Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel García Cienfuegos
Última actualización 10:39
Martes, 3 marzo 2015

Un corre que te caga y una levita

Podríamos decir que el tiempo es un ladrón eficaz, pero poco cuidadoso: se lleva los momentos, pero nos deja innumerables pistas. Si prestamos atención a estos rastros como buenos detectives podremos reconstruir lo que un día fue, a partir de lo que es hoy.

El Concurso Nacional de Gastronomía Extremeña que se disputó en la plaza de España, en la Feria, organizado por la Asociación Gastronómica “El Caldero”, que ganó la caldereta de Cecilia Sánchez Martín, de Almendralejo, quedando las calderetas de Juana Aunión López y Martín Gallego Pozo, segunda y tercera. Luis Molina Arnela, que se marchó a Méjico, donde fue diseñador de moda en exclusiva para la Casa Aires. Las estampas del cumplimiento Pascual de la finca San José de Morante. El papel de pagos del Estado que se vendían en los estancos. Las hermanas Anita y Josefina Carretero, que vivían en la calle de Mérida, frente a la carpintería de Casimiro y Benito Aunión. Marifé de Triana actuando una noche de Feria. “Vaya pelúa que ha caído esta noche”. Hilaria, la costurera. ¡España es tierra de hombres, y sus hombres beben Soberano, porque Soberano es cosa de hombres!

La escuela que tenía Isabel Moreno en la calle de Acinco. La funeraria cuando estaba detrás de la iglesia de San Pedro. Los conjuntos músico-vocales: Los Mejores, Los Aukas, Los Sonimax y los Polar’s, éstos últimos ganadores del penúltimo Festival de las Vegas Bajas con la canción “Nueva vida a la tierra”. El Matadero Municipal, que estuvo al final de la calle Virgen de Barbaño. Thomson, color a lo grande, Thomson, no es el único televisor en color, pero su color es único; distribuidor, Fernando Coco Bautista. El director del Banco de Bilbao, José María Fernández, oficina que estuvo donde ahora está la Caja Rural de Extremadura, junto con Rafael Ramos y Aurelio Fernández. Para lavar, Tu-Tú.

Los pequeños devocionarios con tapas de nácar que llevaban los niños el día de la primera comunión. El pintor Antonio Ortiz Cantero. Échame un verbitrajo. Las clases de contabilidad en la Escuela de Artes y Oficios de Bartolomé Gómez Lavado. La fragua de Manuel González Gómez, en la calle Alameda, que continuaron José y Antonio González, Casimiro Gragera González, y ahora con maestría y oficio Vicente Gragera Almirante. Los billetes de cinco pesetas con la imagen de Jaime Balmes. Las realas de perros de caza de Manolo Martínez, Pedro Pinilla y Rafael Gómez Rodao. La fragua de Pepe Bueno, al final de la Ronda del Valle. La expresión que se suele decir frecuentemente cuando llegan los Reyes Magos: “Te van a traer un corre que te caga y una levita”. Los manijeros.

Bar Pedro Moreno, cosechero de vinos, aperitivos variados, en la plaza Capitán Cortés. Cristalería Carreto, en la esquina de la calle Virgen de Barbaño. Los rejoneadores Fermín Bohórquez, Luis Domec y Andy Cartagena actuando en la plaza portátil una noche de Feria. Los sabañones en las orejas producidos por el frío, y el carámbano en los charcos y en los paneros. Luis Díaz, en la puerta del Bar Tupi, del que era propietario, conocido por la taberna de Pichón, diciéndole a Germán Núñez que iba en un entierro camino del cementerio: “Adiós, Germán Núñez, te recuerdo que tienes aquí diecinueve pesetas”. La respuesta no se hizo esperar: “Pues déjalas ahí que ahora no me hacen falta.”.

 Al jardín de la alegría quiere mi madre que vaya, por ver si me sale un novio  el más bonito de España. Vamos los dos, los dos, los dos,  vamos los dos, en compañía,  vamos los dos, los dos, los dos, al jardín de la alegría”. “Quien no tiene moquillo tiene zangarriana”. La parada de las estellesas de Caballero y Quevedo en la plaza de España, junto al bar de Aunión. Domingo y Germán, en la barra de Katya. Benito y Juan Antonio, en el bar Dominó. La cosa está una mijina, ná más que una mijina achuchá. ¡Si no tiene Súper Ser, está usted fresco! Qué panzá de reír, y todo en un santiamén. Velaí, chacho.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.