Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Aunión Sierra
Última actualización 13:18
Martes, 19 abril 2016

Pepe Marchena · Juan Aunión Sierra · Montijo

Marcar como favorita

José Tejada Martín (Pepe Marchena) “1903-1976” había nacido en el pueblo sevillano de su nombre artístico, en el seno de una familia muy humilde. No había artistas en su familia, pero el padre se entonaba muy bien por malagueñas y soleares.  A los siete años ya recibía elogios su cante, a los trece, hacía sus cantecitos por las tabernas de Marchena, hasta que fue a otros pueblos dispuesto a cobrar menos y nada; ganando adeptos para un estilo que se adivinaba ya diferente, hasta llegar al triunfo grande en Jerez y Sevilla.

 

En 1920 fue un año clave en su biografía, debutando en Madrid en el restaurante “La Bombilla”, realizando la revolución que daría un auténtico vuelco al arte flamenco.

 

Pepe Marchena minimizó el cante, haciéndolo superficial a fuerza  de suavizarlo y dulcificarlo, quitándole jondura, cantando de pie cuando todo el mundo lo hacía sentado al viejo estilo, siendo el primero que cantó flamenco a orquesta.

 

Se dijo por algunos, que su revolución se debió a que no tenía poder para hacer el cante en toda su profundidad –totalmente absurdo- porque ha habido y hay cantaores que con muy poca voz han cantado los estilos en toda su verdad, sin olvidar que en el arte flamenco no importa tanto la potencia de voz como el “rajo” y la “jondura”. En su estilo, no se exigía profundidad ni grandeza, pero sí en cambio melodía y dulzura.

 

El fandango, el fandanguillo, los aires indianos, los cantes malagueños y levantinos… Impuso el cante bonito a base de falsetes y filigranas, de preciosismo; las tarantas que cantaba quitaban el sentío y las medias granaínas de Chacón las hacía mejor que nadie. Su cante fue patrimonio personal en definitiva.

 

Mi gran afición al flamenco me hacen recordar profundamente a dos figuras irrepetibles; antes: PEPE MARCHENA, después “CAMARÓN DE LA ISLA”.

 

Ya tengo la entrada, para ese mano a mano que celebrarán en el Cielo, contratados por Pepe Torres en su Teatro Calderón de Montijo.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.