Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización Miércoles, 7 septiembre 2016 12:52
Viernes, 5 agosto 2016

José Antonio Teodoro Leva, Bibliotecario y artista

Forma parte de la primera promoción de la Facultad de Biblioteconomía y Documentación en Badajoz en el año 2003, con un título que le faculta para conseguir la plaza de bibliotecario en Montijo. Aquí comienza su vida como artista, cantando con la Agrupación Cultural Agla y haciendo su debut en el teatro con el grupo Arte-Facto de Puebla de la Calzada. En concursos de monólogos ha obtenido varios premios, sobre todo hace unos años, cuando estos se pusieron de moda y estuvo nominado, como mejor actor, en el Certamen de Arroyo de la Luz.
Con los Cuenta-Cuentos complementa su trabajo en la Biblioteca Municipal.

[Img #62288]Sus orígenes...
Mi padre se llama Manolo y es administrativo jubilado, antiguo trabajador del sindicato y de la Cámara Agraria de Oliva de la Frontera, pueblo en el que nació. Mi madre, Blasi, nació en Marruecos porque allí estaba destinado mi abuelo como militar, aunque a los 14-15 años volvió a Extremadura. Fue peluquera hasta que nació mi hermana mayor. Las cosas antes se hacían así. En casa somos dos hermanos y yo soy el pequeño.

 

¿Sus primeros colegios?
Cursé la EGB en Oliva, en el C.P. Maestro Pedro Vera. Guardo un buen recuerdo de aquella época. Pasé a estudiar BUP en Jerez de los Caballeros, puesto que en Oliva no había instituto por entonces. En el curso siguiente, se habilitó un instituto de bachillerato en nuestro pueblo, pequeño pero muy familiar.

 

¿Sus recuerdos infantiles?
Como todos los niños de por entonces, solíamos jugar mucho en la calle. Es la ventaja de vivir también en un pueblo pequeño, donde había menos coches y menos peligro. Pasábamos horas jugando al fútbol, a los bolindres (canicas) o a la lata. En invierno, si hacía mucho frío, o cuando estaba lloviendo, me encantaba jugar con los clicks de playmobil. Podía pasar horas y horas con estos muñequitos.

 

¿Sus estudios universitarios?
Estudié en la Facultad de Biblioteconomía y Documentación en Badajoz. Formamos parte de la primera promoción, así que todo era nuevo. Profesores, edificio, planes de estudios... Así que fuimos un poco los conejillos de indias.

 

Es artista y polifacético ¿qué palos domina?
Bueno, como se suele decir, uno es “aprendiz de todo y maestro de nada”. Cuando llegué a Montijo prácticamente no había hecho de nada y desde entonces hago teatro, canto con Agla y, a menudo, normalmente por motivos de trabajo, ejerzo como cuentacuentos.

 

¿En cuál se encuentra más cómodo?
El teatro es especial. Cuando te subes a las tablas y comienzas a interpretar, te adentras en tu propio mundo. Cuando terminas y escuchas los aplausos del público sientes una enorme satisfacción.

 

[Img #62290]

 

¿Qué tiene en común el mundo de la interpretación con las bibliotecas?
Son dos mundos que se mueven en torno a la cultura, siendo la literatura la columna que los vertebra a ambos. Además, en el trabajo con los niños es importante perder el miedo a hablar delante de ellos y, en este sentido, creo que la interpretación ayuda en gran medida cuando nos hacen alguna visita a la biblioteca y les narro algún cuento.

 

¿Cuándo se sube por primera vez a un escenario?
Con 18 años, cuando estudiaba COU varios alumnos del instituto preparamos la obra “Los ladrones somos gente honrada” de Jardiel Poncela. Esa fue mi primera vez interpretando a uno de los ladrones. Posteriormente, cuando llegué a Montijo debuté en el año 2003, en San Vicente de Alcántara.

 

¿En cuántas obras de teatro ha participado?
En ocho obras, como actor. En ellas he sido un ladrón que se enamora de la dueña de la casa donde entra a robar, un niño adicto a los videojuegos que termina hablando con los personajes de los cuentos, un travesti en pleno golpe de estado o un joven que busca donde enterrar a su padre. La novena, está cociéndose en el horno y, si no hay nada que lo impida, la estrenaremos el 15 de octubre en el Festival de Teatro de Puebla de la Calzada.

 

¿Cómo ensaya?
En casa repasando mentalmente varias veces hasta que te aprendes el papel y recordando los movimientos que tengas que hacer. No soy capaz de ensayar en casa porque me da vergüenza hacerlo cuando hay poca gente.

 

¿Forma parte de alguna compañía?
Desde el año 2003 estoy con el grupo de teatro Arte-Facto de Puebla de la Calzada. Y en 2013 comencé también en la Agrupación Cultural Agla de Montijo. A veces es difícil compatibilizar horarios de ensayos y días de actuaciones con ambos, pero vamos intentando salvar estos pequeños inconvenientes.

 

¿Cómo le va en el mundillo artístico?
Genial. Aparte de disfrutar haciendo algunas de las cosas que más me gustan, tanto el teatro como el folklore me han servido para visitar numerosos lugares y conocer a un montón de amigos, que es lo mejor que te ofrece todo este mundo.

 

¿Cómo compagina la vida de actor con la Biblioteca Pública Municipal “Nuestra Señora de Barbaño”?
Los horarios son compatibles, al menos, para las actuaciones. A la hora de los ensayos sí que es cierto que hay que quitar horas de descanso y de estar con la familia... y para estudiar, robarle horas al sueño.

 

¿Al ser pública el bibliotecario tiene que ser funcionario?
La plaza tenía que ser cubierta mediante concurso-oposición. En cada caso el ayuntamiento decide
[Img #62289]la relación laboral que mantiene con el trabajador a través del convenio. En Montijo sí que es una plaza de funcionario.

 

¿Quiénes trabajan aquí?
Julia, que ejerce como auxiliar, y yo. En verano, otra persona abre por las tardes y contamos con el apoyo de alumnos de prácticas y el personal del teatro, que nos ayuda en ciertas ocasiones.

 

¿Cómo funciona la biblioteca?
La principal característica que debe de cumplir es que sea gratuita y abierta a todos los públicos. Partiendo de estas dos premisas, tenemos que amoldar nuestra biblioteca a lo que nuestros usuarios demanden. Además, hay que estar al día en los cambios que se están produciendo en las nuevas tecnologías para no quedarnos obsoletos.

 

Tipos de usuarios...
Es muy variopinto. Desde niños, que vienen incluso antes de comenzar el colegio y que tienen su apartado de libros dedicados a ellos, hasta personas de la tercera edad que vienen a diario a leer la prensa. Desde los estudiantes que utilizan fundamentalmente la sala de lectura hasta el ama de casa, que viene semanalmente a llevarse varios libros en préstamo.

 

¿Actividades complementarias más destacadas?
El Club de Lectura, desde el año 2004 para los adultos y la Bebeteca, para los bebés, desde 2007. Puntualmente, Cuentacuentos, presentaciones de libros, visitas guiadas por la biblioteca, encuentros con autores, exposiciones. En ocasiones estas actividades se encuadran dentro de alguno de los planes de fomento de la lectura de la Diputación de Badajoz, como ocurre con “Un libro es un amigo”, el plan que coordina el Centro de Desarrollo Sociocutural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, con quienes siempre es un placer trabajar.

 

¿Está arraigado su uso en la población?
 La biblioteca es un servicio municipal que se da a conocer ya a los más pequeños. Desde las guarderías y centros de educación infantil ya se realizan visitas para que los bebés y sus padres conozcan la biblioteca. Tratamos de que sea uno de los pilares fundamentales en la educación y cultura de todos los vecinos de Montijo.

 

¿Qué se puede encontrar allí?
Pues, pese a que su propio nombre nos presenta la biblioteca como una “caja de libros”, realmente lo que nosotros pretendemos es salir de esa acepción y hacer de la biblioteca un punto de encuentro para todos nuestros usuarios. Por ello, hay que ir adaptándose a los nuevos tiempos y a las nuevas corrientes que surgen. Es fundamental contar con una red WiFi que permita el acceso a Internet, así como con algunos ordenadores. Y desde hace algo más de un año,  también se oferta el préstamo de libros electrónicos desde la plataforma online de Nubeteca, un servicio de la Diputación Provincial de Badajoz que pretende crear una plataforma online única para el préstamo tanto físico como digital.
Además, debemos disponer de un lugar amplio y cómodo donde poder leer y/o estudiar relajadamente y donde los estudiantes puedan realizar sus tareas diarias del colegio y del instituto.

 

¿Alguna carencia?
Como cualquier servicio, todo es susceptible de mejorar. Me gustaría poder contar con una buena colección multimedia, aunque es un tema muy complejo debido al elevado coste de la misma. También echo en falta un salón de actos adecuado donde poder desarrollar algunas actividades como las presentaciones de libros o los cuentacuentos con mayor comodidad.

 

Cuentan con nuevas instalaciones...
Desde marzo del año pasado estamos ubicados en el edificio que anteriormente era el Centro de Salud. Un lugar igualmente céntrico y espacioso, al que paulatinamente hemos tenido que irnos acostumbrando todos, tanto personal como usuarios de la biblioteca.

 

¿Qué se ha ganado?
Fundamentalmente en espacio, amplitud y, sobre todo, luminosidad.

 

¿Recuerda las distintas ubicaciones que ha tenido la biblioteca?
Llevo en Montijo quince años y, cuando llegué, la biblioteca ya estaba en el Centro Cultural “El Atrio” (ahora Centro Cultural “Ana González Zoydo). Sí me han hablado mucho de cuando estaba en la Casa del Navegante o de la ubicación original bajo la plaza de abastos, donde hoy queda el teatro.

 

¿Cuántos usuarios tiene?
La biblioteca suele registrar un alto grado de visitas, aunque el número de usuarios depende, en gran medida de la época del año y viene condicionado por las épocas de clases y exámenes. El pasado año se superaron las 25.000 visitas.Ccontamos con más de 1.400 socios que comenzaron a hacerse el nuevo carnet al trasladarnos de edificio.

 

¿El silencio sigue siendo una máxima?
Por supuesto, se sigue tratando de que en la biblioteca siga habiendo un ambiente agradable y propicio para todos los usuarios. Sin embargo, no se trata de una biblioteca destinada únicamente para el estudio, sino que, como ya he comentado anteriormente, la biblioteca debe dar cabido al mayor número de usuarios posibles, por lo que en ocasiones se pueden realizar actividades que alteren el funcionamiento habitual de la biblioteca.

 

¿Se siguen prestando libros con la misma asiduidad que en años pasados?
El servicio de préstamo es uno de los más utilizados en la biblioteca. Hubo un momento en el que, debido a la crisis, el número de préstamos aumentó visiblemente. Ahora, con la aparición de los dispositivos de lectura digitales hubo también un pequeño descenso, aunque el libro en papel se sigue demandando por encima del formato electrónico. De cualquier forma, la biblioteca pretendemos actualizarla para el préstamo digital, ya que hay que estar preparados para ello.

 

La informática, ¿cómo ha afectado?
Como en cualquier ente, adaptándose a las nuevas tecnologías. Cuando se produjo el boom de Internet y las líneas ADSL se hizo necesario disponer de ordenadores para el público. Actualmente, con la proliferación de las tablets y los smartphones, el WiFi sigue siendo uno de los servicios más demandados.
De manera interna, los programas de gestión bibliotecaria se han ido adaptando a las necesidades del servicio. Estamos inmersos en la informatización a través de la plataforma Nubeteca y, en breve, todos nuestros servicios estarán plenamente informatizados.
Destacar el empleo de las redes sociales, fundamentales para dar a conocer nuestras actividades y mantener contacto con nuestros usuarios. Somos pioneros en su uso  y disponemos  de cuenta en Facebook, twitter, instagram, youtube, ... Desde aquí animamos a todos los usuarios de redes sociales a que nos busquen y nos sigan a través de las mismas.

 

Horarios habituales.
De lunes a viernes, de 9 a 14 horas y de 17  a 20:30 horas. Este año, durante los meses de junio, julio y agosto se ha implantado como experiencia piloto el horario de 8 a 15 horas y de 18 a 20 horas.

 

¿Son suficientes?
Como en todo, habrá a quien los horarios no le convengan por determinadas circunstancias pero, actualmente, nuestra biblioteca es una de las que más horas permanece abierta al público de la provincia, exceptuando quizá las Bibliotecas Públicas del Estado de Mérida y Badajoz. Incluso en verano estas bibliotecas cierran al público por la tarde y nosotros, de momento, ofrecemos abierto el servicio, lo que viene a ser un lujo para Montijo.

 

¿Se devuelven los libros que se toman prestados?
En términos generales, sí. Es cierto que, en ocasiones, los libros vienen con retraso y es algo que tratamos de evitar de todas las maneras posibles, puesto que cualquier retraso en la entrega va en perjuicio del resto de los usuarios, sobre todo, cuando se trata de libros muy demandados como las novedades editoriales o libros escolares de lectura obligatoria.

 

¿Se cuenta con una buena bibliografía?
Contamos con un amplio surtido de libros para todos los gustos, desde novedades literarias hasta libros técnicos, pasando por una interesante colección infantil. Siempre es susceptible de mejora pero es imposible satisfacer a todos los usuarios debido al inmenso número de publicaciones que existen hoy en día.

 

¿Sus hobbies?
Muchos... Me encanta leer, viajar (a veces la lectura es la forma más fácil que tenemos de viajar a cualquier lugar), la música y el teatro. Y, si todo ello se hace en buena compañía, mejor que mejor.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.