Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel García Cienfuegos
Última actualización 22:58
Lunes, 2 febrero 2015

La caseta de la media legua

El tiempo no pasa por los silencios que producen las madrugadas. Ni por el pregón de la mañana que anuncia “Churros calientes”. Nuevamente, queridos lectores, os presento una columna repleta de la ambrosía que producen los recuerdos.

Luciana Wolf, Valen, Mari Trini, Pino Donaggio, Joan Manuel Serrat, Los Canarios con Teddy Bautista y Pedro Ruy Blas, artistas invitados que actuaron en el Festival de la Canción de las Vegas Bajas. La oficina de Mercoguadiana en las antiguas Escuelas de Artes y Oficios, hoy oficina del Sexpe. Calzados Bumpers, marca en exclusiva de Calzados Pérez. La expresión “valiente chuminá”. Francisco Pozo Chave, que fue presidente de la Asociación de Empresarios. El catedrático de historia moderna en la Universidad de Granada, Juan Sánchez Montes. Bartolomé Pinilla Porras, presidente de la Comunidad de Regantes de Montijo. Haz una buena lumbre para que tengamos un buen borrajo. Juan de la Fuente pintando las cunitas y voladoras que ponía en la Feria junto con sus hermanos.

Cuando se ponía en el cancel de la puerta de la iglesia, cerca de las amonestaciones matrimoniales, la calificación moral de las películas, siguiendo estas observaciones: apta para niños, para jóvenes, para mayores, para mayores con reparos (con sólida formación moral) y gravemente peligrosa (léase rechazable). La sierrita que traían las inyecciones y empleaban los practicantes para cortar las ampollas, donde tomaban el líquido con la jeringuilla. Luis Ramas, que vivía en la calle de Papas y era vendedor de cupones de la Once. “Ya está el pájaro bobo puesto en la esquina, esperando que salga la golondrina”. La bulancra, hueco que había en los pesebres donde comían las bestias y aprovechaban las gallinas para poner sus huevos. Los botes de cristal llenos de caramelos en las dulcerías de Paco y Mariano Serrano. El abogado Pedro Márquez Alcalde, que tenía el despacho en la calle Carrera. La expresión “está tente bonete”. Coile, coile. Antié y trasantié.

Las pizarras de la infancia con un marquito de madera del que colgaba un trapo para su limpieza, que impregnado por la saliva, con lustre y energía todo lo borraba. Los bancos pequeños hechos de corcha y las sillitas con el hondón de bayón que se llevaban los niños de casa  para sentarse en las escuelas.  Esta frase solía escucharse en muchas casas, la decía el padre a cualquiera de los hijos: “Como yo me entere de que le contestas a una persona mayor, que no le haces caso o te burlas de ella, prepárate”, ¡Hay qué ver cómo han cambiado los tiempos!  La variedad del tomate llamada “larga vida”, que se cultiva en las huertas. El pujavante de los herradores que utilizaban para recortar los cascos de las bestias. Las vacas trashumantes que venían de Ávila y pasaban por Montijo en dirección a la finca Aldea del Conde. Las ballestas para coger pájaros. Los gusarapos. Lo compró a tocateja.

Antonio Saucedo Mimbrero, que estuvo varios años de pastor con las ovejas de Isidoro Gómez. Las bolsas de terciopelo verde de la cuestación el día de la Virgen de Barbaño, que al echar un donativo te entregaban una estampa. La caseta de la media legua, junto a la vía del tren, en dirección a Torremayor. La Guardia Civil con traje de gala y con los fusiles a la funerala dándole escolta al paso del Santo Entierro. Las clases de pintura y mecanografía de Fulgencio Fernández, en la calle Badajoz. “Coge la botella de aceite y ves al comercio de Enrique el sacristán, en la fonda, y que te despache cuarto y mitad y que me lo apunte”. El bar El Cruce, que estaba en el comienzo de la carretera a Barbaño, tras pasar el cruce de las carreteras Lobón, Puebla y Torremayor. El sacerdote Manuel Tirado. “Que felices seremos los dos, y que dulces los besos serán, pasaremos la noche en la luna, viviendo en mi casita de papel”. La jodía muela me está haciendo pasar los quirios. La ratita presumida cantando: “Limpia mi casita, la lará larita”. Hasta el mes que viene, Dios mediante.

 

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.