Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 10:42
Viernes, 1 mayo 2015

Ángel Luis Regalado González, médico

El doctor Regalado, de natural salmantino y afincado en Montijo, ejerce su profesión como médico rural en La Nava de Santiago. Siguiendo los dictados de una profesora, estudia en la Universidad de Salamanca lo que, con el tiempo, se transformó en una vocación por la medicina. Fue médico ayudante de cirugía en Plasencia, Inspector Médico en Cáceres, y subdirector del INSALUD. Es socio de Sociodrogalcohol, asociación de divulgación científica y de la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública. Pero donde ejerce una encomiable labor altruista desde 1995 es en Alrex, donde ayuda a los enfermos alcohólicos y a sus familiares que llegan hasta esta asociación.

¿Puede presentarse?

Manuel y Emilia fueron mis padres, naturales de Salamanca

Tengo un hermano cuatro años mayor que yo, Manolo.

Estoy casado con Paqui y tenemos tres hijos, María, Elisa y Alejandro.

La profesión de mi padre estaba vinculada con el automóvil, fue taxista, camionero, chofer y encargado del garaje en el Gran Hotel de Salamanca.  

La profesión de mi madre estaba relacionada con tareas domésticas que ejerció hasta que yo cumplí los doce años, posteriormente sus labores.



¿Sus primeros colegios?

Mi primera escuela fue El Monte Olivete y mi primera maestra fue Dña. Pilar. Lo único que recuerdo de esa escuela es que llevaba una talega de tela donde guardaba la pizarra y el pizarrín y un vaso de plástico para tomar la leche en polvo (se había levantado el bloqueo internacional, aparece la leche en polvo y el queso americano). El queso nos lo daban por la tarde, como merienda, pero nosotros, con él untábamos el pupitre y con el dedo hacíamos virutillas y echábamos carreras a ver cuál llegaba antes al borde del pupitre. Recuerdo, en una tarde fría y gris de Octubre, el insistente tañido de las campanas tocando a muerto por el Papa Pio XII. No recuerdo haber aprendido nada pero serian las primeras letra y algo más... supongo.



¿Sus  recuerdos infantiles?

Los de mi generación, ya sean de capital o de pueblo, pasábamos la mayor parte del día jugando en la calle, al fútbol, a la peonza, a las bolas. Un partido de fútbol duraba hasta que la pelota se salía a la carretera y la pillaba un coche, o se hacía de noche.

Recuerdo un día untándonos  las botas de “material” con “vivaporus“ porque decía Miguel que se corría mejor, otro día recuerdo que fuimos a cazar ranas  y otro, lanzar el bote con carburo a ver si explotaba, a veces íbamos a jugar a las pedreas que consistía en tirarnos piedras los niños de una calle con los de otras. Recuerdo, en general, mi infancia como una etapa feliz aunque con muchas privaciones.



¿Donde cursa sus estudios universitarios?

En la Facultad de Medicina de Salamanca.



¿En su familia tenía precedentes?

No.



¿Es vocacional?

No fue vocacional, la vocación vino mucho después. Yo creo que estudié medicina por consejo de una profesora, Doña Blanca. Mi inclinación era estudiar química,  derecho  o medicina, mi profesora de química, me dijo: vete “derecho a medicina”, para química no vales.



¿Le toco hacer la mili, le truncó alguna forma de ser así?

La Mili supuso un paréntesis en mi vida, terminé el servicio militar y la carrera al mismo tiempo, en enero de 1980. Debería haber terminado dos años antes la carrea, pero una asignatura y un profesor lo impidieron. Por eso digo que la mili me sirve de paréntesis obligatorio.

Aprendí lo que es la cadena de mando, la disciplina, la obediencia y eso creo que me ha sido útil para ejercer mi profesión.



¿Cuál ha sido su primer destino?

Mi primer contacto con la medicina, fue una sustitución que hice en Guadiana, de quince días, y un mes en la consulta de pediatría del Dr. Peiró. 

Mi primer destino fue ser médico ayudante de cirugía en Plasencia, donde estuve tres años. Posteriormente, fui Inspector Médico en Cáceres, y subdirector del INSALUD, digo esto porque estar arriba y abajo, son experiencias que ayudan. Desde aquí paso a la medicina rural donde continúo en la actualidad.



¿Qué conlleva ser médico pueblo?

Soy médico de La Nava de Santiago, donde llevo 24 años. Anteriormente lo fui en Valencia de Alcántara.

Ser médico de pueblo conlleva serlo las veinticuatro horas del día, todos los días del año. La situación actual nos libera de la presencia física, pero no de estar pensando en nuestros enfermos. Se generan lazos más intensos cuando convives con la personas en un pueblo durante tanto tiempo.



¿Prefiere poblaciones rurales pequeñas o más grandes para llevar a cabo su tarea?

En poblaciones pequeñas de un solo médico, se añade la dificultad de estar “sólo ante el peligro”, en poblaciones con más sanitarios, compartes las dificultades y las dudas que se puedan presentar.



Pertenece a ALREX, Asociación de alcohólicos Extremeños, ¿desde cuando?

Estoy en Alrex  desde noviembre de 1995 donde desempeño la función de Médico.



¿Por qué entra?

El primer contacto con Alrex fue cuando pedí ayuda sobre un problema que tenía encima de la mesa. ¿Cómo trato a los enfermos que tienen un problema de alcohol? Acudí a la asociación, allí me recibieron Paco Trejo, Antonio Macarro y Teodoro Polo, me dieron toda la información necesaria  y me “leen la cartilla “. Unas semanas después me llaman para colaborar en un programa en Radio Montijo, en principio rechazo la propuesta poniendo una excusa poco convincente para mí. Media hora más tarde reflexionando, acepto el reto, desde entonces sigo en Alrex, casi 20 años.

Ser médico es un privilegio que tengo gracias a la sociedad, y el pertenecer a Alrex es una forma de devolver mi agradecimiento a ésta.



¿Quién le da el testigo?

El testigo me lo da el Dr. Pintado.



¿Cuál es la misión de Alrex?

Ayudar a las personas que tienen un problema de alcohol. Informar de los peligros que conlleva el consumo, por otro lado, formar y educar a población de riesgo.



¿Quienes forman parte de la junta directiva?

Antonio Macarro, Francisco Serrano, Alfonso Rodríguez, José Flecha, Miguel Toro, Juan López, Bartolomé Carreira, Gabriel Broncano, Juan Germán.



¿Dónde tiene la sede?

En la calle Reyes Católicos nº 35  (Los pisos del molino) allí nos podrán encontrar todos los lunes a partir de las siete, o poniéndose en contacto llamando al teléfono 924455263.



¿Cómo ha ido evolucionando en estos años?

La  evolución es que, antes solo había  alcohólicos puros y ahora no, lo que se están produciendo son poli-consumos. Esto determina una mayor dificultad para la solución del problema del enfermo. 

La evolución es hacia Asociaciones de Personas Adictas, lo que exige mayor preparación, y dedicación. En octubre acudiremos a un congreso en Cataluña donde se plantearan las bases para abordar esta nueva situación, como continuación  del congreso celebrado en Toledo en 2014.



Es una asociación que cuenta con el respeto y respaldo popular, ¿A qué piensa que puede ser debido?

No deberían existir asociaciones de enfermos para defender y/u  obtener los cuidados o derechos que socialmente se le deben prestar. Para mi todas las asociaciones tienen mi reconocimiento y respeto. Creo que todas realizamos una tarea encomiable, y hoy por hoy, somos muy necesarios e incluso a veces imprescindibles.



¿Qué actividades principales llevan a cabo?

La principal es el tratamiento y rehabilitación del enfermo alcohólico y su familia. Para ello se hace una Terapia conjunta de enfermos y familiares, otra separada una vez al mes, y a veces individual. Esto se complementa con asistencia a congresos, jornadas, excursiones, días de campo, etc.



Con motivo de la conmemoración de Día sin Alcohol cada 15 de noviembre, se viene celebrando en los estudios de Radio Montijo una terapia en directo. ¿Cómo es la vivencia?

Con muchos nervios en principio y en los días siguientes a la emisión por la radio, una enorme satisfacción por el reconocimiento del valor que tiene la decisión de dejar de beber, y más, el decirlo en público para que así pueda servir de ayuda a otras personas. Creo que ésta es una de las formas más importante de darnos a conocer.



¿Considera importante la colaboración de los medios de comunicación?

Yo no diría importante, diría imprescindible para contrarrestar la desinformación de internet y la propaganda del alcohol.



Creo que se ha avanzado mucho, gracias a asociaciones como la  vuestra, para entender que el alcoholismo es una enfermedad y no un vicio. ¿Os queda mucho por recorrer?

Se ha avanzado mucho en el concepto de alcoholismo como enfermedad, pero queda mucho que hacer en el terreno de concienciar a la gente sobre los problemas relacionados con el consumo de alcohol, por ejemplo  consumo de alcohol y embarazo, conducción de vehículos bajo los efectos de alcohol, consumo en el trabajo, etc.



¿Quiénes pueden llamar a la puerta?

Todas aquellas personas que piensan que deberían beber menos, o que beben más de lo esperado, las que tiene la sensación de pérdida de control y todos aquellas que tengan un problema en casa, en el trabajo o han perdido el carnet de conducir por  causa  del alcohol.



¿Es el enfermo o un familiar el que se dirige en busca de ayuda? 

Generalmente es un familiar, pero también el enfermo y a veces amigos o conocidos.



¿Qué ayuda reciben?

La de salir del terrible problema en el que se encuentran, ellos recobran la libertad y la familia recobran la paz y la normalidad.



¿Qué carencias tienen?

La pregunta debería contestarla la junta directiva ya que ésta es la que se encarga de la organización y gestión de los recursos.

Debo decir que tenemos un gran local cedido por el Ayuntamiento. En la actualidad, como profesionales, hay dos Psicólogas, Susana Sánchez y Estela Pascual; una Trabajadora Social, Maite Gragera y un Médico.

 Desde el punto de vista técnico creo que no existen problemas, las carencias son fundamentalmente, las económicas (como en casi todas las asociaciones) y el tiempo. Se necesita más tiempo para dedicar a los enfermos y en lo que queda por venir, yo diría que habría que tener  dedicación exclusiva.



¿Cómo podemos ayudar la sociedad a la asociación?

Participando en las actividades que podamos programar sobre educación para la salud, y pienso que se podrían aceptar aportaciones económicas. La crisis ha influido mucho y no se han podido realizar algunas actividades de prevención por falta de recursos. 



¿Tratan alguna dependencia más?

No y no es por falta de preparación. En Extremadura existe una red de atención a drogodependientes y ludópatas. Pero el futuro nos va a llevar por ese camino, el tratamiento de otras dependencias, complementando así la actividad de los CEDEX (centro de tratamiento de drogodependientes dependientes del Gobierno Extremadura).



Además de dedicarle el tiempo Alrex. ¿Tiene algunos hobbies? ¿Pertenece a algún otro colectivo?

Me gusta trabajar con la madera, bricolaje, leer libros de historia, reales o ficticias, escuchar radio si no tengo que estudiar.

Soy socio de Sociodrogalcohol, asociación de divulgación científica y de la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública.


Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.