Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 16:24
Martes, 1 julio 2014

Valentín González Rodríguez, Maestro Entrenador Nacional de Judo

Marcar como favorita

Aunque una de las profesiones de Valentín sea la de fontanero, su gran pasión es la de ser Judoka. Para
ello se ha formado y forjado desde muy temprana edad. A los 18 años consigue su cinturón negro y no ha
parado.
Es Director de arbitraje de la Federación Extremeña de Judo desde 2010, en el 2014 representa a
España en el examen a Arbitro Continental en Rusia, en el 2004 consigue, en Madrid, el título de Maestro
Entrenador Nacional de Judo. Imparte asignaturas en la Escuela Federativa Regional.
Valgon, su seudónimo como entrenador, es también alumno, maestro, competidor, árbitro, y sueña con
participar en los Juegos Olímpicos.
Cuando honor y respeto son más que palabras, entonces, sabemos que hablamos con un judoka, de Valgon.

Valentín González es hijo de Valentín González y de Leonor Rodríguez, nació en Montijo el 11 de Noviembre 1975. De profesión fontanero, entrenador de Judo y entrenador personal. Casado con María José Valverde Piñero, tiene dos hijos, Alba de 11 años y Valentín de 7 años.


¿Dónde estudió?

Estudié en el Colegio Público Padre Manjón y en el InstitutoVegas Bajas de Montijo.


¿Cómo transcurre su infancia?

Mi Infancia transcurre feliz muy arropado por mi familia y recuerdo, especialmente, los veranos jugando en el barrio, Los Condes, con los amigos y en casa de mis primos.


¿El deporte era ya importante en la edad infantil?

En mi infancia teníamos grandes inquietudes deportivas, siempre participando en todas las actividades que organizaban en la localidad: Cursos de natación (Piscina Cavi), 1ª liga de Baloncesto de Montijo ( Hicimos un equipo y lo llamamos “Los pequeños invencibles”, no ganamos un solo partido), liga de futbol sala... y por supuesto JUDO.


¿Cuál ha sido su formación deportiva?

En este deporte soy Entrenador Nacional por la Federación Española de Judo y el Consejo Superior de deporte. 

Cinturón Negro 3er Dan de Judo.

Cinturón negro 1er Dan Jiu- Jitsu.

Arbitro continental de Judo por la Federación Internacional de Judo.

Experto superior en Defensa Personal. 

Participado en distintos cursos de formación con los mejores maestros y entrenadores de nuestro país. 

Y en seminarios de arbitraje organizado por la FIJ.


¿Qué le atrae del judo para elegirlo? ¿Cómo comienza? ¿Su primer instructor?

Yo empecé en este deporte por casualidad. A la edad de 5 años mis primos practicaban Kárate en una escuela situada en la calle Papas de Montijo, pero nuestra madre no podía llevarnos allí. Por coincidencias del destino mi maestro, Vicente Hidalgo abrió ese año el Gimnasio KIAI en la Avenida de Colón y, como estaba próximo al negocio familiar, mis padres nos apuntaron ( a mi hermano y a mi) allí.

Distintamente a este hecho, creo que este deporte para los niños es una actividad que a ellos les atrae por distintas razones:

Un lugar con un suelo blandito, donde les dejamos tirarse, hacer volteretas, correr, empujarse... y, encima, van todos los días disfrazados como en las películas.

Y hablando en serio y desde un punto de vista psico-deportivo, es un deporte super recomendado para edades tempranas. Mejoran la psico- motricidad, agilidad, fuerza, resistencia, flexibilidad, lateralidad...

La disciplina, el trabajo en equipo, el respeto al maestro y al grupo, espíritu de trabajo y superación personal... “Quienes sudan y sangran juntos estarán juntos para siempre”.


¿Cómo eran sus entrenamientos?

Al principio, cuando eres pequeño, los entrenamiento se basan en el aprendizaje a través del juego, por el cual vas adquiriendo las cualidades físicas básicas, el conocimiento de las primeras técnicas y las reglas del deporte.

En la adolescencia, los trabajos físicos y técnicos se enriquecen en calidad y cantidad, llegando a entrenar varias horas diarias. (Recuerdo que hacía los deberes, incluso, en el propio tatami). En esta edad las salidas a otros gimnasios de Extremadura y el resto de España se vuelven bastantes frecuentes.( Sobre todo al desaparecido Gimnasio Trajano de Mérida). Con la mayoría de edad y con los conceptos técnicos bien afianzados, los entrenamientos son más profesionales dando una gran importancia a la preparación física y táctica.


Su primer kimono...

Mi primer Kimono fue uno de la marca KAPEMI talla 000 que aún conservo.


¿Cómo vivió el logro de los distintos cinturones? ¿A qué edad los va consiguiendo?

El cinturón que más ilusión me hizo con diferencia fue el cinturón negro, que lo conseguí en una concentración en La Vera (Cáceres) a la edad de 18 años.


Sus mejores recuerdos...

Mis recuerdos mejores son todos, cada época en el gimnasio ha sido especial. De pequeño, con los amigos, vas descubriendo el deporte y la

convivencia , de más mayor, las salidas a los campeonatos, concentraciones, intercambios, los primeros arbitrajes a nivel nacional...

Pero por contarte una anécdota entre miles, destaco ésta: Con 16 años, fuimos de intercambio a Francia y, una de las actividades, fue una ruta por el Pirineo Francés haciendo esquí de fondo. Y cuando estábamos en el punto más alto, una de las niñas se tuerce un tobillo y tenemos que volver a la estación de esquí, con la mala suerte que el guía se equivoca de camino y nos perdemos. 30 niños, 12 horas perdidos por la montaña sin agua ni comida. Todo salió bien pero salimos en los periódicos de la zona.


¿Se necesita mucha constancia y esfuerzo para llegar a ser campeón?

Para llegar a conseguir algo en el deporte tanto como en la vida, es necesario tener talento, trabajar duro, ser constante y estar bien rodeado por la familia, por el entrenador y por los compañeros.


También ha sido árbitro de judo, cuéntenos su experiencia...

Empecé en el mundo del Arbitraje con 16 años de la mano, del que era en esas fechas director de arbitraje de la Federación Extremeña de Judo, Manolo Campano, sacándome los títulos de cronometrador, Juez Arbitro, Arbitro Autonómico y en el año 2000 en la localidad Toledana de Yllesca, el titulo de Arbitro Nacional.

El primer campeonato que arbitré, con dicho título, fue el Campeonato de España por Autonomías (por Equipos). En esa época me toca arbitrar toda clase de campeonato de todas las categorías por toda España ( Asturias, Galicia, Baleares, Madrid, Andalucía...) e incluso algún internacional en Portugal.

De la mano del maestro, Juan Infantes (al que le debo mucha parte de lo conseguido como árbitro) llego a formar parte de la Comisión de Arbitraje de la Federación Extremeña de Judo y comenzamos a plantearnos la posibilidad de presentar mi candidatura a Arbitro Continental.

En el año 2010, Juan Infantes dimite de como Presidente de la Comisión y la Junta Directiva de la Federación Extremeña de Judo cree oportuno que asuma yo la responsabilidad del cargo, el cual ostento hasta la fecha.

En ese mismo año, mi presidente, Julián Mangas hace oficial en la Junta directiva de la Federación Española mi candidatura a dicho título y entro de lleno en la carrera para conseguir tan importante reconocimiento.


Y consigue aprobar en Rusia el examen para Árbitro Continental...

Tras varios años de preparación en temas técnicos y de idiomas a principio del año 2013 se hace oficial que yo seré quien represente a nuestro país en el próximo examen a Arbitro Continental, teniendo que pasar previamente aquí dos exámenes teóricos( los cuales anteriormente nunca se habían dado).

Finalmente en Abril del 2014 viajo físicamente solo, pero acompañado de los ánimos y las fuerzas de toda mi familia, compañeros y amigos, a la ciudad Rusa de San Petersburgo, la cual es sede del examen de Arbitro continental.

Mi llegada se produce un jueves a las diez horas local, el viernes por la mañana, tenemos la primera reunión formal (todo en inglés, por supuesto), por la tarde examen de idioma (mi talón de Aquiles) pero lo paso sin problemas. La mañana del sábado comienza la parte práctica, que es arbitrar una European Cup Junior de primer nivel con competidores de todo el mundo (Japón, Rusia, Francia...). Todo va como la seda y me dan la oportunidad de arbitrar la final de -73 Kg masculina. El domingo, toca la segunda parte de dicho examen práctico y por la tarde, los resultados; los nervios estaban a flor de piel; en estas situaciones no solo te representas a ti si no a todo un país y a un colectivo que ha apostado por ti. 

Por suerte, todo salió bien y tuve el honor de ser uno de los aprobados y además ser puntuado con la mejor calificación. 


¿Cuál es su meta?

Mi meta, como la de cualquier deportista, es la de participar en unos juegos olímpicos. Es un sueño por el cual merece la pena luchar. 


¿Qué importancia tienen sus compañeros de tatami en su vida?

La hermandad, le llamo yo al grupo de compañeros. Somos una gran familia, los mejores momentos y los peores los compartes con ellos. Mis hermanos de sangre y sudor saben lo que les aprecio.


La palabra Judoka, ¿qué le dice?

Un Judoka es un deportista, un samurái. Es una persona que siempre mira hacia adelante. Cuando la vida le tira al suelo, se sacude el polvo se levanta y continua. Tiene presente el honor como parte importante en sus principios. Así como, el respeto a los mayores y responsabilidad

con los pequeños. Tenemos que ser un ejemplo para la sociedad. 


¿Dónde y cómo se consigue el título de Maestro entrenador nacional de Judo?

Este título lo consigo en Madrid, en un curso de cuatro meses impartido en el Consejo Superior de Deportes. 

Primero tienes que obtener tu cinturón negro y sacarte el titulo de monitor (Badajoz-1995), después con 2º Dan, el titulo de entrenador regional( Madrid 2000) y, posteriormente, con 3er Dan optas al titulo de Nacional, lo que es ahora con la nueva ley del deporte, un nivel

3 de Técnico Deportivo ( FP Grado superior)


¿Qué sintió cuando tuvo el título en el bolsillo que le habilitaba para enseñar?

Siempre me ha atraído la docencia, el hecho de poder trasmitir lo que sé y aportar mi grano de arena en la formación de futuros judokas (competidores , monitores y árbitros), me ilusiona mucho.

De hecho formo parte de la Escuela Federativa Regional impartiendo algunas asignaturas en los cursos de titulación.


¿Montaría gimnasio propio como empresario o entrenador?

Es una opción que no descarto, ahora mismo estoy empezando a dar forma a un proyecto como entrenador personal, para poder ayudar a deportistas y no deportistas habituales, a conseguir sus objetivos personales. (Entrenando con Valgon)


¿Cuándo comienza a difundirse este deporte en la comarca?

El judo empieza a difundirse hace más de treinta años en la comarca de la mano del maestro, Vicente Hidalgo Lázaro, quien funda el desaparecido gimnasio Kiai, posteriormente, acompañado de dos buenos amigos y socios, Juan María Montero y Francisco Leo Gómez

Valenzuela abren el Gimnasio Corpore, que continua hasta nuestros tiempos, cosechando éxitos deportivos por toda España y en todas las categorías.


¿El judo base está arraigado en la zona?

La cantera de Judo del Gimnasio Corpore es la más importante de nuestra región pudiendo llegar a más de 300 jóvenes judokas de distintas

localidades. (Guadiana, Lobón, Puebla de la Calzada, La Garrovilla, Puebla de Obando...)


¿Cómo ha notado la evolución del judo en la comarca desde sus comienzos?

Creo que, en estos más de treinta años, la fama de nuestra escuela de Judo como sistema integral de educación deportiva del individuo, está

más que contrastada y tanto los padres como los distintos profesionales responsables de la formación de nuestros menores (educadores, psicólogos, médicos) confían plenamente en nuestro trabajo. Y esto a hecho que seamos un referente en nuestra zona.

A nivel deportivo la mejora y profesionalidad de nuestros deportistas van de la mano del grupo de trabajo que estamos cada día con ellos y los resultados son más que visibles.


¿Y el futuro para el judo?

El futuro es más que prometedor, tenemos el mejor equipo cadete de todos los tiempos y además los niños que vienen por debajo son de una calidad deportiva ilusionante.


De alumno a maestro ¿cómo se siente?

Lo mejor de todo es que sigo siendo alumno en ocasiones, maestro en otras, competidor cuando me dejan las lesiones, árbitro la mayoría de las veces, federativo a mi pesar y JUDOKA CADA SEGUNDO DE MI VIDA.


¿En qué cambia el deporte su actitud ante la vida?

El ser deportista es una forma de entender y afrontar la vida. Superarse a uno mismo, ganarte en cada entrenamiento o prueba.

No es una cuestión de ego si no de la más verdadera humildad. No buscar sentirte mejor o más que nadie, yo lo que busco es sentir mas.


Sus proyectos inmediatos...

En la temporada que viene son muchos los proyecto a afrontar:

Arbitrar un par de salidas internacionales y la fase final del campeonato de España Senior

Sacar desde la Federación nuevos árbitros nacionales y regionales.

Ayudar a conseguir nuevos triunfos a nuestros jóvenes judocas.

Afianzar, Entrenando con Valgon ( Valentín González) como una realidad en la oferta deportiva comarcal.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.