Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Miércoles, 31 diciembre 2014

kilómetro cero

Al escribir un artículo, a veces me cuesta ponerle un título y a veces el titulo se antepone a todo. Como ahora. Con todo un nuevo año por delante, el concepto de kilómetro Cero me resulta de lo más atractivo. ¿Por qué no planificar lo que esté en nuestra mano para que la suerte se ponga de nuestro lado?.  En este inicio del año me propongo concentrarme en una pregunta: ¿Qué puedo hacer yo, que no haya hecho hasta ahora, que dependa solo de mí, que me de resultados y que me acerque a mi objetivo?. Nada más y nada menos. Si es cierto que la mente crea realidades (algo que creo  firmemente ), me gustaría crear un futuro positivo. Pero si lo pongo en manos de los demás o de las circunstancias quedará  fuera de control, como pollo sin cabeza y a estas alturas me niego a ello. Para este proyecto, tengo que dejar de preguntarle a mi pasado qué puedo hacer y qué no puedo,  porque parece que demasiadas veces pone pegas y no me deja avanzar. Prefiero preguntarle al futuro ¿Dónde me gustaría estar  en los próximos años?¿Qué me gustaría hacer?

Me propongo podar los distintos aspectos que componen mi vida. Como los árboles. Quitando esas ramas secas que me pesan pero son improductivas. No quiero cargar más con ellas.  Esas creencias que me limitan (“no puedo”, “debería”, “no se me da bien”)  y que llevo toda la vida repitiendo como verdades absolutas. Realmente, pensándolo bien, si el mundo fluye constantemente,  yo también aspiro a cambiar con él para mejorar. Además quiero quitar las hojas con gusanos y otros bichos que agujerean mi energía día tras día y se comen los recursos que podía utilizar para mejores menesteres. Si me levanto cada día con las ilusión de hacer unas tareas…¿Cómo es que al final hago otras que no me aportan nada?. .

También quiero  dejar solo los pájaros mejores, los que hacen que mi vida sea más alegre, más amable, más profunda, más equilibrada, más interesante.  Los que me acompañan y ayudan a ser mejor persona. No quiero estar todo el día escuchando esas quejas y críticas constantes de los grajos que todo lo ven negativo, a pesar de que la suerte le ha dado cartas para ganar la partida. Que se vayan a otro árbol a dar la lata.  

En este año que empieza  voy a conseguir  las herramientas que necesito y que no me he atrevido a adquirir hasta ahora: La tijera para cortar en seco lo que no quiero seguir cargando, la mochila de fumigar y limpiar parásitos, la regadera para alimentar bien mi futuro y el de las personas que tengo la suerte de tener a mi lado.

Kilómetro cero. ¿Te apuntas?

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.