Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Miércoles, 2 septiembre 2015

El mundo de las sombras

Una de  las primeras lecciones que se aprenden en la facultad de periodismo es la importancia de la fuente. Saber “quién lo dice” es fundamental a la hora de valorar una información. Por supuesto, defiendo sin reserva la libertad de expresión, es básico en una democracia como la nuestra poder expresar opiniones, críticas y reivindicaciones abiertamente. Pero Internet plantea un nuevo escenario donde el anonimato, en teoría, promueve la privacidad y la libertad. Pero en la práctica, hay mucha manipulación oculta en gran parte de esos mensajes de los que nadie se hace responsable. Es el mundo de las sombras.

Estoy hablando de algo muy cercano, que se nos puede venir encima en cualquier momento. Así ha sucedido en los últimos meses en las Vegas Bajas. Yodel es una aplicación para teléfono móvil, que se presenta como una red social y anónima, con el   objetivo inicial de que jóvenes puedan compartir datos o informar de acontecimientos de  su entorno, siempre en un radio de 10 km. Es verdad que advierte que está prohibido usar nombres, teléfonos y hacer bulling. Pero..¿Se cumplen esas normas? En absoluto, porque realmente, no hay nadie que vele por una buena utilización de esta herramienta. 

En la zona de Montijo ya hay dos jóvenes imputados, uno de ellos menor de edad, por un supuesto delito de insultos e injurias graves con publicidad. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones. Y es que de repente, con Yodel se abrió la veda. Los mensajes iban preguntando por personas concretas, pidiendo opiniones. El disparate estaba servido. El nivel de los mensajes era terrorífico y al que cogían por delante lo pisoteaban y machacaban literalmente con insultos, amenazas y acoso, sin que nadie supiera de donde venían los golpes. El asunto llegó a los institutos montijanos a través de los padres y todos actuaron de forma muy rápida y eficaz para frenar este ciberacoso, denunciando los hechos ante la Guardia Civil, que tiene la capacidad de destapar ese anonimato. Porque, realmente, en la red queda rastro de todo. Es decir, que Yodel ha puesto en la mano de los adolescentes un polvorín, que les puede estallar en las manos en cualquier momento.

Dicen que cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante. Para mí la verdad lo es todo y animo a preguntarse siempre “quien” será el  autor de ese mensaje que nos llega a través de las redes sociales, que no está avalado por ninguna persona ni entidad y que, sospechosamente, critica a una empresa, a un partido político, a una asociación o a una persona. Es fácil entender que detrás de él hay muchos intereses concretos de la competencia.

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.