Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana María Moreno Vaquera
Última actualización 10:33
Miércoles, 9 octubre 2013

Fermín García, Artista

Fermín es más que un cantante, es un artista polifacético. Sus inquietudes personales le han llevado, demás de por la música, por el teatro, por la pintura y la fotografía.
De haber seguido la tradición familiar, hoy sería carpintero pero buscó otros derroteros, su inquietud artística no le impidió labrarse un futuro laboral estable trabajando en el Centro de Salud.
Sus inicios como cantautor estuvieron influenciados por Pablo Guerrero y por los poetas extremeños del momento, Pacheco, Lencero o Delgado Valhondo .
De Puertas Abiertas a formar dúos musicales, con Pedro A. Delgado o Luis Núñez, o grupos musicales, con Nubes Rojas, Curiosa Gente, Vaiven o, en la actualidad, + Bolero


Preséntese...

Nací en Badajoz, en un ambiente familiar propicio para el desarrollo de las artes. Me formé en la Escuela de Arte Adelardo Covarsí, bajo el magisterio de los profesores Don José María Collado, (dibujo), Don Manuel Fernández Mejías (Pintura) y don Isauro Luengo (Modelado), a pesar de la formación académica, hay bastante de autodidacta en la pintura.

Los poemas de Manuel Pacheco me inspiraron para una de mis exposiciones. El resultado fue una colección de acuarelas basados en los poemas de este autor. 

He colaborado en muestras colectivas e individuales.

En Badajoz me ha presentado al menos en dos ocasiones (1982 y 1990), así como, en diversos puntos del país. Actualmente vivo en Montijo.


¿Casado? 

Si  con cinco hijos: Samuel, David, Ruben, Abel y José


¿Dónde estudió? 

Estudié primero Oficialía en el colegio San José, completando el segundo ciclo de Maestría Industrial de la rama de Electricidad, en El Castelar. Recuerdo con especial cariño a mi profesor, D. Bienvenido del Pino. Participé en cursos de arte dramático impartidos, entre otros, por Cristian Casares y Villafaina. Pertenecí al grupo “Puertas Abiertas” en el que tuve el honor de compartir vivencias y desventuras con Fidel Perera, Isidro Bueno, Francisco Gutiérrez, Tené y, otros tantos, actores y poetas que admiro.

Posteriormente, fui becado en Madrid por ser uno de los pintores artesanos más jóvenes de España; entre los profesores se encontraba el poeta D. José Hierro. A la vuelta, formamos el dúo “Pedro A. y Fermin”, dimos conciertos por Cataluña, El País Vasco, Madrid, etc. La Diputación sacó un CD en el que participó Manuel Pacheco, un trabajo muy interesante por ser una de las pocas grabaciones que existen del poeta.


¿Cómo transcurre su infancia?

Una infancia sin sobresaltos, para un niño con cuatro hermanos. Para recordar, mi abuelo Fermín Díaz Cerrada, hombre socarrón y bueno.


¿Cuándo llega a Montijo?

Llego a Montijo en 1980, cuando se crea el Servicio Normal de Urgencias.

Ya había estado antes, pero con el grupo de teatro, representado “La generosa paliza” de Lope de Rueda”, que también representamos en Puebla de la Calzada.


Compagina su trabajo en el Centro de Salud, antes ambulatorio, con las  artes... 

He tenido siempre muchas inquietudes, la pintura, la fotografía, (tuve hasta mi propio laboratorio de revelado. Antonio Sanfer, me enseñó mucho, además de tener unas charlas interesantes sobre sus vivencias como fotógrafo), la música, el teatro,... me han atraído especialmente. Me hubiera gustado seguir con la tradición familiar y hoy sería carpintero, pero la verdad es que tengo un trabajo que, aunque a veces, puede llegar a ser desagradable y sacrificado para la familia, también es cierto que me ha dado la tranquilidad y la seguridad que necesitaba para desarrollar esa parte lúdica.


¿Qué nos puede contar de su trabajo en el Centro de Salud?

Poco te puedo decir, a veces estimulante y otras penoso, según las desgracias o las alegrías que te toque vivir en una guardia. No conozco a ningún compañero que no haya necesitado unos días para reponerse ante algún caso que prefiero olvidar.


Sus inicios musicales ¿cómo fueron?

Los inicios fueron dentro del grupo “Puertas Abiertas”  y pretendíamos que fuese un movimiento cultural que abarcase la pintura, la música, la poesía y el teatro. No entendíamos que estaba todo inventado. En los montajes que realizábamos había que cantar unos textos y se decidió que yo era el idóneo para dicha labor. Ahí me pico el gusanillo de la música. Cuando se acabo el teatro forme dúo con Pedro A. Delgado, después con Luis Núñez, más tarde acompañado por el grupo “Nubes Rojas” y posteriormente con “Curiosa Gente” con los que grabe el primer disco de estudio “Inquietudes”, cuyo título puso mi mujer.


¿El apoyo de su mujer ha sido importante?

¡Muy importante!. Cuando actúo delante de gente que conozco, me pongo

muy nervioso. Partimos del hecho de que soy muy tímido y, aunque creo

que lo disimulo, la última vez que estuvimos en el Teatro de Montijo fue bajo una presión y circunstancias especiales y, con esa clarividencia que tienen las mujeres, mi mujer soltó una frase lapidaria: “tu no tienes  nadas que demostrar” y me quitó todos los miedos. No te puedes imaginar lo que puede ayudar una sola frase de quien te quiere, en el momento justo.


La década de los setenta ¿ya estaba en la música?

En los 70 ya estábamos rodando. Aparece PABLO GUERRERO con su disco “A cantaros” y nos deja pasmaos. ¿Cómo era posible que un muchacho de pueblo y extremeño hubiera podido grabar aquello? Qué gusto, qué sensibilidad, qué voz tan agradable, ideal. Fue un pistoletazo de salida. Musicamos a los poetas extremeños, entre ellos, Manuel Pacheco, con el que di infinidad de conciertos, alguno en Montijo.  Luis Álvarez Lencero,  al que admiraba y quería ( estuvo en Montijo para la inauguración de una de mis exposiciones meses antes de morir) y Jesús Delgado Valhondo. La amistad con ellos y el gusto por las letras me definieron como cantautor.


¿Qué tuvo de cantautor?

De alguna forma había que definirnos, a los que nos dedicábamos a musicar poemas nuestros o de otros, para hacerlos llegar con nuestras voces, la mayoría de las veces desacertadas, pero con una fuerza que solo la censura de la época conseguía frenar. Después se quedaron como tales los que tenían algo que decir, llámese Luis Pastor, Luis Regidor, Pablo Guerrero etc. Los demás nos dedicamos a compaginar el aprender el oficio de la música con la familia y son los demás los que pueden decir si hemos aprendido.


Los ochenta es una década que los jóvenes de aquella época la magnifican...

Una década bonita y de muchas esperanzas. No esperábamos que desembocara en esto, que no lo conoce ni la madre que lo parió. Hemos pasado de la chaqueta de pana a tener fincas, “acomodadas a paraíso, salones de estar y de no estar”. Un desencanto.


¿Cómo lo vivió personalmente? 

Desde Montijo. Teníamos un ayuntamiento abierto y con ganas de promocionarse y promocionar todo aquello que tuviera un halo de cultura. Creamos un grupo de pintura, había muchas iniciativas a todos los niveles, ya lo dice Juan C. Molano en su libro: “Cuando la juventud ocupó la calle”.


¿Y profesionalmente?

Continué en el ambulatorio como celador,  alternando con los conciertos y las exposiciones en Montijo, Jerez de los Caballeros, Mérida, Badajoz, Sevilla, etc.


Desde Valdecaballeros hasta llegar a Almaraz... ¿qué representó esta canción?

En realidad su título es El Rock del Guadiana, letra compuesta por Fidel Perera y yo. La música la compuse con Juan Francisco Pintado. Esta canción se convirtió en nuestra carta de presentación cuando llegamos a Vizcaya, dimos algunos conciertos y grabamos para la TV3. En Bilbao ya era conocida por los emigrantes extremeños que la demandaban en las emisoras de radio, llegando a alcanzar bastante éxito.


Edita un primer disco.

Editar el primer disco fue arduo, la grabación y edición se realizo en dos días, las pelas estaban contadas.


¿Sus hijos continúan la tradición musical?

El mayor, Samuel, acaba de sacar un EP, como adelanto del disco que sacará el próximo año, con su grupo Madrileño AGRESIVA.

El segundo, David, estupendo en voces corales, ya solo se dedica a su trabajo como ingeniero.

El tercero, Rubén, el año pasado le dieron el premio al mejor grupo revelación de Extremadura, con BLAME THE DOG y, acaba de volver de Inglaterra, donde han estado tocando, ya es un logro que un grupo de extremeños actúe en inglés.

Los dos pequeños, Abel y José, además de tocar en su grupo, JAQUE MATE, han realizado diversas colaboraciones con otros músicos, incluso con la Banda Municipal.


Han formado agrupación juntos ¿cómo ha sido?

Si, los tres mayores han trabajado conmigo en la orquesta MUSICAL VAI-VEN, durante años, en los que adquirieron una formación y un dominio del escenario admirables. La última vez que actué con ellos fue en el teatro de Montijo con motivo de la presentación del grupo de los pequeños y colaboramos los hermanos y yo. Para mí, inolvidable! Actualmente, mi hijo Pepe está conmigo en +BOLERO, grupo del que formamos parte.


¿Su Currículum artístico?

Como pintor obtuve diversos premios, algunos a nivel nacional. Fui seleccionado para la exposición itinerante del “Salón de Otoño” , tengo un cuadro en el Museo Provincial de Bellas Artes.

Como cantante, representé a Extremadura en el festival la Isla de Arosa en 1976 donde actuaron un representante de cada región de España y uno por cada país sudamericano. Como experiencia, inolvidable, pero no habíamos actuado aún Pedro A. y yo, cuando estaban entrevistando a los ganadores en la caseta de la prensa. Anteriormente, habíamos actuado en el “festival de las Vegas Bajas” consiguiendo un tercer premio. El último disco lo grabé en el 2004 “Pinceladas”, con unos arreglos preciosos de Juan Rodríguez de la Torre y la colaboración del guitarra, Manuel Mejías.


¿Prefiere las orquestas o cantar en solitario?

Me gusta cantar con músicos en general, no soy capaz de cantar en fiestas ni cumpleaños, me resulta imposible, ese” feliz en tu día” en el que cada uno canta en un tono y no sabes a cúal adaptarte, por lo que tengo amigos que  no saben que canto. 


¿Cómo es la vida de un cantante de orquesta?

Pasé por varias orquestas, aprendiendo todo lo que pude, aunque en este oficio nunca se acaba de aprender, no tenía ni idea, me sorprendí el día que me entere de que una sevillana tenía cuatro partes.

Fue duro pero también tuvo sus buenos momentos y un gozo cuando me consideré preparado para afrontar la tarea de tener mi propia formación: VAI-VEN, a la que se fueron sumando mis tres hijos mayores que, no solo me ayudaron a empujar el carro si no que lo enriquecieron y me enriquecieron. Un recuerdo especial para Maribel, Emilio, Macarena y otras chicas que trabajaron con nosotros. El segundo disco de la orquesta se tituló: “LOS 60 CON VAIVEN” y era un concierto que ofrecíamos al margen de ésta, como atracción.


Actuaciones más emblemáticas que recuerde...

La actuación en el Teatro de Montijo con mis hijos, a los que adoro. El vídeo esté en Youtube, con poner: Fermín García Díaz, lo podrás ver.



¿Ha asistido a muchas ferias de pueblos?

He estado en tantas ferias que, tras dejar la orquesta, no he vuelto ni a ver los cohetes.


¿Compensan económicamente los esfuerzos?

Casi siempre.


¿Cómo ha ido evolucionando su música?

No sé, quizás, alguien que me conozca, pueda analizarlo; lo cierto es que la sensibilidad es distinta a los veinte que a los sesenta. Ahora lo estoy disfrutando de otra manera.


De los 70 a los 10 ¿con cuál década se quedaría?

Haciendo balance de lo que ha sido mi vida, reconozco que he vivido y que son pocas las cosas para olvidar. Me decía un día D. Emilio Macarro “que la vida era buena” , y ese es mi lema.


¿Compone?

Ya no, ahora escribo y con miedo, confieso que no lo enseño por pudor, me asusta la mediocridad y ¡ es muy fácil caer en ella! Los poemas los recito en los conciertos de +BOLERO, a modo de presentación de los temas.


¿Qué pintaba o pinta?

Bien asesorado: del natural y copiando a los clásicos. Con los años he sufrido evoluciones y tocado distintas técnicas y estilos. Ahora no pinto. Días atrás, después de ver un cuadro muy sencillo, una silla con unos trazos frescos que me llegaron pintado por Remedios García, que tiene el marido en la oficina, me dio un impulso: compré un lienzo, pinturas y... se ha quedado en el caballete, insultantemente blanco, me mira, me interroga y hasta me sonroja.  El tiempo no me da para más.


¿Qué significa su familia?

Todo, el principio y el fin de mi felicidad. No imagino una vida sin mi mujer y mis hijos, a los que adoro. Para estar equilibrado, necesito saber que están bien.


¿Qué le gustaría conseguir?

Tiempo, sin tenérselo que robar a mi familia.


La política en su vida ¿qué importancia tiene?

¡Ya nada! Me han destetado, es una de las pocas cosas que me quitan el sueño. Me dirán que es la táctica del avestruz pero, es que estamos indefensos, nos endeudan hasta la miseria, los siguientes terminan de hundirnos, sin quitarse ninguno de los privilegios que gozan, jubilaciones y parabienes infinitos, más los que no se ven y, encima, para protegerse unos a otros no nos permiten votar a las personas, tenemos que votar paquetes con toda clase de chorizos incluidos. En fin “sin acritud” pero... que se voten ellos.


Su meta vital...

Pasar por la vida, sin hacer demasiado ruido y con la lucidez suficiente como para ignorar a los que han tratado de dañarme. No quiero dejar de pasar la ocasión de decir que Montijo es un caldo de cultivo estupendo para la música. Los músicos que tenemos, un personal que esta haciendo una labor callada, pero que no por ello deja de ser efectiva. Tenemos a JOAQUIN JIMENEZ (Quini), interesante y completísimo músico, PEDRO-MONTI, siempre con proyectos y otros grandes grupos. También  el Conservatorio, La Banda Municipal, La Escuela de Danza o Agla. Nosotros tenemos que apoyarlos, no debemos esperar que venga gente de fuera a decirnos lo buenos que son.


¿Qué proyectos tiene?

Ya había dejado los conciertos, pero es cierto que la música es un bicho que si te pica es para siempre. Un buen día me buscó Antonio López para decirme que me había visto actuar y que quería tocar conmigo, en ese momento se inició el proyecto de +BOLERO y mi puesta en marcha para iniciar una nueva andadura, en la que nos acompañan Alejandro Sánchez y mi hijo pequeño, José García.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados.