Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Viernes, 17 julio 2015

El don de la atención

Decía el escritor Anatole France que hasta que no hayas amado a  un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida. Hace tiempo que tenía ganas de escribir un artículo sobre Fogo. Es un pastor alemán inteligente, equilibrado, cariñoso, fiel, prudente y bien enfocado. Cuando decidí poner un perro en mi vida, no sabía que estaba destapando toda una caja de sorpresas.  No voy a descubrir nada nuevo a los que comparten esta experiencia, porque estos rasgos son comunes a la mayoría de ellos, salvo algunas engorrosas excepciones. Convivir con un animal nos pone en contacto con la naturaleza, con nuestros orígenes, con lo que tuvimos que ser nosotros en algún momento de nuestra historia. Realmente me despierta muchas sensaciones nuevas.

De Fogo me llaman la atención infinidad de cosas: la capacidad de expresarse perfectamente sin palabras y entender todo lo que  decimos; la disposición de disfrutar sin reservas de lo que le gusta, su afán de protección, su dignidad,  el desarrollo de sus sentidos, la forma de saludarnos, más o menos efusiva según el tiempo que hayamos pasado fuera de casa; su cariño incondicional y  la claridad meridiana que tiene sobre dónde está su sitio en la vida. Eso por poner solo algunos ejemplos. .

Pero lo que más me asombra de Fogo es que tiene el don de la atención. Ese que nosotros perdemos continuamente. Sabe perfectamente dónde tiene que poner el foco en cada momento. Sabe escuchar con todo su ser, analizar atentamente todo lo que pasa a su alrededor. Si voy a coger unos zapatos, no pierde ni un detalle a ver si son las zapatillas de salir con él de paseo y no otras. Ni respira casi. Pero el momento cumbre es cuando ve que cojo una galleta o  una pelota para jugar con él. Entonces todo su cuerpo y todos sus sentidos se concentran de una forma asombrosa para adivinar cuál es el momento exacto en que la voy a tirar. No consigo engañarlo ni una sola vez, y mira que lo intento.  Percibe claramente que hay un músculo que no está preparado todavía, o que el pie no está realmente colocado o…¡yo qué sé!. No hay nada  en el mundo que consiga distraerlo, no pierde la atención ni medio  segundo. Cuando lo veo, pienso como ganaría nuestra vida si consiguiéramos hacer lo mismo: enfocarnos de verdad a  lo que nos importa. Si lo pensamos bien, nos levantamos cada mañana con la idea clara de lo que queremos hacer, con quién queremos estar, qué nos convendría dejar hecho… Pero es muy normal que, a lo largo de la jornada,  las múltiples urgencias propias o ajenas nos lleven por otros derroteros. Y al final del día, nos queda la inquietud de haber dispersado nuestra atención en cuestiones ajenas a nuestros objetivos. Gracias Fogo, amigo, por recordarme tantas cosas importantes. 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.