Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Lunes, 7 abril 2014

Del filósofo Platón al ministro Wert

Que el arte y el deporte son fundamentales para el desarrollo de un niño es algo que ya descubrió  Platón hace más de 2000 años. Para el gran filósofo griego  la educación es el punto de partida para que el alma adopte una posición ante el mundo y ante la vida.  Aseguraba que  hay que elegir cuidadosamente lo mejor para el cuerpo, el corazón y la mente. Me veo con autoridad moral  para hablar de este asunto, porque desde que mis hijos pusieron el pie en el mundo he tratado de fomentar en ellos estos campos. Me he esforzado en esto tanto como alimentarlos o vestirlos, dándole  una gran importancia a tres frentes: la creatividad , porque mantiene la mente abierta;  la música porque desarrolla partes únicas del cerebro y el deporte, porque fortalece y equilibra. Y me alegro infinito del resultado,  porque creo firmemente en la educación integral de la persona. Por eso, cuando mi hija empezó  a estudiar filosofía en bachillerato me comentó con asombro “¿Tu sabes que eres platónica?!!”. Al menos, puedo asegurar que lo he intentado.


Ahora el ministro Wert,  que no debe haber dedicado a la lectura de Platón más de dos o tres minutos de su vida, quiere emprenderla contra estas asignaturas reduciéndolas al mínimo. Y de paso, eliminar  horas obligatorias de Filosofía, no sea que vaya a quedar algún rastro del descalabro. Pero para mí esto no es más que  el tiro de gracia de una situación que viene de lejos agonizando, porque creo que el planteamiento de estas materias en los centros escolares es penoso. Salvo honrosas excepciones, lo último que hacen las asignaturas de Plástica y Música es encender la más mínima chispa creativa en los chicos. Y  la Educación Física no creo que haya fomentado en ellos la inquietud  por hacer deporte. Todo es rígido, cerrado, tenso, dirigido al resultado.Y los componentes del sistema educativo, que ahora se rasgan las vestiduras, nunca le han prestado la más mínima atención.

Yo tengo una propuesta para el Ministro de Educación:  que eliminen las asignaturas de Música, Arte y Educación Física. Que las quiten, si. Que hagan borrón, cuenta nueva… y que las vuelvan a poner otra vez, replanteándolas y dándoles el sitio que se merecen. Como en Finlandia y otros países donde  la Educación  es un referente. Que exijan que se impartan con calidad, que no se consideren “marias". Que fomente competencias sociales y personales, que ayuden a descubrir verdaderos talentos en los alumnos, que puedan incluso encontrar  interesantes caminos profesionales en ellas. Y  los políticos que no inventen en este asunto y escuchen a los sabios, que es mucho lo que nos jugamos.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.