Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José María Carretero Gragera
Última actualización 13:19
Martes, 26 julio 2016

¿Debemos aguantar esto? · José María Carretero Gragera · Montijo

Marcar como favorita

Rumanos… No estoy seguro cual es la etnia de estas… ¿personas?, creo que eso es lo de menos en esta carta, pues la finalidad no es mucho menos con interés racista. Creo que todos los montijanos y vecinos de pueblos cercanos, sabemos de quiénes hablo, alguna vez nos hemos topado con ellos.

 

¿Qué se debe hacer para expulsarlos? ¿Qué debemos lamentar? ¿Tenemos que vernos en la obligación que pase alguna desgracia para que deban irse por las malas?

 

Me he animado a escribir esta carta porque me he visto en varias situaciones incómodas y algunas violentas por estos forasteros. Quiero compartirla con todos vosotros. La última de ellas ha sido este mes de Julio, cuando voy con unos amigos por la carretera de Torremayor, dirección a la mencionada localidad. Delante nuestra iba un coche con matrícula portuguesa, y de golpe y porrazo se detiene en mitad de la vía para hablar con otro forastero paisano suyo. Lógicamente pitamos con nuestro coche para que continuara o se apartara, estaba estorbando la circulación en ambas direcciones. El conductor del coche portugués se ve que le sentó mal que le molestáramos en mitad de lo que parecía una conversación… filosófica… a voces y señas. El conductor endereza el auto dejándonos paso y al adelantarnos nos percatamos de que dentro van 7 personas, (cuando supuestamente, hay 5 plazas a lo sumo), sacando el brazo en pretensión de amenaza y arrojándonos objetos de plástico al coche.

 

Yo me pregunto… ¿debemos aguantar esto? Dudo mucho que no se pueda hacer nada. Ante la anécdota anteriormente narrada, dudo mucho que los dueños del coche sean los que lo poseían en ese momento, tenía pinta de ser robado, y por la forma en que conducían, me puedo permitir el lujo de pensar que tampoco tenía el carnet de conducir.

 

Hace unos meses, fui a comprar al supermercado DIA de la avenida del progreso. Allí estaban, pidiendo limosnas y molestando a todos los que entran y salen del mencionado establecimiento. Me bajo del coche con mi acompañante y unos críos se nos acercan con las manitas abiertas, vacía de monedas y llenas de MIERDA, que yo creo que si los tocas te contagian 20 enfermedades de golpe, pero eso es otro tema. Nos dirigimos a la tienda a comprar y los chavales detrás nuestra molestando, mientras hablan en su idioma, en la que parecía pedir limosnas. Obviamente no les hacemos caso y entramos. ¡Vaya por dios! Dentro de la tienda también hay unos cuantos “comprando” y manoseando los artículos. Dentro del establecimiento no queda otra que resignarnos y evitar comprar nada que hayan tocado, por salud. Terminamos de comprar y otra vez los chicos se aproximan para volver a pedir. Tras negarnos a darles nada, se enfurruñan y nos siguen hasta el coche mientras vaciamos la compra, molestando.

 

Yo me pregunto… ¿debemos aguantar esto? Me lo vuelvo a preguntar. Tengo constancia que han estado en otros pueblos y han sido expulsados. Entiendo que debe haber un método para que no vuelvan, por las buenas o por las malas. Pero ponen en riesgo nuestra seguridad y salud. Allá donde se “hospedan” dejan todo de restos y basura hasta la médula. Pido a los responsables de Montijo que por favor, tomen carta en el asunto y no hagan la vista gorda. Es muy molesto tener que aguantar situaciones como las mías e incluso peores. Estamos en nuestra casa. ¿Por qué debemos soportar que otros vengan a molestar y ensuciar?

 

Me despido pidiendo, nuevamente, que hagan algo al respecto. Ojalá dentro de un tiempo (preferiblemente corto) se marchen y no molesten más.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.