Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel García Cienfuegos
Última actualización 20:20
Martes, 31 marzo 2015

Enchufa el Askar

Hay cosas por las que el tiempo no pasa. No pasa por el sonido del vaivén de la máquina impresora Heidelberg, pliego va, pliego viene, de la imprenta de Juan Torres. Tampoco pasa por un mollete empapado en leche, frito y rebozado con azúcar y canela, de los viernes de cuaresma. No pasa por el sonido del titeo de los perdigones de la albardonería de Juan Durán. Bendita sea la memoria que nos trae estos recuerdos.

La caldereta que preparaba Fernando Navarro, el Garbancero, el día del Pilar a la Guardia Civil, ayudado por su sobrino Isidoro Rodríguez y Alfonso Gómez Herrera. “Echa un cobertor que hace un frío que pela”. El maestro de obras Pedro Hernández Vaca, padre de mi primo Santi. Cuando los padres llevaban a sus hijos a los médicos Encinas de la Rosa y Muñoz Alcántara, pediatras de Badajoz. La carpintería y ebanistería mecánica de Antonio Hernández Montaño, en Concepción Arenal. Alberto Senda, Alberto Cortés, El Fary, La Década Prodigiosa y Olé-Olé, que actuaron un año en la Feria. El huevo de madera que utilizaban las mujeres para zurcir los zancajos de los calcetines. Los hermanos Juanito y Manolo Gragera Acevedo, conocidos cariñosamente por los hermanos Kim, que eran barrenderos del Ayuntamiento. El taller de Francisco Pinilla en la calle Isaac Peral.

La cuadrilla de esquiladores de ovejas conocida como “Cuadrilla el bote”, formada por Toribio López, que era el manijero, Luis López, Miguel Ramón y José Chaves. ¡Corriendo por el tinajón! Las niñas jugando a las cocinas. Alfonso Soto Lechón, marido de la maestra Dolores Núñez, que era de la Puebla. Emilio Macarro, al que cariñosamente el padre Dimas le llamaba Alfredo Di Stéfano, cuando Emilio jugaba en el C.D. Morante. La cámara de fotos Werlisa que regalaban a los niños cuando éstos hacían la primera comunión. El equipo de fútbol sala A.D. Amistad, campeón de liga en varias temporadas. El dicho “Los hombres se visten por los pies”. ¡Enchufa el Askar, la frase repetida en el hogar! ¡Aceitunas rellenas con filetes de anchoas, La Española, una aceituna como ninguna! Cuando íbamos a Elvas a comprar toallas, café y cerámica de Macao. Las patatas a la brava y las alitas de pollo fritas al ajillo del bar de Tani. El zapatero Ruperto Cortés.

Las fotos de la Virgen de Barbaño con la leyenda: “Se consagró este hogar y familia a la Santísima Virgen de Barbaño, Patrona y Reina de Montijo”. La afición a la caza y los galgos que tenía Pepe Bautista. Las cartas a los Reyes Magos con sus cielos azules, la estrella de Oriente y sus paisajes de dunas y palmeras. Los mecederos. Cuando en la nochevieja se tomaban las doce uvas en el atrio de la iglesia de San Pedro. “El posarrín”, tortilla pequeña de espárragos, muy popular, que servía Antonio Sánchez Serrano, en el bar La Posá.  El señor Juan, Vicente y Pedro Romero que trabajaron en la empresa de distribución de bebidas de Bartolomé Gómez Lavado. Las ranas de chapa, a las que los muchachos apretaban por debajo y éstas hacían un sonido imitándolas.

“Pachín, pachán, pachón, mucho cuidado con lo que hacéis, pachín, pachán, pachón a Garbancito no piséis, pachín, pachán, pachón”. Los calendarios con las fotografías de mujeres desnudas en las cabinas de los camioneros. Naturín, mascota de la clausura de la Semana de Extremadura en la Escuela que se celebró en Montijo. El coro Idearium y el periódico Rebelde de la OJE. ¡Caramelos Sugus, caramelos Sugus, Sugus de Suchard! Andrés Merino, que estuvo de dependiente en el comercio de Almacenes Pabón, en la plaza de los Piñero. La canción: “Les habla el hombre del tiempo con nuevas informaciones. Tendremos chubasco y viento en varias de las regiones”. Gatea que se las pela. Se presina en un santiamén. Le pasó de repafilón. Baby Mocosote, que hace pipí y moquitos de verdad. “Chacho, amo, que dice éste que nos vayamos de picos pardos”.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.