pero eso era cuando muy joven. Y luego me eligieron presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer y  también soy miembro de Cáritas.

 

¿Cuál es su labor en Cáritas Parroquial?
La que nos encomiendan porque está presidida por el sacerdote, Don Oscar y estamos coordinadas por María José Frontela. La misión más habitual es repartir a los más necesitados, visitar a los enfermos o llevarlos al médico si no tienen quien se ocupe de ellos.

 

¿Y en la AECC?
Generalmente, intentar ayudar a algún enfermo que nos necesite. Antes de que entraran por la Seguridad Social las prótesis o las sillas de rueda hemos hecho festivales para ayudar a comprarlas. También hacemos las cuestaciones anuales que enviamos a Doña Rosa, la presidenta regional.

También es la presidenta de la Asociación de Mujeres de Esparragalejo, ¿cómo se denomina?
Pues se llama, Asociación Cultural Amas de Casa Las Candelas. Al principio entró una chica de presidenta y estuvo unos dos meses. Después entré yo como presidenta y así, durante 21años.

 

¿Quiénes componen la Junta Directiva?
Pues, Ángela Parra, Ángela Fernández, Lola Pulido. Como secretaria está María Dolores Antúnez. También están Juana Antúnez, Lola Crespo y Cele Guerrero  

 

¿Qué actividades realizan?
Tenemos reuniones periódicas y desde un principio se apuntaron muchas mujeres a la asociación. Tenemos muchas atenciones con las asociadas.
Colaboramos con los niños y profesores en el colegio y en todo cuanto se nos pida.También hemos recaudado para Ruanda, trescientas mil pesetas, para la Riada de Badajoz, quinientas mil pesetas...

 

¿Cuál es la actividad más importante?
Pues en honor a nuestro nombre, “Las Candelas”, la que celebramos el día 2 de febrero. Hacemos una fiesta muy divertida. Se trata de una convivencia en el campo, en las proximidades de la Ermita  donde cada una lleva un plato de comida, que se pone para compartir entre todos los asistentes.
Pero la que se celebra en verano es muy esperada por todos. Se trata del “Festival de variedades”. En esta fiesta colabora el ayuntamiento, que antes y ahora, siempre nos han ayudado mucho.
En la Plaza de la Libertad se coloca un escenario y allí representamos una obra de teatro. Cantamos, bailamos e interpretamos como auténticas artistas la obra elegida, que es muy aplaudida por el público.

 

¿Mantienen contacto con otras asociaciones de la comarca?
Sí, éramos 18 pueblos y nos juntamos todos. Primero, en la Garrovilla y después en Esparragalejo. Nos juntamos más de ochocientas mujeres y celebramos un banquete y un baile. Fue todo un éxito. Vendimos dulces en el mercadillo y sacamos más de trescientas mil pesetas para recaudar fondos y le dimos un obsequio a cada asistente.

 

[Img #66582]

 

¿Qué otras actividades tienen programadas próximamente?
Pues tenemos programada para el 7 de octubre la comida de convivencia anual. Se trata de una cena en que la participan las mujeres y pueden asistir sus parejas o maridos. Pero lamentablemente tenemos que aplazarla porque ha sucedido un desdichado accidente. El hijo de una de nuestras colaboradoras acaba de sufrir un accidente. Hace tan solo unas horas, nos han comunicado el fallecimiento, al parecer, motivada por una explosión en una planta de Ferrovial, donde trabajaba en Omán, cerca de Dubai. Han llamado de recursos humanos a su único hijo para darle la noticia. Toda una tragedia,.. . Estamos todos muy consternados porque era una persona muy allegada a nosotros.

 

¿Cuándo celebran las romerías de Esparragalejo?
El primer domingo de mayo y la  fiesta de la Virgen de la Salud, según caiga la Semana Santa porque es el fin de semana después del Domingo de Resurrección. La Virgen va en una carroza en procesión y un año le canta el Coro Rociero y otro año nosotras, con el Coro Floklórico extremeño. Se celebra una misa extremeña y nos vestimos con nuestros trajes típicos de Extremadura y de Esparragalejo.

Dicen que su “jato”, durante las romería es de los más concurridos...
Qué se yo, será porque allí recibimos a todo el mundo. Ponemos debajo de una encina la mesa con todo tipo de comidas caseras.

 

Díganos una receta típica de Esparragalejo...
Pues las perrunillas pero sobre todo, me gustan las Roscas de Baños de Montemayor. Mis abuelos iban a tomar los baños y trajeron de allí la receta que hemos divulgado por aquí.
De una docena de huevos se cogen cuatro claras dentro y cuatro fuera. Se añaden 400gr. de azúcar, 1 cuchara de café de anís molido, 1 copa de anís dulce, 1 paquete de levadurina, ½ l. de aceite de oliva y la harina que admita y se hace una masa blandita para darle forma de roscas .Se pone un día en una bandeja para que seque y se fríen en aceite de girasol. Después se le da con el blanquete: merengue que hemos hecho con las ocho claras batidas a punto de merengue.

 

Dicen que monta muy bien a caballo...
Montaba bien porque mi pareja me enseñó a montar y usaba toda la equipación adecuada. Curro Ortega, que así se llamaba y con quien estuve durante 27 años, era de Bienvenida y tenía caballos a los que preparaba para montar y seguir los pasos para bailar sevillanas. Yo, las sevillanas no las bailo muy bien pero me defiendo.

 

¿Continúa sentándose por las noches en la acera?
Sí, aquí continuamos con la tradición y todas las noches de verano nos sentamos a charlar en mi puerta y nos juntamos familia y amigos.

 

Ya ha cumplido los ochenta ¿cómo lo celebró?
De una manera muy entrañable. Mi familia me preparó una fiesta y me pasaron un video con las fotos más importantes de mi vida en la que estaban ellos y mis nietos. También me cantó el coro rociero “Jarales”  Fue muy bonito.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.