Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Jueves, 28 mayo 2015

Pedro Escobar

Las elecciones municipales y autonómicas han sido un verdadero tsunami para personas y partidos, de norte a sur, de este a oeste, y con ello descubrimos que nunca terminaremos de conocernos. No sabemos qué criterios se han seguido a la hora de echar las papeletas en las urnas, si la razón, el corazón, la novedad, el valor o la temeridad. Y no lo sabremos nunca porque, aunque las elecciones dan un resultado general, el del pueblo soberano, el voto es persona a persona. Se puede especular de muchas maneras, pero nunca podremos afirmar al cien por cien  donde está la verdadera respuesta.

 

Análisis tenemos estos días de todos los colores y maneras, pero yo  hoy quiero romper una lanza a favor de un político que en los últimos años me ha impresionado personalmente: Pedro Escobar, el candidato a la presidencia de Extremadura por Izquierda Unida y al que la magia electoral ha dejado fuera de la Asamblea, como el conejo que desaparece de la chistera.. Y lo digo claramente, lo mismo que aclaro  que hablo de la persona y no del partido, del que ya sabemos que se caracteriza por una profunda y eterna división interna.   

En los últimos cuatro años de legislatura, este hombre me ha emocionado muchas veces,  porque ni una sola vez he dudado de que todo lo que hacía era pensando en el pueblo. 

 

Absolutamente todo. Creo, sinceramente,  que no hacía un  movimiento movido por otro interés que no fuera ese y decir eso de un político creo que es decir algo muy grande. A Pedro Escobar le sale por todos los poros de la piel que su pasión es servir a la gente, algo que debería ser el auténtico motor de todos los políticos. Pero no lo es, desgraciadamente

Este hombre ha transmitido una imagen de honradez, sentido común, generosidad, simpatía,  coherencia, y  sencillez. Además de ser  gran comunicador. Y lo mejor de todo, no se aferra a ningún sillón político, sino que entiende  que las elecciones son un melón cerrado que nunca sabes que te van a traer.  Creo que, en contra de muchos análisis que he escuchado,  para nada ha sufrido las consecuencias de haber dejado que gobernase la lista más votada y la prueba es que su propia gente lo volvió a elegir para representarlos en estas elecciones, a pesar de las divisiones que hay entre ellos.  En mi opinión, IU ha perdido votos ante Podemos, una formación con similar ideología pero más actual, La mayoría son "politólogos", es decir, profesionales de la política, se  manejan de maravilla en las redes sociales y los medios de comunicación, y tienen la impronta de la novedad. Y todo eso, en los tiempos en que vivimos, son valores al alza. Pero nunca debemos olvidarnos de la sabiduría. Dejar  a Pedro Escobar fuera de la Asamblea de Extremadura es una pérdida irreparable para la democracia extremeña.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.