Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elisa Martín Crespo
Miércoles, 19 febrero 2014

El CARPETAZO

Reconozco que me ha encantado la movida de Gamonal. Esos vecinos y vecinas de todas las edades diciendo: “¡Se acabó! ¡Aquí damos el carpetazo y no se dilapida un euro más!.  No queremos bulevar  y pedimos la suspensión definitiva de las obras”. Son mis héroes. Ahí estaban, decididos a que la extraña pareja que formaban el alcalde y un importante empresario de la construcción no les tomaran el pelo con una obra cara e innecesaria, una más de las muchas que han llenado ciertos bolsillos en la época de la burbuja inmobiliaria.

Días después, para colmo del regocijo, nos enteramos que finalmente, en Madríd se paraliza la descabellada idea de privatizar  la sanidad. Durante meses se ha creado  un frente común que ha unido a pacientes, sanitarios y ciudadanos de todo tipo con el objetivo de paralizar un proceso que entienden que no busca el interés de la mayoría. Una “marea blanca” que se ha organizado en encierros y manifestaciones y han llegado a los tribunales donde han acumulado decenas de causas abiertas. Es este caso, al concurso de los hospitales se presentaron solo tres empresas y, curiosamente, cada una de ellas pujó por centros diferentes. Se hubieran embolsado miles de millones de de beneficios y hay varios políticos  imputados

Reconozco que me gustan estas protestas y no me gustan las  que organizan los sindicatos y los partidos políticos en su turno de oposición. Este tipo de manifestaciones organizadas me dan mala espina. Me parece raro que protesten en ciertos asuntos y no en otros parecidos, que se manifiesten en momentos claves y en otros parezcan dormidos,  que las pancartas agrupen siempre a las mismas siglas cuando cada asunto debería plantear una reflexión diferente.Todo eso me huele chamusquina, a  consignas demasiado claras y a intenciones muy  transparentes. Todavía no he visto que se manifiesten,  por ejemplo, a las puertas del senado para pedir  que los senadores tengan las mismas condiciones de jubilación  que un obrero de la construcción o que protesten para que  las leyes obliguen a devolver todo lo que se roba desde un cargo público. Muy sospechoso.  Estas manifestaciones siempre me parecen  intereses de  poder y las otras, las ciudadanas,  intereses auténticos  de los vecinos que no están haciendo política sino pidiendo la justicia que les corresponde. Creo sinceramente que lo que ha pasado en Gamonal y en Madrid  nos hace un país más desarrollado, de esos que no se dejan manipular. Los políticos deben entender que la democracia da la titularidad del poder a todo el pueblo, es decir  al conjunto de una sociedad, ahora cada vez más  organizada e informada gracias a Internet. 

 

Crónicas de un Pueblo • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados.