Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Viernes, 5 septiembre 2014

No es No

 Es algo que parece obvio, ¿verdad?  Pues parece ser que muchas personas no entienden la palabra “No” y prefieren interpretarla a su manera. Y el caso que hoy nos ocupa es el de los hombres que no entienden cuando una mujer le dice que no quiere tener relaciones sexuales con él. La Asociación de Mujeres Malvaluna de Mérida ha hecho una llamada de atención ante las reacciones aparecidas tras una violación múltiple en Málaga. Ha habido opiniones para todos los gustos y algunas de ellas apuntaban a que la chica tenía que haber tomado más precauciones, como si andar por unas calles concretas o vestir de una manera determinada invitara a los hombres a atacar. Pero ¿De qué estamos hablando? Me quedo perpleja que se puedan decir esas sandeces en nuestro país, porque son razonamientos propios de lugares tercermundistas, donde la mujer no pasa de ser un mero objeto al servicio de los hombres.

Para colmo, el alcalde de Málaga, queriendo quitar importancia al asunto,  manifiesta que “Estos sucesos ocurren en nuestro país con más frecuencia de lo que pensamos. Hay más de mil violaciones al año en España y no se puede poner un policía detrás de cada ciudadano”. Supongo que detrás de estas declaraciones está la frustración de que la ciudad se presente como insegura por lo sucedido. Pero tendría que haber valorado la eficacia del  operativo que tiene en su ciudad, porque hasta el Sindicato Independiente de Policía de Andalucía en Málaga ha denunciado  una carencia de efectivos desde hace años. Pero siempre es más fácil tirar balones fuera. Recordamos también las polémicas declaraciones del Ministerio del Interior para prevenir violaciones, entre las que se incluyen consejos como echar las cortinas al anochecer para evitar miradas indiscretas o procurar no entrar en un ascensor cuando esté ocupado por un extraño.

Mucho podríamos hablar de este tema. Ahora que parece que el sentido del bien y del mal se ha vuelto bastante ambiguo, Malvaluna lanza un mensaje que me parece bien interesante: "No es No". Cuando una mujer le dice a un hombre que no quiere nada con él, es No. Cuando tiene una relación con él pero no le gusta el rumbo que están tomando las cosas y dice no, es No. Cuando aparecen en escena personas o elementos que le desagradan y dice no, es No. Cualquier persona tiene todo el derecho del mundo a cambiar de opinión en un momento dado simplemente porque no quiere seguir por ese camino, por mil razones o por una sola. Y nadie debe interpretar que está diciendo otra cosa o que se lo hubiera pensado antes o que esto es lo mejor para ella. Cuando alguien dice  No,  el mensaje es claro y tenemos que aprender a respetarlo.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.