Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pedro Durán Gragera · Montijo
Última actualización 11:04
Jueves, 27 marzo 2014

Fotodenuncia: pistas de pádel · Pedro Durán Gragera · Montijo

A comienzos de este siglo en España comienza a surgir una nueva clase social, los nuevos ricos. Como dice D. Antonio García Trevijano en su obra Pasiones de Servidumbre, "el pueblo instintivamente imita a su rey". En este caso José Maria Aznar, no es el rey pero realiza las funciones de éste, porque en la partidocracia (no confundir con democracia), la mayoría absoluta se convierte en poder absoluto, eso sí con la alianza del poder del dinero.
Vengo a decir esto como consecuencia de la moda impuesta de jugar al padel, juego que le encanta a nuestro (rey) depuesto Jose M. Aznar.
"Como no podía ser de otra manera" (Luis de Guindos) por Real Decreto todos los pueblos de Extremadura y a ser posible de España, tienen que construir al menos una pista de padel, da igual donde se construya porque a los vecinos del lugar les va a dar lo mismo y no van a protestar ante esta cosa sin importancia.
Otra prueba de la desconexión existente entre los gobernados y el poder de los partidos. Con unas elecciones por separado del alcalde, poder ejecutivo, y de los concejales de distrito (o barrio), poder legislativo, esto no hubiese ocurrido.

En la foto, pista de padel en una urbanización sin edificar de la localidad de Montijo.

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.