Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 16:24
Lunes, 3 marzo 2014

Mariano Álvarez Moreno, médico

Mariano es un conocido y respetado médico de la localidad montijana. Aunque nacido en Puebla de la Calzada su vida transcurre en Montijo donde, actualmente, dirige una clínica privada llamada Clínica Omega. Tras realizar múltiples sustituciones a los médicos locales de la década de los ochenta, decide dejar la función pública para centrarse en los servicios privados. Así, ya viene desarrollando su trabajo durante tres décadas.

Antecedentes personales. 

Su padre, nacido en Córdoba, se llamaba Baldomero Álvarez García era agricultor y su madre, Ana Moreno Ríos, nacida en Puebla de la Calzada era ama de casa. Mariano es el segundo de seis hermanos, 4 varones y 2 hembras llamados Manolo, Baldo, Loli, Mª Carmen y Rafa. Casado con la montijana, María del Pilar García, tienen 2 hijos, Jorge y Mariano, y 1 nieto, Hugo.


¿Dónde cursa sus primeros estudios?

Inicio mi formación como estudiante en una casa  situada en la calle Mérida, escuela de la Srta. Ascensión, similar a una  guardería. Posteriormente, continuo en el Colegio de Santo Tomás de Aquino, junto a Paco Ávila, Diego Muñoz, Andrés, Paco Mariñas, Alfonso Barroso, Pedro Moreno, Juan Morán,  Paco Paredes... donde nos impartieron clases  D. Tomás Rodas, D. Alfonso Villalobos, D. Diego Álvarez, D. Francisco Rubio y Gutiérrez ,entre otros. Aquellas clases que comenzábamos en el patio del colegio, alineados perfectamente en filas, cantando los himnos de la época y que, al finalizar el día, volvíamos a realizar lo mismo. Patio donde hacíamos la educación física y, en ocasiones, realizábamos algunos trabajos de albañilería. Aquella etapa  la recuerdo con cierto agrado aunque, en ciertos momentos, los castigos por desconocimiento de la materia en cuestión fueran algo desproporcionados. En dicho centro estudio hasta 1º de Bachillerato. Continuo con 2º de Bachillerato en el Instituto de Enseñanza Media de Montijo, actual Vegas Bajas, donde estoy hasta finalizar el COU, durante los que tuve como compañeros a Pepe Campos, Botonero, J. Moya, Corzo, A. Fortuna, José L. Bautista, Guerrero, Malagón, Zahinos,  Andrés, P. Sánchez, y un largo etcétera.  En un principio con clases separadas, por un lado los niños y por otro las niñas, hasta que en 4º curso, creo recordar, se forman aulas mixtas. Tuvimos como profesores,entre otros, a D. Joaquín Regodón, D. José Cutanda, Dª. María Arrobas ,D. José A. Jiménez, D. Adolfo Marroquí, Dª Adelaida Rodríguez,  Dª Nieves y  D. Manuel Pérez.


Recuerdos y vivencias infantiles...

Mi primera infancia transcurrió con los amigos del barrio, Benito, Diego, Juan, Lucas, Cristóbal, José Mª, Cerro, Blas, Santi, Miguel, Paco... jugando en las eras, (toda aquella zona que hoy ocupan  APROSUBA, los Institutos, el barrio de La Pradera y alrededores), a la pelota, la picota, el repión, las canicas, los aros, la billarda, recolectando hojas de mora para criar los gusanos de seda, cogiendo pájaros las tardes de verano. En la época de calor nos íbamos al Pajarón (hoy La Puentecilla) a bañarnos y competir en saltos, por el camino cogíamos algunas frutas de las huertas próximas, sobre todo en  la Huerta Blanca, también hacíamos lo propio cuando nos desplazábamos al puente de Lobón o a Barbaño, para bañarnos en el río, en estos casos nos metíamos entre los  perales y manzanos para coger sus frutos. Durante la primera etapa de mi infancia también pasaba algunos fines de semana y las fiestas del pueblo en casa de mis abuelos maternos, en Puebla de la Calzada, con mi hermano Manolo, comenzó nuestra relación directa con el pueblo donde nacimos y sus gentes, ya que luego durante la juventud estuvimos muy relacionados con ellos, bueno, mi hermano continua. Junto a él, comencé a realizar algunas de las  tareas propias del campo, bien con mi padre o bien con mis tíos, siempre había alguna “faena” pendiente. Con el cambio de edad, el tiempo libre fue disminuyendo, trabajaba más en la labores agrícolas, los juegos y amistades  fueron cambiando, nos iniciamos en los juegos de mesa, sobre todo las cartas, con Segundo, Luis, Antonio, José Manuel, Alonso..., jugábamos al futbol, tenis, balonmano... Recuerdo que construimos  una cabaña, tras el Cuartel de la Guardia Civil, donde nos reuníamos. Otro sitio de reuniones era el salón de la  OJE, donde realizábamos competiciones de juegos de mesa, y se organizaban diversos actos, entre ellas las famosas excursiones y los viajes, sobre todo a  Chipiona. Formé parte de un  equipo de fútbol, con Mateo, Flecha, Horacio, Pinilla, Chele... competíamos con otros equipos de distintos barrios de Montijo y, en ocasiones, nos desplazábamos a los pueblos próximos en bici para jugar. 


¿Cómo vivió su juventud?

Avanzada la adolescencia y en la juventud, empecé a frecuentar con mayor frecuencia la vida de Puebla con mi amigo José Mari, acompañando a Ramos y  nuestros hermanos mayores, Manolo y Bartó, comenzamos a relacionarnos con sus gentes, teniendo buenos grupos de amigos.Iniciamos nuestras relaciones de pareja, pero casi siempre alerta, pues la rivalidad entre los  dos pueblos en aquella época era manifiesta. Por suerte no tuvimos problemas de importancia. Y por cierto, del grupo, solos José Mª y yo, no finalizamos nuestras relaciones, al final volvimos a Montijo. Pero ya por entonces, cuando no tenía que estudiar, y si el tiempo no lo impedía, trabajaba en el campo, ayudando a mi familia, así estuve hasta que finalicé medicina. Los juegos no eran tales, comenzaron las reuniones, sobre todo en una casa que nos cedieron en la calle Hernán Cortés, frente al Convento, en los bares, como el bar España, el Despiste, las Cuevas y otros (en algunos seguíamos con juegos de mesa, futbolín, billar...), ya en aquella etapa frecuentábamos más la discoteca. Etapa que conviví con  mis amigos  Antonio, Paco, Pepe, Modesto, Genaro, Juan Antonio, Perico, José Manuel, José Mª y un largo grupo. Por entonces finalizaba el bachillerato e iniciaba la época universitaria. 


¿Dónde estudia?                                                                                                       

Los estudios universitarios los realizo íntegramente en la Facultad de Medicina de Badajoz, finalizando con el Rotatorio (pasar por distintas áreas de un centro hospitalario) en el Hospital Manuel Lois García, (creo que ya ha desaparecido) de Huelva.


¿Le costó mucho sacar su carrera?                                                                   

Algo sí, durante el primer ciclo, hasta 3º, recuerdo que asignaturas como Fisiología, Microbiología, Histología y Anatomía Patológica, se me complicaron algo, también fueron las novedades como pensar que todo sería como en el instituto,  el cambio de residencia, las fiestas... Todo ello me supuso un año más. Pero a partir de 4º todo fue distinto, me impliqué más y toda la materia se asemejaba más a lo que esperaba sobre estudiar medicina, finalicé mejor. 


Alguna anécdota significativa                                                                          

La coincidencia con  Andrés Acevedo (mi “socio”) de la distintas etapas, desde el inicio, es decir, desde la fecha de nacimiento, ya que nacimos en el mismo día, mes y año,  dándonos cuenta de tal hecho en 4º de Bachillerato.  Pero es que además de estudiar en los mismos centros, la misma carrera, iniciar la vida laboral juntos y continuarla durante un largo periodo de años, hay momentos de nuestra vida personal en las que también hay coincidencias, y por supuesto, sin buscarlas.


¿Es partidario de las famosas novatadas estudiantiles?

Cuando inicie mis estudios no recuerdo que las hubiera o al menos no tenían  el interés que hoy tienen, pero cuando son vejatorias afectando tanto a la  integridad física como psicológica, por supuesto que no las comparto.


¿Es vocacional? ¿Cómo y cuándo decide que quiere se médico?

Lo decido cuando curso los estudios de COU, comienza a atraerme algunas  nociones sobre el cuerpo humano. Además ya hablo con compañeros que están estudiando Medicina y me motivo algo más, empiezo a ilusionarme con el hecho de curar y por ello decido iniciar los estudios de medicina.


¿Cuáles son sus aficiones?

Ver cine y deporte. Y claro, caminar.


Su primer destino como médico...

Fue a finales de 1985, una sustitución a D. Urbano de la Calle, por vacaciones. Por entonces, ya había pasado consulta junto a D Urbano en multitud de ocasiones, cuando tenía tiempo libre durante los estudios me acercaba por su despacho para intentar ir aprendiendo algo. Para mí fue como una proyección más de mis estudios, un complemento.


Otros destinos...

Por distintos pueblos de Badajoz, como La Nava de Santiago, Cordobilla, Lobón, Carmonita, Puebla de la Calzada, Orellana de la Sierra, Campanario, La Garrovilla, Esparragalejos, Torremayor, San Pedro de Mérida, Trujillanos y muchos otros, periodos largos en unos y más cortos en otros, pero donde más desarrollé mi profesión fue en Montijo, realizando sustituciones a los distintos médicos de entonces como D. Urbano de la Calle (al que más), D. Pedro Risco, D. Félix Rubio y D. Gabriel Peyró y otros que fueron llegando. Así estuve hasta  el año 1994, en el que inicio mi actividad como médico de Refuerzos en un centro de salud de Mérida, donde continuo hasta mi renuncia en el año 2001.


¿La vida de médico con la familiar se concilian bien?

Pues en un principio, no. Desde que inicié mi actividad profesional y durante el periodo que  compatibilicé el trabajo de sustituciones con la consulta privada, tenía poco tiempo para dedicarme a mi  familia, pasaba consultas durante el día, hacía guardias durante la noche y tenía pocos fines de semana libres, de hecho, la infancia de mis hijos prácticamente no la disfruté, los solía ver casi siempre durmiendo. Todo cambió tras la decisión de renunciar a mi trabajo en Mérida, junto a una alusión de mi hijo Mariano, y dedicarme exclusivamente a la medicina privada porque, aunque seguía trabajando bastante, también disponía de  más tiempo libre y podía dedicárselo a mi familia.


Funda Clínica Omega ¿Por qué esta decisión?

Inicio mi actividad privada cuando en el año 1986, tras regresar de Madrid, donde intenté superar las oposiciones a Sanidad Militar sin conseguirlo, mi amigo y compañero, Andrés Acevedo me propone hacerle una guardia nocturna en un centro médico que había formado junto a otros dos compañeros, Miguel Escobar y Alfonso García, llamado CONSULTAS Y URGENCIAS NOCTURNAS, situado en la Avda. de Colón. Decido aceptar y, tras varios días trabajando con ellos, me asocio a la Comunidad de Bienes que tenían formada. En aquella época el horario laboral era desde las 8 de la tarde hasta las 8 de la mañana.Trabajábamos en grupos de dos, para atender consultas en el centro y en domicilios. También realizábamos durante esa etapa todas aquellas sustituciones que nos proponían y podíamos compatibilizar en horarios. 


¿Cómo fue evolucionando?

A finales del año, Alfonso García decide dejarlo, continuamos Andrés, Miguel y yo, incorporando entonces a dos enfermeras, Isabel Jiménez y Ana Gallego. Continuamos con la actividad, hasta que Miguel decide dejarlo. Andrés y yo decidimos seguir, con la ayuda de las enfermeras, cambiamos el nombre por el de SERVICIOS MEDICOS OMEGA, C.B. y modificamos el horario, suprimimos las noches y trabajamos sólo durante el día. Comienza la colaboración de  D. Manuel Picado - Psicólogo -.Nos trasladamos a otro local, el actual, en la calle Alonso Rodríguez, formalizamos una sociedad y  fuimos contando con  más  enfermeras- Mª Jesús,Eva, Manoli, - y colaboradores médicos como Digestivo, Alergóloga, Cirujanos, Traumatólogo, Podólogo, Dermatólogo, Ginecóloga, Fisioterapeuta, Pediatra. Fue durante el año 2001, por motivos de exclusividad laboral, cuando Andrés decide dejar el centro para dedicarse a la Seguridad Social y yo opto por dejar Urgencias en Mérida para dedicarme a la medicina privada. Es entonces cuando inicio mi andadura como médico y coordinador de Clínica Omega. Actualmente con los servicios de Medicina General, Enfermería y Fisioterapia, contando con la  colaboración de Ginecología, Matrona y Podología.


¿También afecta a las clínicas privadas la crisis?                                                

Por supuesto, en nuestra clínica también atendemos patología laboral, y como todos sabemos en el momento actual el número de trabajadores ha descendido bastante. Independientemente la crisis nos obliga a recortar aquello que no lo consideramos tan necesario, y la medicina privada a veces lo es.


¿Hospitales públicos o privados?                                                                            

Creo que lo conveniente es una combinación de ambos, en ciertos momentos se necesitan unos de los otros. Por ejemplo para acelerar lista de espera en ciertas pruebas o bien tratamientos quirúrgicos menores.


¿Son compatibles?                                                                                            

Por los motivos que ya he comentado, entre otros, para mí son compatibles.


¿Qué tipo de pacientes atiende?                                                                       

Principalmente mis pacientes son Funcionarios (Mutualistas) de la zona. También atiendo a la población general, igualados (desde hace más de 20 años) y accidentados laborales relacionados con Mutuas. 


¿Son muy exigentes en general?                                                                       

Puede que alguno en momentos puntuales, pero generalmente no lo son.


¿Hay algún tipo de patología típica de esta zona de las Vegas Bajas?                    

No tengo referencia de nada específico o típico de mi ámbito laboral.


¿Algún consejo médico que debamos seguir todos?                                           

El tan comentado Vida Sana, en todos los aspectos, que todos sabemos como es, pero que a veces nos cuesta llevarlo a cabo.


¿Se han visto cumplidas su expectativas?                                        

Laboralmente creo que sí, aunque continúo con la intención de  conseguir nuevos retos.


¿Qué le gustaría conseguir en su clínica y que lo encuentre difícil?                               

La colaboración de alguna otra especialidad para satisfacer las demandas de mis pacientes y población en general.


¿Ejercer la profesión de médico en el pueblo natal es una ventaja o un inconveniente?                                                                           Bueno, yo nací en Puebla de la Calzada, aunque he vivido siempre aquí, en Montijo. Respecto a la pregunta, en  mi caso no ha sido ningún inconveniente sino todo lo contrario, me ha ayudado más el conocer a una parte importante de la población ( pienso yo ).


Le vemos dar sus paseos “a buen ritmo” cotidianamente, ¿lo aconseja a todos?             

Lo que aconsejo es realizar cualquier práctica deportiva, pero admito que realizar paseos o marchas no precisa de cualidades específicas, organización ni horario especial para realizarlo. La mayoría lo podemos hacer


Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.