Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 10:42
Jueves, 1 enero 2015

Ismael Carmona García, Filólogo y Presidente de OSCEC

Marcar como favorita

Ismael es filólogo y presidente de la OSCEC. Su amorpor la filología le lleva a estudiar a Cáceres para poder enseñar a los más jóvenes por los institutos de este “territorio políglota” de Extremadura.

Colabora, entre otros, con trabajos en la Revista de Feria de Montijo editada por el ayuntamiento.

Preside el OSCEC, Órganu de Seguimientu i Cordinación del Estremeñui la su Coltura para divulgar y concienciar sobre las lenguas minorizadas de Extremadura.

Afirma que “nos ha machacado en la idea de que hablamos mal tanto que al final nos lo hemos creído”.

Ismael Carmona procede de Valdelacalzada, de una familia de parceleros o como diríamos en lengua extremeña, “parcelerus”, lo que ahora se denomina obreros agrícolas. Tiene una hermana.

Su infancia transcurre entre la Puebla y Valdelacalzada.

 

Sus colegios fueron...

El Adolfo Díaz Ambrona de Valdelacalzada

 

¿Recuerdos más significativos de esa época?

Jugar a los “bolindres” en la plaza, las “calenturas” por las “anginas” y la geografía.

 

Estudios universitarios ¿dónde?

En Cáceres

 

¿Por qué decide por esa carrera universitaria?

Era la única que me permitía saber un poco de los idiomas más cercanos en un tiempo donde empezó a despertarse el espíritu filológico.

 

¿Cómo vive esa época?

Entre diccionarios, paseos por el casco antiguo de Cáceres y frecuentes escapadas a La Sierrilla. Ilusiones y desengaños.

¿Algún profesor lo marcó especialmente?

Justamente aquellos pocos que se salían de lo que ponía el libro.

 

Son las que se conocen como “lenguas muertas” ¿está de acuerdo?

El griego sigue hablándose hoy en día y el latín sigue en nuestras bocas en su versión romance, jamás murieron, simplemente están en otra fase de su existencia.

 

Ya no se imparte en el instituto ¿qué nos perdemos como alumnos?

Sí que se imparte, tanto griego como latín en Bachillerato y latín a los alumnos de 4º de ESO. No obstante, el mundo científico-económico-burocrático que impone la globalización está desplazando las Humanidades, no solo aquí, sino en cualquier parte donde se juegue con la utilidad económica de la enseñanza. Conocer la herencia grecolatina en cualquiera de los países mediterráneos es fundamental para comprender nuestra historia y el porqué hablamos lenguas romances y no celtas o íberas. He dado clases por varios institutos de toda Extremadura (y los que quedan) y en todos he procurado siempre concienciar sobre el pensamiento y cultura de estos pueblos antes que caer en el tedio de las traducciones mecánicas a las que nos vemos abocados por currículum. Comprender el entorno sociocultural, lingüístico y de patrimonio donde nos movemos es lo que persigo desde estas asignaturas, algo que a los alumnos sorprende, tanto más cuando salen a la calle e identifican lo que hablamos en clase y entienden un poco mejor el porqué de las cosas.

 

¿Cuál fue su primer trabajo?

Si contamos como trabajo aquel que es remunerado, el primero fue el de “coger fruta”.

 

¿Qué publicaciones tiene?

Publicaciones impresas y digitales, principalmente en revistas, algunas específicas (lingüística, literarias, divulgación) y otras de carácter más popular como La Aceña de Pescueza, la de la Casa Regional de Extremadura en Getafe o revistas de ferias. Actualmente soy colaborador en el diario El Periódico Extremadura y en el Sierra de Gata Digital.

 

¿Premios de certámenes?

Me gustan poco los certámenes, llevo tiempo sin participar. Casi todos son de época universitaria de carácter literario o fotográfico.

 

Colabora en la revista de feria de Montijo desde hace tres años ¿sobre qué versa?

Son sobre la lengua, pero de diversas perspectivas. La primera colaboración, “El barrilino”, fue precisamente una recreación, a modo de cuento, de cómo era la feria de ganado en Montijo, empleando para ello el extremeño de la zona. En el 2013 colaboré con un estudio sobre la toponimia, analizando nombres como Montijo, Lácara, Cubillana o Guadajira. La del año pasado fue sobre el parentesco lingüístico que tenemos con el portugués, haciendo un recorrido sobre el vocabulario y expresiones típicas de las Vegas Bajas y que son comunes con nuestros vecinos alentejanos.

 

¿Qué es el OSCEC?

El OSCEC son las siglas del Órganu de Seguimientu i Cordinación del Estremeñu i la su Coltura. Es una asociación desde la cual velamos por el patrimonio cultural extremeño, especialmente el lingüístico que es el más sensible y el que más riesgo corre en nuestros días.

 

¿Cuándo nace?

Ahora cumplimos 4 años, nos formamos como asociación en Cáceres en febrero de 2011.

 

Preside esta organización ¿cuál es su meta?

Mientras me duren las fuerzas, la de seguir luchando por divulgar y concienciar sobre las lenguas minorizadas de Extremadura.

 

¿Cuál es el objetivo principal del OSCEC?

La meta es que los extremeños podamos disfrutar de nuestro legado sin avergonzarnos: tenemos uno de los patrimonios históricos, culturales, naturales, gastronómico, musical y lingüístico más ricos de Europa. Sin embargo, de todo ello, el patrimonio inmaterial es el que peor consideración tiene debido a una aculturación nefasta para los extremeños. Es decir, una especie de reprogramación donde se nos enseñó a despreciar la lengua y la tradición.

 

¿Cuál es su aportación personal?

Pues la de tiempo, esfuerzo, dinero... y ¡paciencia! Somos poca gente haciendo mucho, cualquiera que lleve una asociación cultural sabe de lo que hablo.

 

¿Es conocido el OSCEC?

Nos damos a conocer, en los pueblos por donde hemos estado divulgando, que son más de los que recuerdo, saben quiénes somos y lo que buscamos. Precisamente, el colaborar con otras asociaciones culturales, ayuntamientos o particulares nos permite llegar a mucha gente, aunque contamos con internet desde donde publicamos nuestras actividades, escritos, reportajes, etc. con amplio seguimiento por parte de extremeños, de aquí y de afuera, incluso de otras plataformas que defienden lenguas minorizadas. Contamos incluso con una socia que es del Canadá y es uno de los miembros más activos de la asociación.

 

¿Qué aporta a nuestra cultura extremeña?

Aporta conciencia, algo que falta hoy en día.

La cultura tradicional se sirve enlatada y se entiende como algo folklórico, cuando en verdad es toda una manera de vivir. Un territorio políglota como el nuestro con tanta tradición y fiestas ancestrales merece respeto y reconocimiento, pero sobre todo la posibilidad de que siga siendo así durante muchos más siglos.

 

El extremeño, ¿lengua o dialecto?

Ese es el título de una de nuestras charlas en el Ateneo de Cáceres. Sin duda, lengua.

 

¿Nos avergonzamos de ella en general?

Sí. Al igual que en otras zonas de lenguas minorizadas y situación diglósica, se nos ha machacado en la idea de que hablamos mal tanto que al final nos lo hemos creído.

 

¿Qué escritores vigentes podemos destacar?

Hay un literatura viva en extremeño de autores no siempre bien conocidos. Actualmente contamos, entre otros, con Alcón Olivera, Garrido Correas, Cruz Díaz, Reina Raposo, Antonio Sánchez Gil, los hermanos Herrero Uceda...

 

¿Quiénes escriben en la actualidad en extremeño?

Gracias a las nuevas tecnologías, más de los que nos pensamos. Es fascinante ver la gente cómo emplea Facebook, Whatsapp y blogs personales para escribir en extremeño. Cada vez hay más demanda de personas que quieren formarse en extremeño para escribir o traducir.

 

¿Qué futuro le augura?

Si la globalización lo permite, podremos ver cómo las lenguas minorizadas poco a poco recuperan hablantes y son reconocidas en la ley y ampliamente por la sociedad. Para el caso del extremeño, el xalimegu y el portugués rayano esperamos un gran impulso por parte de los propios extremeños, antes incluso que por parte del gobierno.

 

  Quántusilenciuguarda la nochi

 Quántusilenciuguarda la nochi,

másquandurebumba contra la cama.

S’enrean los pensamientus

en el barzaldelaescurana.

Toloqueestáahuera de mí

es el estrangeru, con una vista

tanestrañaque me sobrecoju,

comuquien se cai nun charcu.

Quiciáquelasganas de dormil

entumadambusremus,

peru el coquilludeloque á de venil,

eldisgustu polo que no hue

tienindesinquieta la cabeça.

No ai al reol la voluntá de querel,

namás el herolodiosudelarutina.

Enquequieraenventalunachiperri

paacachiná-la, me faltan los númirus,

mesobra la gana, me hiedi la espera.

La competiciónpolamuança

m’agalvanai me repuna.

M’aporrillu en el butacón,

que’linsueñum’arrastri.

Algutendrá de buenu la nochi

quandu la mañanaquedispierta los páxarus

noesescapásd’espabilal-mi.

Sedráque’ldía no brillea pa mí.

Me margullu en mípropiu,

enquevaigaapreveníu

noaináquetrasd’acordal

metraigaconsuelu.

 

Ismael Carmona García

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.