Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Viernes, 19 febrero 2016

¿Por qué todos queremos ser jóvenes?

Participo en televisión  en un debate sobre las generaciones y, con este motivo,  me dedico a recabar información sobre el tema. El conflicto generacional siempre es un buen punto de reflexión, como  prueba evidente de lo que cambia la vida en todos sus aspectos. La típica frase de “Las cosas ya no son como antes” se sustenta en la lógica propia de que todo evoluciona. Una parte de  la sociedad  es generadora de cambios y la otra parte tiene que espabilarse para adaptarse a ellos. Una  transformación que  quizás se centre más en “lo que hacemos” y “lo que tenemos” que  en “lo que somos”. Puede ser que ahora se  viaje más, haya mas acceso a la educación, a la información, nos comuniquemos por nuevos canales… y tengamos coches mejores, casas más confortables, más títulos académicos. Pero somos los mismos de siempre, nos mueven los mismos valores: la familia, el trabajo, el amor, la libertad… en fin, todo igual y todo diferente.

Pero ahora hay algo inquietante.  Y es que  me da la impresión de que esa libertad se acerca un tanto a la fantasía. Realmente, los mercados son los que dirigen nuestra conducta, nuestros gustos y saben cómo sembrar la semilla. En los últimos años,  los mercados se han dado cuenta de que el concepto de juventud vende en proporciones gigantescas y nos tienen a todos locos tratando de permanecer como sea en esa etapa de la vida. Los niños quieren dejar de serlo cuanto antes, adoptando muy pronto  actitudes y estética de adolescentes, dejando rápido los juguetes de lado. Los adultos se niegan a serlo, o al menos a que se les denomine como tal: “Yo soy todavía joven”, ”Nosotros somos jóvenes”  son expresiones constantes en personas de todas las edades. Y para demostrarlo, no para de crecer el gasto  en cremas, pastillas, ropa, actividades, cirugías.. (nuestro país está a la cabeza en operaciones de estética).  Objetivo conseguido para los mercados.

Lógicamente, esto no tiene nada que ver con tratar de estar activo física y mentalmente a cualquier edad. Eso es un gran logro de nuestra sociedad. Hablo de fenómenos como  la “adultescencia”, que señala a los adultos que en cuanto pueden se pone en modo adolescente, o el “Síndrome de Peter Pan”, en el que hombres y mujeres se niegan en redondo a crecer y a adoptar compromisos y responsabilidades. Ahora,  la experiencia personal y profesional adquirida con los años ha perdido valor y la sabiduría propia de los mayores ha sido sustituida por internet, que tiene respuestas y tutoriales  para todo.  Actualmente  ser joven ha dejado de ser un periodo entre la niñez y la edad adulta para ser un valor que cotiza en bolsa y enriquece a muchas empresas.  Cuidado con la trampa.

 

(A mi joven amigo Dani, por nuestras conversaciones inspiradoras)

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.