Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Jueves, 5 junio 2014

Jake al Rey

   Hasta hace pocos años yo admiraba al Rey, como muchos españoles. Entonces valoraba  que, sobre todo en el exterior, estábamos bien representados por personas cultas, educadas, con formación y habilidades negociadoras y, además,  con varios  idiomas,  algo impensable en el resto de nuestros dirigentes, que no se manejan ni en un inglés básico. Y concretamente a Don Juan Carlos se le unía además un carácter amable, sencillo, cariñoso, con  manejo en las ceremonias y formulismos, con sentido del humor y carisma. La  reina una profesional y el príncipe, altamente cualificado, prudente y atractivo. Una  imagen impecable. Es decir, un perfil que se hubieran rifado todas las  agencias de Relaciones Publicas, que es,  después de todo,  el trabajo que desempeñan. Aunque siempre ha habido voces en contra, hay que recordar que aprobaban con nota alta en todos los  sondeos. En  cuanto a Leticia, cuenta con mi apoyo incondicional por puro corporativismo. Eso de que una colega periodista haya llegado a Princesa de Asturias  me hace ver que esta profesión tiene muchas salidas. Todo es ponerse y apuntar bien. Lo malo es que cuando se confunde el amor y el interés, el corazón es el primero que se cansa.

   Por el pacto de silencio con la prensa, nunca se confirmaban los rumores sobre las miserias borbónicas. Pero como no se puede poner puertas al campo, llegó un momento en que la verdad nos estalló en la cara. Y resultó que esa estampa familiar perfecta era falsa, todo un montaje.  Después empezó la sospecha de  que Urdangarín y Cristina pertenecían al  “Club de Guante Blanco” que tiene esquilmado al país.  Cuando en pleno centro de la deprimente crisis que sufrimos nos enteramos por casualidad de que el rey estaba alegremente cazando elefantes en  Botswana con una rubia llamada Corina,  a mi ya su regia figura se me hizo trizas y tengo que reconocer que esperaba con impaciencia el momento que llegó el primer lunes de junio con el anuncio de su abdicación.

   En este paréntesis que se produce ahora, antes de la nueva coronación, los detractores de la monarquía saben que les ha llegado el momento de mover ficha e intentan dar un decisivo  Jake Mate. Los monárquicos deben tener en cuenta que los republicanos cada vez son más numerosos y que han entrado con fuerza en escena. Pero que no olviden los republicanos que el rey ha tenido un importante papel en nuestra historia reciente, ampliamente reconocido a nivel mundial  y que ahora estamos en el momento  de las alabanzas.  Hay que escuchar todas las opiniones  y que gane la Democracia, la verdadera soberana. ¿Veremos en el  trono a Felipe VI?.  El momento es crítico y la pregunta queda en el aire

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.