Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 10:42
Lunes, 2 febrero 2015

José Manuel Jerez Linde Dibujante Arqueológico, investigador.

Marcar como favorita

Su pasión por los dibujos arqueológicos le lleva a plasmar piezas emblemáticas del museo de Mérida.

Busca copiar, lo más fidedignamente posible, las piezas desde que hiciera sus primeros dibujos sobre la Villa Romana de Torre Águila. Autor de tres libros y colaborador de revistas especializadas.Es cronista oficial de Guadajira desde donde investiga sobre el denominado “ Plan Badajoz”.


¿Cuál es su procedencia?

Toda mi familia es granadina, vinieron con el Plan Badajoz, yo nací en Badajoz y soy el pequeño de tres hermanos. La agricultura era el oficio de mis padres.

 

¿Cuáles fueron sus primeros colegios?

“San José” de Guadajira, y también “San José” de Talavera la Real.

 

¿Un recuerdos infantil que prevalezca en su memoria?

Los juegos en la calle y los vecinos sentados al fresco en las noches de verano.

 

¿Dónde cursa sus estudios universitarios?

Me matriculé en la U.N.E.D. de Mérida para hacer el acceso para mayores de 25 años en 1991, abandonando un año después por razones laborales.

 

Es Dibujante Arqueológico ¿Cuáles son los dibujos más significativos?

Creo que todos son significativos por varias razones. Los primeros que elaboré con plumilla son pésimos y marcan ese primer intento por querer dibujar, empleando materiales que no eran los adecuados. Hay una segunda fase en la que se produce un “flechazo” entre dibujante y piezas y comienzo a esbozar mis primeros trabajos con la tesis de doctorado sobre Torre Águila. A partir de esta experiencia voy tomando contacto con numerosas texturas (hierros, huesos, cerámicas, etc.). Ese mismo enamoramiento me llevará años más tarde a querer plasmar algunas de las piezas más singulares del museo emeritense, comenzando así un período de varios encargos.

 

¿Qué técnica utiliza?

El Puntillismo a base de estilógrafo del nº 0’1 sobre papel vegetal.

 

¿Qué aportan esos dibujos a la historia?

De alguna forma, mi trabajo intenta ser lo más fidedigno posible con ese material o pieza arqueológica. A veces el dibujante consigue hacer posible lo que una cámara de fotos no puede, como cuando tenemos que reconstruir una pieza deteriorada o fracturada, restituyendo su forma original.

 

¿Tiene algún dibujo de especial significado?

En muchos de los dibujos que he elaborado para diversos estudios, intento facilitar la interpretación de ese objeto al lector. Creo que esa intención convierte al propio dibujo ya en algo importante.

 

¿Cuáles son sus publicaciones, su bibliografía?

Bueno, enumerar aquí, una a una, sería una tarea ciertamente pesada al lector, hasta el momento, soy autor de 3 libros, 21 artículos en revistas especializadas y unas 33 colaboraciones en revistas de ferias.

 

¿Le resulta fácil editar?

No es fácil, salvo que alguna revista especializada o institución esté interesada en tu trabajo, pocos son los que cuentan con medios propios para editar sus propios trabajos.

 

Importancia de la divulgaciones ¿continúan despertando el interés del público en general?

Si, en mi caso, cuento con dos tipos de lectores bien definidos: los de la comunidad científica y también mis propios vecinos a través de mis colaboraciones anuales, que cuentan igualmente con buena aceptación.

 

Además de sus libros colabora en revistas especializadas ¿cuáles?

 Bueno pues he colaborado con la edición digital Lvsitania. Una perspectiva del siglo XXI, Revista de Estudios Extremeños, Revista Anas que edita el Museo Nacional de Arte Romano, Archivo Español de Arqueología del Centro Superior de Investigaciones Científicas, el Boletín de la Sociedad de Estudios de la Cerámica Antigua en Hispania (S.E.C.A.H.), Melanges de la Casa de Velázquez o más recientemente Al Madam (Almada, Portugal).

 

¿De esta comarca, un dato importante que deberíamos conocer y recordar?

Estamos vinculados a una arteria tan importante como el Guadiana, esa circunstancia hace que la historia haya sido especialmente generosa con nosotros.

 

¿Estamos en una comarca donde han vivido muchas culturas milenarias?

Desde el Bronce con las necrópolis de Guadajira (1700 a C.), poblados del Bronce Final como el de “Concejiles” (Lobón) o el depósitos de espadas halladas en Montijo, pasando por la II Edad del Hierro (Siglos VI al III a C.) y la ocupación romana en época republicana (Lobón) hasta llegar a la plena romanización y cristianización, caso de la villa romana de Torre Águila (siglos I-VII d C.), en la vecina Barbaño.

 

¿Dónde centra prioritariamente sus estudios?

Antes tenía prioridades como es la cerámica de mesa en época romana (Terra Sigillata), pero también colaboro con otros temas como el Plan Badajoz para mi localidad, e incluso, me solicitan colaboración diversas, por tanto y ahora mismo, no puedo centrarme solo en un tema concreto.

 

Torre Águila de Barbaño, ¿qué importancia tiene en esa zona?

Para la zona es un importante referente arqueológico. Su amplia pervivencia es un magnífico ejemplo del mundo rural de época romana y tardo-romana. A nivel nacional, somos una de las pocas villas romanas visitables en Extremadura, que cuenta además con instalaciones, que por su magnitud y buen estado han sido motivo de no pocos elogios.

 

¿Recurso turístico bien aprovechado?

En eso andamos precisamente. En primer lugar porque estamos en el umbral para entrar a formar parte de la recientemente creada Red de Villas Romanas de Hispania, esto nos va a permitir incorporarnos a lo que se conoce como “turismo arqueológico”, una especie de ruta o circuito que conectará unos yacimientos con otros. Por otra parte, y en calidad de colaborador y miembro también de la Asociación Amigos de la villa romana de Torre Águila, creo que la administración debería implicarse con aquellos yacimientos excavados y que, lógicamente, requieren de una manutención continua y no puntual.

 

¿Está reconocida la importancia de villa Romana?

En este sentido creo que contestaré con aquello de “primero quiérete tú y después te querrán los demás”, precisamente porque somos nosotros como vecinos y como comarca quienes debemos concienciarnos de la importancia que suponen estas ruinas en nuestro entorno, tratando también de inculcarlo en los más pequeños.

 

Asociación amigos de Torre Águila ¿funciona? ¿Con qué objetivos?

Desde su creación, la asociación va con paso lento, dadas las múltiples dificultades que supone tratar de trabajar prácticamente sin medios, buscando vías alternativas hasta concienciar tanto a población, como también a la propia administración, de este recurso turístico y cultural. Nuestra mayor prioridad es, por tanto, esa sensibilización y búsqueda de colaboración para desarrollar varias actuaciones dentro del yacimiento: talleres didácticos, jornadas técnicas e incluso alguna recreación y garantizar lógicamente la difusión de Torre águila.

 

¿Qué importancia tiene Guadajira arqueológicamente hablando?

En una de mis colaboraciones trataba de explicar la importancia de Guadajira y Lobón como posibles enclaves de la mítica fundación de Dipo. Las comparaba con la proa y popa de una embarcación, de tal forma que cuando esta antigua ciudad tartésica es asediada comenzarían por atacar el núcleo más antiguo, Guadajira, mermada su población acabaría por atrincherarse en la vecina Lobón, actuando de popa de esta embarcación imaginaria. Las pruebas materiales localizadas en los últimos años parecen ratificarnos en la importancia de este enclave arqueológico durante la prehistoria, y más concretamente en la Edad del Bronce.

 

La investigación es fundamental para la arqueología, ¿cuáles son sus intereses prioritarios?

La curiosidad fue el motor que me impulsó a adentrarme en el mundo de la investigación, imagino que como en otros casos, buscamos respuesta a muchos de los interrogantes que se desprenden de este complejo engranaje que supone la historia. En este sentido creo que una de mis grandes prioridades es precisamente la comprensión de muchas de estas cuestiones que despiertan tanto la curiosidad, como también nuestro interés.

 

Conocer el pasado y su historia, ¿para qué nos sirve?

Bueno, yo siempre he respondido a esta cuestión de una forma práctica: Imaginemos que sustraen de nuestro domicilio todos nuestros efectos más personales: documentos, fotografías familiares, etc., etc. con toda esta carga material ahora perdida, solo nos quedaría el recuerdo y la memoria. Creo que es una cuestión que atañe a nuestra identidad, a nuestra vivencia y a nuestros vínculos familiares y sociales. El pasado nos reta continuamente a buscar esas raíces y esos vínculos que marcan nuestra existencia.

 

¿Está muy extendida la “caza” de restos arqueológicos por parte de aficionados?

Por fortuna, y en estos momentos, se están sucediendo algunas actuaciones en favor de la detención de grupos organizados e incluso particulares, que atentan contra nuestro patrimonio, aunque considero que es necesario reforzar la vigilancia en muchos yacimientos totalmente desprotegidos.

 

Cronista de Guadajira ¿Cómo surge?

Esto es cosa de muchos años. Con el Ayto. de la E.L.M. de Guadajira colaboro escribiendo para la revista de feria y fiestas a partir del año 1996. En 2007 se me solicita el pregón para las fiestas patronales y se me entrega una placa conmemorativa en calidad de pregonero y cronista de la localidad. No será hasta el 24 de Agosto de 2012 cuando se apruebe en pleno mi nombramiento como cronista oficial, tomando posesión de dicho cargo cuatro días después de la celebración del mismo.

 

¿Cuál es su cometido?

Pues fundamentalmente tratar de servir como instrumento en la difusión de nuestra historia. Es una forma también de garantizar esa memoria colectiva, dando a conocer todos aquellos datos de que disponemos. Es necesario que muchos ayuntamientos se conciencien de la importancia de la figura del cronista, es algo que desde la asociación hemos reiterado en varias ocasiones.


¿Pertenece a la Asociación de Cronistas?

En efecto, formo parte de la Asociación de Cronistas de Extremadura desde el año 2013.

 

¿Dónde se desarrolla su vida cotidiana?

Mi día a día se desarrolla entre Mérida y Guadajira.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.