Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Jueves, 5 febrero 2015

Por la sonrisa de un adolescente

Me encuentro un día de estos a una amiga que trabaja como orientadora  de un Instituto de Enseñanza Secundaria. En la conversación  me va calando una tristeza de fondo.  Le pregunto qué le pasa y responde: “Pues, mira, llevo varios días atendiendo en el centro a alumnos con unos problemas terribles, unas historias descorazonadoras. No me acabo de acostumbrar al sufrimiento de los adolescentes”.  No me da detalles, pero todos sabemos a qué se refiere. Sus palabras me caen encima como una losa.  Yo tengo especial simpatía por los chicos y chicas que viven la edad del pavo, a pesar de su “leyenda negra”:  son retadores, imaginativos, exagerados, sorprendentes,  sensibles, valientes, extremistas, justicieros, curiosos, idealistas,  juegan a ser independientes, libres de espíritu, apasionados, únicos.  ¡Quieren cambiar el mundo, ponerlo todo patas arriba!. Son geniales.


Pero, desgraciadamente, muchos de esos adolescentes de nuestro entorno, algunos de esos que nos cruzamos por la calle, con su natural desparpajo, viven en un  ambiente totalmente hostil.  Chavales que soportan en sus casas los estragos del desempleo, sufriendo día a día cómo en su hogar  falta lo más básico, como la comida o las prendas de vestir. Y muchas veces sin esperanza de una solución medianamente digna.  Otros que  ven cómo su familia se desintegra de la noche a la mañana con la separación de sus padres lo que, en muchos casos (no en todos),  les lleva a ellos a una vida más triste, más solitaria, más crispada.  Y podemos seguir nombrando situaciones de abusos, de violencia, de enfermedades, de desamparo…


Es verdad que cada edad tiene lo suyo.  Pero ante las situaciones  como estas,  auténticas tragedias cotidianas, los adolescentes me llegan al corazón especialmente.  Porque ya no tienen su mundo infantil inconsciente en el que refugiarse,  ni tampoco  la autonomía de los jóvenes, que en un momento dado, pueden dar el salto y buscarse solos la vida.  El adolescente se queda atrapado en la desventura, con la madurez suficiente para saber y calibrar todo lo que está pasando a su alrededor, pero sin la capacidad de buscar una realidad más amable. Y todo se lo traga, pero tarda en digerirlo toda la vida. Estos chicos y chicas necesitan más que nunca una mano firme que les guíe y unas palabras amables que les acompañen. Eso no es cuestión de  dinero y no tiene nada que ver con la ruptura de las parejas.  Los adolescentes, con alma de niños y cuerpos de hombres y mujeres no pueden ser el saco de boxeo donde se desahogan todos los problemas,  ni tampoco un barco  que se abandona a su suerte. Todo lo contrario, hay que apoyarles más que nunca.  Si tras esta reflexión hay una sola persona  que mire con más comprensión a algún adolescente de su entorno y consigue sacarle una sonrisa sincera, entonces este artículo habrá merecido la pena.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.